La Caricia a la Ausencia

By on agosto 13, 2016

Caricia_1

Yo lo sé:

eso de no sentir nada, tener en vez de un corazón

sombras, rumores,

olvidar el beso de despedida,

qué más da.

No tiene sentido prolongar la caricia,

la mañana empieza a clarear y las sabanas son frías.

Yo lo sé:

algo en la noche nos miente,

nos hace pensar en un vago sentimiento olvidado.

Pero nuestras espaldas lo dicen todo,

tan cerca y un abismo entre ellas.

Yo lo sé:

cuando todo es metódico, sombrío,

y se besa la caricia sin sentir nada…

Una noche quédate en la soledad de mi océano,

seamos uno,

uno con la caricia, con el beso.

Actuemos y después,

al despertar,

vivamos desde el abismo del olvido,

vivamos sin saber el uno del otro;

así, tan lejanos que, si sabemos más, morimos;

que si leo en tus ojos un poco de luz, me pierdo.

Yo lo sé:

es aún noche,

mi ombligo cobija tus dedos, complacido…

Hagamos,

hagamos como que somos uno,

como que es lo cotidiano mi cuello sobre tu brazo,

mi pelo haciéndote cosquillas en la nariz.

Ahora lo sé y lo siento:

el palpitar de un corazón gris,

perdido sobre unos pasos que hacen eco

en una calle vacía

de una mañana como todas.

Texto y Foto: Daniela Eugenia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste