La Niña del Campo

By on marzo 8, 2019

Liradelaniñez_1

LXIV

 

LA NIÑA DEL CAMPO

¡Qué bello panorama

ofrece, niño, el campo

de fructíferos árboles

de fecundas espigas coronado!

Al par de la belleza,

es tan hermoso cuadro,

la noble agricultura

la dicha ofrece al corazón humano.

Nada, nada más digno

del hombre libre y sabio,

que seguir tras la esteva

del lento buey el perezoso paso.

Libertad, alegría

hogar tranquilo y santo

un dulce pan, debido

al religioso culto del trabajo…

Eso brinda amoroso

al hombre bueno, honrado,

de nuestra madre tierra

el bendito y ubérrimo regazo.

¡Dichoso, sí, dichoso,

quien, libre de cuidados,

en espigas convierte

con el sudor del rostro el rubio grano!

Rodolfo Menéndez

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.