Educación social, hoy, por la Salud (II)

By on febrero 13, 2020

Por Ramón Huerta Soris

Continuación…

“México lucha hoy por lograr una grandiosa transformación integral, la más trascendental de su historia; porque, además de elevar el bienestar de todos los mexicanos, se erigirá como modelo humanista ejemplar para toda la aldea mundial.”

La salud se ejerce con sentido humano en las luchas existenciales de cada protagonista, siendo la principal garantía de todo éxito. En cada lucha personal un presente, bien sentido y pensado, genera razonamientos de posibilidades de transformarse en determinados futuros cuyas características imaginadas producen motivaciones de agrado o rechazo. El carácter de las motivaciones de tal presente me lleva a decidir cuál de estos frutos posibles es el bando al que apostaré, con la intención de ejercer a voluntad de influir, decisivamente, en que le gane a los demás futuros posibles, que ahora serán el bando oponente. El triunfo en una lucha implica alcanzar suficiente Poder de Transformación (PT) para vencer a las tendencias contrarias por coronar futuros no deseados; determinando la victoria del futuro agradable y decidido al que apostamos.

Es evidente que el PT es particular para la lucha de que se trate. El PT siempre resulta de un conglomerado integrado por segmentos determinados por Valores. Por supuesto que un valor adquiere sentido en el marco de la lucha a la que aporta un segmento de PT. Los valores no son generales, sino particulares.

El valor universalmente más importante y decisivo en todas las luchas humanas es la salud del protagonista. El presente en que inicia toda lucha exitosa implica que el protagonista ejerza un PT suficiente, que se manifieste con acciones planeadas que determinan las jugadas sucesivas, previstas como capaces de conducir dicho presente al futuro deseado y escogido como el bando al que apostamos.

Se aprecia que en una lucha existencial exitosa existen componentes esquematizados como sigue: Presente (motivos) –PT suficiente (medios de transformación o jugadas)– Futuro Pretendido (tema de intención)– Futuros no Deseados (oponente). El conjunto de luchas que pueden determinar el éxito de dar realizaciones a nuestra salud personal conforma la clave para garantizar los valores fundamentales en todas las restantes luchas del protagonista, que determinarán los éxitos y derrotas que harán su historia personal.

La auto-salud es el estado de conciencia plena, alerta, comprometida y activa, en que el protagonista decide la intención de triunfar, en el conjunto de las luchas por realizar su salud, haciéndose así apto para triunfar en todas las demás luchas de su vida. La auto-salud es una inteligente metodología, abastecedora de valores claves para todas las luchas en la existencia del protagonista.

En las numerosas y variadas luchas por expresar salud se van acumulando éxitos y derrotas. Los primeros generan el Ambiente Propicio para toda otra lucha personal. Las derrotas en las luchas por la salud van configurando el Ambiente Personal Negativo que más frena y mengua nuestras posibilidades en las restantes luchas de nuestra vida. Las jugadas ejecutadas para avanzar en cada lucha particular por expresar perfiles de salud tienen por marco de ejecución nuestro cuerpo y/o nuestra mente-pensamiento y nuestro espíritu; las llamaremos jugadas en el cuerpo, mente-pensamiento y espíritu (C M-P E).

Los contenidos de un programa de auto-salud deben: a) Definir las luchas urgentes por expresar salud, b) Asimilar todos los conocimientos necesarios para planear las jugadas C M-P E para concretar un muy trabajado, a conciencia, PT suficiente, c) Ejecutar con precisión las jugadas C M-P E previstas en orden y contenidos, d) Realizar las evaluaciones y sistematizaciones de la experiencia de lucha vivida, en todos sus perfiles, e) Las medidas precisas para darle sustentabilidad y continuidad al éxito particular de salud concretado.

Toda lucha debe ser ubicada en un contexto más general del que forma parte y, por tanto, que la contiene y la dota de identidad. Dicho contexto siempre es otra lucha de una jerarquía más amplia al que llamaremos Contenedor. Las luchas se identifican bien y facilitan establecer y realizar sus sentidos, definiendo su contenedor y el papel que juegan dentro de éste.

El Contenedor (lucha muy general) más importante en nuestras vidas es el sentido particular de nuestra existencia, que pasa por un firme protagonismo en los hechos de nuestra historia personal. Solo así desaparece el conflicto entre nuestras realizaciones y las realizaciones de otros y del colectivo en pleno.

Las sanas realizaciones personales cobran sentido, naturalidad y fuerza de manifestación útil cuando son alegremente enfocadas a generar valores para las luchas en las realizaciones de los otros y del sentido magno de la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste