Hoy

By on junio 21, 2019

Hoy_1

Imelda Meraz

Hoy cada poro de mi cuerpo respiraba y exhalaba tristeza.

La sensibilidad floreció, los choques de mis células se hicieron presentes en un gran cansancio, en un día tan especial como hoy, un día de tanto trabajo que no me permitió asomar mis lágrimas, no me permitió estremecer mi cuerpo.

Hoy me dijeron ¡Qué niña tan hermosa!

Y contesté: Sí, muy hermosa.

Y en mi mente dije: Es un angelito del cielo, es un angelito de Dios.

Hoy, como cada mes, es un día especial.

Te extraño, te amo, mi amore…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste