La Persona del Sueño (XII)

By on mayo 17, 2019

La persona del sueño sigue por aquí

Ahora los ríos, los árboles, las montañas, las rocas, el viento, las praderas, las flores, los arroyos, las cascadas, el rocío, la selva, el campo, el desierto, islas, volcanes, cuevas, glaciares, mares, nubes, todos ellos, todos sus seres y todos aquellos quienes les protegen, están soñando a una persona que parece humana, pero no lo es, porque en realidad es un sueño.

La persona del sueño lleva en sí muchas historias de distintos lugares del mundo. Sencillamente puede saberlas todas; simplemente puede ser cualquiera de estas historias en todo momento, y otras al mismo tiempo, pero tampoco tiene un conocimiento infinito, ni sería capaz de contar todo lo que sabe.

Por ejemplo, puede saberse todas las historias del señor del monte, pero todavía hoy se enteró de alguien más que también camina en sueños: una princesa hechizada, dormida desde hace años dentro de su castillo, que logró salir de su cuerpo y caminar por todo el mundo hasta llegar el día en que despierte.

La persona del sueño sabía un poco sobre la princesa, aunque no recordaba muy bien su nombre, tal vez era Aurora, Aurelia, Aureola, aunque sí había escuchado sobre el hechizo de dormir cientos, miles de años, o para siempre. Cuando supo que la princesa caminaba en sueños, pero afuera de ellos, pensó en la posibilidad de encontrarla e intercambiar historias. Seguro la princesa estaba viviendo muchas aventuras mientras caminaba por el mundo, y quizá hasta llegó a entrar en los mundos ocultos para los humanos.

La persona del sueño también supo de un joven aventurero que, para entrar en estos mundos, debió invocar el hechizo de borrar su nombre. Es peligroso andar por el mundo sin nombre, igual de peligroso como entrar a los mundos ocultos: aun borrando tu nombre sigues siendo humano, y los humanos no pertenecen a esos mundos.

PersonaXII_1

La persona del sueño

Primera parte. La voluntad

Un sastre y su amigo unicornio viajando en un barco – ¡Ayudando al amigo sastre! ¡Qué desastre! – Cuando los Ehuejcu se volvieron huecus – Los huecus de los Ehuejcu – Los huecus – Detectives por la mañana – Detectives por la tarde – Detectives por la noche – Polillita roja – El señor del monte – La persona del sueño sigue por aquí – El abuelo Genaro – Libélula y el nieto – El hechizo de borrar tu nombre – El viaje de la princesa – El libro de los nombres – El recuerdo de la princesa

Escrito e Ilustrado por Rubén Camilo Solís Pacheco

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste