En Ticul se pasan el Reglamento de Tránsito por el arco del triunfo

By on junio 14, 2019

EnTicul_1

CIRCULAN CIENTOS DE AUTOS, MOTOS, MOTOTAXIS Y TRICITAXIS, PERO NO LO RESPETAN 

edgar rodríguez cimé

El mundo al revés: en Ticul, lo mismo que en otros municipios yucatecos, se otorgaron placas a cientos de mototaxis, tricitaxis, motocicletas y bicicletas, pero nunca les solicitaron conocer y respetar el Reglamento de Tránsito, por lo cual en la Perla del Sur se cometen las peores infracciones, con los consecuentes accidentes en perjuicio de la población más desprotegida: los humildes peatones.

¿Cuáles son las infracciones más comunes en la tierra de creadores en lapidaria (escultura en piedra) como Luis Echeverría, alfarería como las familias Tzum y Segura, o productores de calzado para dama como la familia Azarcoya? Rebasar en doble o triple fila, adelantarse al estar haciendo Alto cuando vienen vehículos que tienen preferencia, “jugar” carreritas por los mototaxistas para conseguir clientes “compra zapatos”, transitar a exceso de velocidad, usar el caso de protección al revés (al estilo “cholo”), ir hasta cuatro (dos adultos y dos niños) en motocicleta…

Al parecer, en Ticul la liberación de las hijas de Ixchel (diosa maya del amor, la fertilidad, el agua, la luna y los trabajos textiles) comenzó con el manejo de las motocicletas, pues muchas de ellas las conducen aun cuando “no sepan ni papa” del dichoso reglamento, por lo cual se exponen a accidentes, y exponen a los peatones aún más. Manejan automóviles y motocicletas niñas, jóvenes señoras y hasta ancianas en la forma que Dios les dio a entender.

Los adolescentes y jóvenes, caracterizados por su acelere producto de la inmadurez, como saben de la escasez de policías para cuidar el tránsito, utilizan la calle 21 como autopista con sus motocicletas, del centro para la salida a Muna, con el consiguiente peligro para las familias, niños y ancianos que vivimos en el barrio de San Enrique.

Existen verdaderos cruces peligrosos donde da miedo atravesar. El principal está en la transitada calle 23 (calle principal que atraviesa la ciudad de poniente a oriente) con 32, donde la competencia entre conductores de camiones, autobuses, autos, motos, mototaxis, tricitaxis y bicicletas se conjugan como un gran peligro para los peatones que caminamos sobre la 23 y tenemos necesidad de cruzar esta conflictiva arteria de la ciudad.

La movilidad urbana se nos complica a los peatones en la calle 21 enfrente del mercado municipal donde se localiza Súper Che (Chedraui), porque a este súper mercado se le olvidó construir un paso peatonal para sus clientes, quienes nos vemos forzados a hacerla de limpia parabrisas ocasionales, teniendo que “torear” autos, motos, mototaxis y tricitaxis para no ser atropellados, si deseamos comprar algunos productos necesarios para el hogar.

Pero como entre todo lo malo siempre existe una parte buena que da la cara por todos, si a alguien de la Comandancia de Policía debe hacérsele un reconocimiento por su excelente trabajo de proteger a la población es al sector femenil, ya que desde sus primeras agentes fueron buen ejemplo para sus compañeros; estas damas se distinguen por su sensibilidad y responsabilidad, como buenas madres protectoras que nos cuidan muy bien a los peatones.

Si aún con la falta de policías, de acuerdo al total de población, y también de sus prestaciones sociales, como dio a conocer un rotativo, la ciudad de Ticul se mantiene dentro de los márgenes aceptables de seguridad pública, eso habla muy bien no del Ayuntamiento sino de nuestra población, maya y mestiza, cuya naturaleza pacífica -por venir de un pueblo antiguo que consiguió su grandeza no por vías militares sino por su sabiduría- es el sustento cultural que nos permite estar en los primeros lugares de tranquilidad social que ya desean otras regiones.

edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste