La Herencia: crónica de una asesina serial

By on septiembre 9, 2021

La Herencia, de Verónica E. Llaca, es una novela sobrecogedora que toma como columna vertebral parte de la historia de una de las asesinas seriales más famosa de México: la Ogresa de la colonia Roma.

De manera sobresaliente, la autora utiliza elementos de la vida real para desarrollar un relato brutal contado en dos tiempos, un retrato brutal a esa parte perturbadora de la psique humana donde la narrativa nos recuerda que, como humanos, todos somos capaces de realizar acciones desalmadas, ya sea por haber sido criados en un entorno espantoso, o bien, por el simple hecho de contar con el poder requerido para poder hacerlo.

Nuestras amables amigas de Editorial Planeta México invitaron a Diario del Sureste a platicar con la talentosa escritora Verónica E. Llaca para que compartiera con todos nuestros lectores detalles acerca de la realización de esta tremenda novela.

¿Cómo has sobrellevado la pandemia?

Normalmente comparto mi vida entre México y Madrid, así que he tenido la oportunidad de observar desde los dos países cómo ha sido llevada. Dentro de todo, una termina encontrando cosas buenas, adaptándonos y mentalizándonos.

Háblanos por favor del origen de esta novela, ¿cuándo y cómo surgió la idea de hacerla?

Me encontré hace algunos años escuchando acerca de asesinos seriales en la radio. De pronto, buscando temas con la editorial, me puse a investigar sobre Felícitas Sánchez, descubriendo que en realidad no había tanto, salvo las notas que salieron de la prensa. Me percaté que se presta para contar una historia muy negra, con espacios para desarrollar una novela. Es un personaje que te sirve como ancla para contarla con esa atmósfera siniestra.

Precisamente la atmósfera en La Herencia es realmente densa, ¿requirió de toda tu experiencia plasmarla con tanta efectividad?

La atmósfera es otro personaje dentro de la novela. Tuve que cuidar mucho cada detalle como lo hice con los personajes; tuve que hacer investigación acerca de cómo era México en los 40s y los 80s. Esa parte de la investigación me encanta, incluso fui a su casa en el Centro Histórico de la Ciudad de México para conocerla, y desarrollarla adecuadamente y te fuera arraigando en un lugar.

¿Qué efecto te causó conocer la casa donde la Ogresa desarrolló sus crímenes?

En parte sentí un poco de decepción porque la arquitectura ha cambiado, debido seguramente a los distintos dueños que la han modificado con los años. Ahora parece más un edificio que una casa, pero para el desarrollo me basé también en las fotos en los artículos para crear el entorno.

La novela es brutal, realmente impactante. ¿Cómo te afectó?

Tuve un desorden hormonal, que no tuvo nada que ver con el libro, y dejé de escribir porque con el trastorno depresivo surgen miedos irracionales que se convierten en algo más sólido. Trataba de transmitir las emociones que yo sentía en el desarrollo de la historia y lo complicado fue continuar el proceso, pese a mi estado anímico.

La Herencia, de Verónica E. Llaca, es una obra sobrecogedora, con una atmósfera inquietante y giros sorpresivos y espeluznantes que la convierten en una propuesta atractiva para los amantes de la novela negra.

Los giros en la trama son de lo mejor de la novela. ¿Los tenías contemplados desde el inicio o surgieron durante el desarrollo de la trama?

Tuvo mucho trabajo de manejo antes de escribirla: las fechas pasaban de una época a otras, de los 40s a los 80s, por lo que tuve que hacer un mapa grande y dentro poner los giros, dándolos a cuentagotas para que los lectores no perdieran el factor sorpresa.

Los poderosos que abusan de su posición están retratados de manera precisa, ¿fue algo premeditado?

¿Sabes? No puedo escribir temas que yo quiera traer a la conversación, no es una denuncia abierta pero está implícita ahí. Había muchos tema de los que yo quería hablar: del homicidio, del infanticidio, el aborto, el abuso de poder, temas con personajes poderosos que de pronto no son mencionados en la noticias, no hay claridad. Por ello este libro arrastra al lector a estos temas que de por sí son realmente incómodos.

Imanol Caneyada es uno de los escritores que mejor describen el lado perturbador de la humanidad, ¿en qué forma te ayudó para la realización de este trabajo?

Imanol me ayudó cuando surgió mi desorden depresivo; me dijo: ‘No puedes dejar de escribir esa historia.’ Me pedía le mandara lo que tuviera para que él le echara un vistazo. Lo hice y él me tenía muy cercana para que no dejara de escribir. Por ello le estoy sumamente agradecida.

¿Te sientes orgullosa del resultado final? Lograste una novela realmente impactante.

Sí. Cuando decidí meter todo estos crímenes pude hacerlo de forma edulcorada, pero en realidad creo que la realidad de por sí es dura. Había que escribirla así. Me costó armar las escenas, que moviera las conciencias, pero en realidad estoy contenta de crearla.

¿En qué estás trabajando? ¿Qué género abarcará tu próxima obra?

También será una novela negra, no será tan dura como esta, aunque tratará de las desapariciones forzadas en México, sobre madres que buscan a sus hijos, y estará ubicada en el 2018.

Lee un fragmento de La Herencia: https://bit.ly/3BTljJR

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.