Envenenamiento en gatos

By on diciembre 5, 2019

Los gatos son los animales estadísticamente más envenenados. Un gato feral es el más expuesto al envenenamiento accidental e intencional, por su agilidad y curiosidad: suelen permanecer en las calles, hurgando sobre objetos o alimentos, y de esta forma están más expuestos que otro tipo de animal a los peligros.  Los gatos domésticos son los que tienen menor peligro al no salir de casa, aunque en ocasiones se escapan igualando el riesgo, pero igual en casa tenemos substancias que pueden causar intoxicación en nuestro compañero de vida.

En ocasiones puede producirse el envenenamiento en gatos a propósito por algunas personas que quieran deshacerse de ellos al tomar determinadas sustancias. También puede suceder que se encuentren por casualidad, sobre todo si están mucho tiempo en la calle, con algo rociado con producto tóxico.

Las sustancias peligrosas que suelen producir el envenenamiento en gatos son: insecticidas, medicinas para humanos, plantas venenosas y comidas que no puedan digerir los felinos. Los venenos anteriores pueden estar en cualquier lugar. En importante tener cuidado con el manejo de las medicinas y químicos. Cuanto más vigilemos a nuestra mascota, mayores riesgos evitaremos.

Si detectamos que puede haberse producido un envenenamiento en gatos, el segundo paso es reconocer la sustancia ingerida, tratar de reconocer el veneno. Una vez descubierta la sustancia, y teniendo en cuenta que nos encontramos en una situación delicada, debemos calmarnos para no transmitirle esas energías a nuestro gato. A continuación, se debe proceder a alejar y ventilar al animal en un lugar donde no haya dónde esconderse. Esto nos ayudará a mantener al felino vigilado en casa, y así podremos mantenerlo en observación.

No se recomienda medicar al animal sin una instrucción veterinaria, ya que hay medicamentos que pueden empeorar la situación. No hay que hacer que el gato vomite porque algunos ácidos venenosos pueden hacer más daño si se vomitan, por ejemplo los derivados del petróleo (gasolina, encendedores, queroseno), detergentes y óxido casero.

Síntomas de envenenamiento en gatos

  • Pupilas dilatadas.
  • Incremento de la salivación.
  • Tos y estornudos.
  • Aparición de espuma en la boca.
  • Dificultad respiratoria
  • Vómitos y diarreas recurrentes.
  • Mantiene una actitud depresiva y decadente.
  • Convulsiones y temblores.
  • Falta de coordinación (ataxia)
  • Orina frecuente y abundante
  • Pérdida de consciencia

Tipos de envenenamiento en gatos

Arsénico – El arsénico puede ingerirse a través de pesticidas, venenos para ratas, insecticidas, etc. Los síntomas de envenenamiento por arsénico pueden incluir diarrea, que el gato esté deprimido, un exceso de sueño, debilidad, etc.

Jabones y detergentes – Los síntomas no suelen ser muy graves. Vómitos, mareos y diarrea suelen ser los más frecuentes.

Cloro – El cloro está presente en muchos productos, como es el caso de limpiadores industriales, aguas de piscinas, productos de uso en casa, etc. Los síntomas son parecidos a los de los detergentes.

Cianuro – El cianuro puede localizarse en diferentes fertilizantes y venenos. Lo más normal es que los gatos lo tomen ingiriendo plantas, como es el caso del eucalipto, maíz, lino, etc. La visita al veterinario es obligada y urgente.

Chocolate – Este puede ser uno de los grandes errores caseros. Nuestro gato no puede tomar cafeína, ni otras sustancias que hay en el chocolate. La razón de esto es que su cuerpo no facilita la absorción de estas sustancias.

Los antiparasitarios en spray, que pueden meterse en sus mucosas accidentalmente, son causa frecuente de intoxicación.

También puede darse un envenenamiento por picaduras de insectos venenosos.

Medidas de primeros auxilios

  • Si tu gato se ha envenenado, la visita al veterinario es fundamental.
  • Si tu gato se ha desmayado, llévalo a una zona bien ventilada e iluminada.
  • Llama al veterinario de urgencia y coméntale lo sucedido. Te dará pautas para tratar a tu mascota. Cuanta más información le puedas dar, mejor; ayudará mucho si sabes qué sustancia le ha provocado la intoxicación.
  • No le des agua, leche, aceite, ni ningún remedio casero sin consentimiento del veterinario. Según las circunstancias, incluso podrías empeorar la situación.
  • Sólo si el veterinario te lo indica, indúcele el vómito siguiendo los consejos que te vaya dando. Si eres demasiado brusco, podrías hacerle daño. Después de vomitar sí puede ser necesario darle un poco de agua; parte de ese veneno estará ya dentro de su organismo, ya que los órganos lo absorben. Con agua lo diluiremos, minimizando el impacto.
  • Si el envenenamiento, por el contrario, es externo, tendrás que limpiar, lavar o desinfectar todos los restos de esa sustancia peligrosa. Puede ser necesario recortar el pelo de la zona.
  • Cuando tu gato haya recuperado la consciencia, esté tranquilo y fuera de peligro de empeorar, ¡acude al veterinario! Seguramente necesitará un tratamiento para recuperarse por completo. Si puedes, llévale una muestra de la sustancia que ha causado el envenenamiento para que la analice.
  • Recuerda, en caso de envenenamiento en gatos, el tiempo es fundamental para que se pueda recuperar. ¡Reacciona rápido!
  • Es preciso revisar la piel del gato una vez que hemos aplicado el tratamiento que el veterinario nos haya aconsejado, ya que así podemos asegurarnos medianamente que se ha eliminado el veneno del sistema de nuestro felino.

Siempre lo mejor será la prevención, tener cuidado de almacenar las substancias peligrosas, alejadas de la curiosidad de nuestro gato, así como evitar que salga de casa.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.