El espectacular debut discográfico de ‘Boston’

By on agosto 19, 2021

Boston, el álbum inicial de esta banda es una indiscutible obra maestra, un trabajo irrepetible que a 45 años de su lanzamiento sigue sobresaliendo por su genial contenido musical y su soberbia producción.

A estas alturas ya no es un secreto que el alma de Boston siempre fue Tom Scholz, quien desde 1969, cuando asistía al Instituto de Tecnología de Massachusetts, tenía la idea de grabar un álbum con un rock supremo utilizando sus habilidades en el estudio; de hecho, el tema Foreplay fue compuesto en aquellos años.

Tom combinaba sus estudios con esporádicas tocadas con Freehold, banda creada en el MIT donde tocaba los teclados, el bajo y también participaba el baterista Jim Masdea. Ambos se unieron poco después al guitarrista Barry Goudreu en el grupo Mother Milk, reclutando a Brad Delp como cantante, siendo esta la formación primigenia de Boston. Con esta alineación fueron creados varios temas que terminarían incluyéndose en el disco.

Con el dinero ganado trabajando para la Polaroid Corporation, Scholz instaló un estudio en su propia casa, donde fueron desarrollando las canciones, las cuales se sometían a constantes regrabaciones, añadiendo diversas capas de sonido en cinta en un afán de lograr un sonido único y espectacular. A inicios de 1973 tuvieron listo un demo con seis canciones que enviaron a diferentes compañías, siendo rechazado por Elektra, RCA, Capitol, Epic y Atlantic.

Brad Delp se marchó decepcionado y Tom Scholz dedicó los dos años siguientes a pulir aquellas cintas, con nuevo equipo que adquirió. Pidió apoyo a Delp para grabar de nuevo la voz y el resultado llamó la atención de un ejecutivo de ABC Records Epic, recomendando a Mother Milk con Epic. La reformada banda realizó en noviembre de 1975 una audición para ejecutivos de Epic y CBS Records, logrando finalmente el anhelado contrato, aunque sugiriendo un cambio de nombre, adoptando el de Boston.

Al líder Tom Scholz no le importó que la grabación tomara del mes de octubre de 1975 a abril de 1976, pues quería lograr un disco impecable, lo que sin duda logró, pese a que la compañía prácticamente le impuso a John Boylan para compartir la producción del material grabado en tres diferentes estudios: Dedalera de Massachusetts, Capitolio de Hollywood y Record Plant de Los Angeles.

Participaron en la grabación Brad Delp (voz, armónica y guitarra acústica), Barry Goudreu (guitarra rítmica y solista en dos temas) y Tom Scholz, quien además de producir estuvo a cargo del bajo, los teclados, guitarras eléctricas y acústicas, más Fran Sheehan quien tocó el bajo en dos temas y los bateristas Sib Hashian y Jim Masdea, aunque este último solo lo hizo en un track.

El disco destila emotiva musicalidad y melodía, combinadas con el filo de las guitarras roqueras y la fabulosa voz de Brad Delp, logrando un producto único que cautivó a las audiencias.

Lanzado con el sello Epic, se convirtió en el álbum debut más exitoso de su tiempo, con 17 millones de copias vendidas en Estados Unidos, y 25 millones a nivel global. ‘More Than a Feeling’, ‘Piece of Mind’, ‘Smokin’, ‘Rock & Roll Band’, ‘Hitch a Ride’ y ‘Let Me Take You Home Tonight’ se siguen programando en la radio norteamericana hasta nuestros días.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.