La Persona del Sueño (XVI)

By on junio 7, 2019

XVI

El hechizo para borrar tu nombre

Hace mucho tiempo, andaba un joven aventurero de aquí para allá con su fiel caballo, siempre muy atento con las personas y capaz de llevar a buen fin los encuentros entre el mundo humano y el mundo mágico. Este trabajo no era nada sencillo porque, si bien los seres mágicos son capaces de pasar de un mundo a otro, para los humanos este paso siempre se vuelve una deuda más con el mundo mágico.

Un día, el joven estaba preocupado por cómo hacer más sencillo el paso de un mundo hacia otro. Había escuchado sobre la posibilidad de borrar su nombre, lo cual también le liberaría de toda deuda con los seres mágicos. Lo malo de este hechizo es que, al no tener nombre, muchas personas, incluso las más queridas para uno, se olvidan de ti. Tu persona se va desvaneciendo de sus memorias y empiezas a ser un día un ser desconocido, misterioso, extraño.

El joven aventurero siguió viviendo muchas aventuras con su nombre de humano, pero pasaba el tiempo y no encontraba quién le ayudase a borrar su nombre, lo único que pudo hacer fue dejar de decir cómo se llama, por lo cual en todas las historias donde él aparece nunca se sabe su nombre. Los seres mágicos, todos, tienen nombres muy raros, parecen acertijos, y no los dicen para evitar ser hechizados por otros.

Los seres mágicos de nombres conocidos siempre son invocados por los humanos para pedirles deseos tontos y ridículos, así que ya ninguno quiere decir su nombre. Les molesta escuchar necedades, así que evitan andar por el mundo humano, pero les gustan tanto el campo, las montañas, el bosque, la selva, que a veces van un día a pasear en esos lugares. ¿Cuál será ese día? Difícil saber.

El joven aventurero se hizo buen amigo de las hadas, pero ni ellas conocían el hechizo para borrar tu nombre. Eso sólo podía saberlo un tipo de persona que en realidad es un sueño.

persona sueño 16

La Persona del Sueño

Primera Parte. La Voluntad

Un sastre y su amigo unicornio viajando en un barco – ¡Ayudando al amigo sastre! ¡Qué desastre! – Cuando los Ehuejcu se volvieron huecus – Los huecus de los Ehuejcu – Los huecus – Detectives por la mañana – Detectives por la tarde – Detectives por la noche – Polillita roja – El señor del monte – La persona del sueño sigue por aquí – El abuelo Genaro – Libélula y el nieto – El hechizo para borrar tu nombre – El viaje de la princesa – El libro de los nombres – El recuerdo de la princesa

 

Escrito e Ilustrado por Rubén Camilo Solís Pacheco

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.