Inéditos y Extraviados, de Ignacio Padilla

By on enero 4, 2019

Libros

IneditosyExtraviados_1

Desde el breve prólogo, Ignacio Padilla se encarga de explicarnos en qué consisten sus textos y, a la vez, de dónde surgió el título de este breve, pero interesante, libro de Océano, bajo su colección Hotel de las Letras: Inéditos y Extraviados.

Primero, pues en el momento en que los leamos, sus textos dejan de ser inéditos, y también dejan de ser extravíos. Se refiere entonces a que es una colección de textos breves, que estuvieron mucho tiempo desperdigados, y que rescató y consolidó para conformar esta obra.

No había leído a Padilla, quien nació en 1968 en la Ciudad de México y en las alforjas carga varios premios literarios otorgados en nuestro país, una maestría en Lenguas Inglesas de la Universidad de Edimburgo, y un doctorado en Filología por la Universidad de Salamanca; ahora que lo he hecho, el libro con el que lo he conocido me invita a, cuando encuentre otra de sus obras (se le reconoce por sus novelas y cuentos), seguirlo leyendo. Penosamente, Ignacio Padilla falleció en agosto del 2016, en un accidente automovilístico.

En Inéditos y Extraviados tenemos una serie de argumentos que el autor califica de cinematográficos, en la frontera entre los cuentos y las novelas, que incluso acaso le sirvieron para desarrollar con mayor extensión en otros trabajos, y que ahora ven la luz (ese “ahora” en realidad alude al 2016, cuando fue publicado el libro), en dos secciones: la primera llamada “Todos los Trenes”, con 25 relatos, y la segunda, titulada “Extravío de lo volátil”, contiene otros tres, con una mayor extensión que los 25 relatos precedentes.

IneditosyExtraviados_2

El género en el que caen los relatos es el fantástico –la princesa en el reino donde nadie duerme, el espadachín aburrido, el anciano coleccionista de asesinatos, la dama que atrapa a un voyeur alado, el minotauro que requiere un nuevo hogar, el caballero que descubre el lado oscuro del mundo al asomarse a una alcantarilla, el dragón que pierde sus documentos de identidad, el cadáver del gigante y los problemas que representa su disposición al alcalde, y otros personajes–, y todos ellos están escritos en un lenguaje pulcro y cuidado, con las pausas literarias en los lugares adecuados, con lo que al leerlo parece que Padilla nos está hablando al oído, algo que es de aplaudirle y alabarle.

Así pues, como mencioné al inicio, me intriga saber cómo serán sus novelas y cuentos, si estas breves historias pudieran tener una vida más larga y cómo se desarrollarían. Eso, a mi entender, es la marca de un buen escritor y, por lo tanto, me invita a leer su obra. Me da también mucho gusto que sea un compatriota quien me genere esta sensación.

Inéditos y Extraviados me ha permitido conocer a Ignacio Padilla, un buen escritor mexicano a quien continuaré leyendo, por la claridad de ideas, por la pulcritud en el estilo.

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.