Ernesto Lecuona y Jesús Gómez Cairo

By on agosto 22, 2019

Atisbando Cuba

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

Atisbar Cuba desde su música es hacer una inmersión entre particellas y libros para conocer algo de la música antillana de la mayor de sus islas, Cuba, que conozco a través de su historia, su cultura y sus artes.

En esta ocasión voy a recordar a un magnífico amigo, el musicólogo Jesús Gómez Cairo, a quien conocí en La Habana cuando era Director del Centro de Investigación y Divulgación de la Música de Cuba “Odilio Urfé” en el año de 1991.

La amistad se fortaleció durante los Festivales “Boleros de Oro”, el movimiento musical más importante sobre este género musical en Latinoamérica. En una ocasión di un conversatorio sobre el “Bolero en México” y otro sobre la “Influencia de la música cubana en la trovadoresca de Yucatán”; eso unió nuestra amistad.

Posteriormente, fui el portador de 32 particellas de danzones escritos y orquestados en Mérida, donadas por el músico Pedro Concha “Pereque” al investigador musical Rafael de Pau y a su esposa, la escritora y biógrafa de músicos peninsulares Beatriz Heredia Morales, Directora de la Biblioteca Yucatanense del Estado. Los entregué durante una conferencia sobre “El Danzón en México” organizada por el Centro de investigación que dirigía Jesús Gómez Cairo. Odilio Urfé del cual el Centro de Investigación lleva su nombre, es sobrino de Jesús Urfé, el compositor, a finales del siglo XIX, de esos 32 danzones, para constancia de que el danzón llega a Yucatán en 1882 al 85.

La constancia testimonial, a través de las particellas, se queda en un Centro que posee condiciones óptimas para su preservación. Lo anterior fue certificado por autoridades musicales de Cuba, y testimoniado por la prensa internacional en el Salón de protocolo del Hotel Capri, siendo publicado por corresponsales extranjeros en seis idiomas y el periódico Granma. En nuestra ciudad no se le dio el valor histórico requerido para señalar el momento de la llegada del danzón a México.

El Musicólogo Dr. Jesús Gómez Cairo dictando una conferencia – Archivo AHGA.

En la Dirección de ese Centro hay una foto del evento y otra del Dr. Gómez Cairo con un servidor, entrega que hice en otro viaje, ya enmarcadas, como testimonio de la amistad musical de Cuba y México.

Ahora platiquemos de Ernesto Lecuona, cuya obra conozco casi en su totalidad por mi relación con Nelson Camacho, concertista y pianista cubano que ha dado recitales en la Sala Netzahualcóyotl en la UNAM de la Ciudad de México. Tras el fallecimiento de Lecuona, Camacho se volvió el pianista acompañante de Esther Borja, la cantante solista y acompañante en las giras internacionales de Lecuona; de Lucy Provedo y María Esther Pérez, magníficas sopranos, y de Félix Guerrero, que dirigió la Sinfónica del Gran Teatro de La Habana “Federico García Lorca”.

Ernesto Lecuona nació en Guanabacoa, La Habana, el 6 de agosto de 1895 y desde sus incursiones iniciales en la música, cuando comenzó sus estudios de piano con su hermana Ernestina, fue catalogado como un talentoso artista. Además, siempre ha sido reconocido por la cantidad de obras que creó y, sobre todo, por la calidad que caracteriza a cada una de ellas. Dentro de ese amplio repertorio, los especialistas destacan La Comparsa.

Ernesto Lecuona al piano

En 1912, un año antes de graduarse, Ernesto compone la pieza mencionada, mientras estaba trabajando en la compañía de Arquímedes Pous, que actuaba en el Politeama. Según explica el experto Jesús Gómez Cairo, esta obra «es reveladora del genio de su autor, de su condición de compositor nato y de cuáles eran las primicias que devinieron los fundamentos de su pensamiento musical (…) Ernesto Lecuona supo desde muy temprano intuir y fijar estructuras de lenguaje, así como desarrollar toda una sintaxis musical que le sirvió de código a los contenidos expresivos de sus obras (…) La Comparsa es una muestra de ello.» Este tema evoca las escenas típicas de los carnavales caribeños a través de un juego melódico que nos trasporta a ese contexto de modo progresivo e incitándonos al baile y al disfrute.

Ernesto Lecuona

Como han explicado los estudiosos de su obra, Ernesto Lecuona es la representación fidedigna del amor a la canción criolla y a los ritmos afrocubanos. Sus creaciones, a pesar de identificarse con un alto nivel compositivo, siempre han contado con la aceptación popular. Así lo reafirma el musicólogo español Adolfo Salazar: «Su técnica es una oportuna combinación de lo tradicional (pues no podría tratarse de otro modo lo criollo) con lo más netamente moderno (y no podría tratarse lo afrocubano sin este concepto avanzado), mientras que el resultado final de su arte, lo que Lecuona consigue, es un tipo de obra que participa de lo popular y del arte de concierto en hábil proporción. Es decir, una música que parte de lo popular, busca lo popular, y sabe guardarse de caer en lo populachero. No difícil; sin embargo, distinguida. No popularista; sin embargo, fácilmente accesible.»

Ernesto Lecuona

Mi comunicación y amistad con Gómez Cairo se mantiene vigente y se consolidó con nuestra participación con musicólogos cubanos y otros Latinoamericanos durante el Primer Festival Benny Moré “El Bárbaro del Ritmo”, evento bi-anual en la ciudad de Cienfuegos y en Lajas, la ciudad donde nació el “Benny”. Aquel evento, al cual viajé por carretera acompañado del escritor Abel Prieto, Presidente de la UNEAC en ese momento y la pianista Alicia Perea, Directora del Instituto Cubano de la Música, lo presidió el Dr. Jesús Gómez Cairo. A la entrada de la carretera a Lajas se develó el monumento de Benny, y entablé amistad con su familia.

Estatua en bronce de Benny Moré «El Bárbaro del Ritmo” – Archivo AHGA.

Hace unos momentos recibí un E-Mail de la soprano Lucy Provedo desde la Florida en USA, el cual transcribo en forma íntegra:

Amigo   Hiram,

¡Buenos días! ¿Como estas tú y toda la familia? Me ha encantado el trabajo que has hecho sobre Palmas y Cañas para Diario del Sureste. Mi Papá (e.p.d.) no se lo perdía domingo tras domingo. Aun creo se mantiene. Después de ese programa, venía el domingo Álbum de Cuba, y la conductora era Esther Borja. Maravilloso programa, yo me presenté en él por vez primera en 1973. Ese programa NUNCA debió desaparecer, y lo más triste es que Esther nunca supo por qué, pues era un programa que mantenía la tradición de la buena música lírica y popular cubana. Nosotros, gracias a Dios estamos bien. Canté el 9 de Junio en el Teatro Roca. Me siento bien de voz, aunque ya han pasado varios años Recibe un fuerte abrazo para ti y para toda tu familia. Lucy y Julio. Y, una vez más, gracias por el artículo sobre Palmas y Cañas. Nos agradó mucho.”

Para cerrar esta crónica, que me llena de recuerdos gratos y solaz musical, debo agradecer que por invitación del Dr. Jesús Gómez Cairo asistí a una tertulia musical en el teatro del Museo Nacional de la Música de Cuba. Jesús ya fungía como su Director General. Asistí en compañía de Lucy, púes ella cerraba el programa con “Noche Azul”, de Ernesto Lecuona.

Cuál sería mi sorpresa cuando supe que Lucy invitó a la genial Esther Borja, quien fue mi compañera de butaca. Posteriormente a la función, Gómez Cairo y Lucy ofrecieron un ágape a los artistas participantes, aprovechando la presencia de Esther Borja. Convivimos, un par de horas antes de marchar a mi casa en Paseo y 15 en el Vedado, para contar esa tarde que tuve a mi lado a la mejor intérprete de Ernesto Lecuona, aquella que, por la dulzura de su voz, parecía que cantaba la historia musical de Cuba.

Vayan mis saludos a los que ya nos dejaron –Ernesto Lecuona y Esther Borja– hasta el plano astral en que se hallen, y para todos los que quedamos enamorados de su arte musical, en particular a Jesús Gómez Cairo, Lucy Provedo y su pianista José Ruiz Elcoro, que dejó su herencia musical cuando vivió en Mérida, educando musicalmente a los niños que concurrían al Centro Cultural para los niños de Yucatán.

Abur.

Fuentes

https://www.todocuba.org/la-comparsa-ernesto-lecuona-una-las-obras-musicales-cubanas-mas-famosas-todos-los-tiempos/

Archivo AHGA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste