Días de Prueba

By on abril 23, 2020

Editorial

El prolongado período de reclusión domiciliaria a que ha obligado la pandemia mundial del COVID-19 debería servir a todos los que integramos el género humano no para lamentaciones inútiles o acciones desesperadas, mucho menos actos violentos, sino para la práctica de una reflexión ponderada de las circunstancias y nuevas condiciones de convivencia que los tiempos nos imponen.

Para nuestra propia salud mental y física, es obligada nuestra aceptación de los hechos, que no podremos variar por ser ajenos a nosotros, en tiempos y circunstancias.

De nada sirve vivir una angustia permanente que enferma mentes y espíritus, ni acudir a las salidas marginales. Unas son rutas directas a la depresión y otras a la violencia.

Hemos visto ejemplos recientes de quienes optan por el abuso en el consumo de bebidas alcohólicas o drogas, que son rutas directas a cárceles, hospitales o cementerios. Ninguna de estas opciones es recomendable para ningún ciudadano.

El alcoholismo genera pérdida de la conciencia y viene con la ingrata compañía de la violencia o la posible internación en hospitales, donde la capacidad de atención en las instalaciones disminuye su formato de servir con eficiencia a la sociedad que urge de ellos.

Por lo contrario, con la reflexión y la aceptación de nuestras limitantes temporales para resolver por ahora la pandemia, nuestra actitud debe orientarse a la templanza, a una fe renovada en nuestros valores, a la caridad y el apoyo mutuo.

La solidaridad es elemento deseable de cohesión humana, ahora y siempre.

La paciencia es para mantenernos en guardia, vigilantes y con ecuanimidad.

La reflexión, ahora y siempre, debe ser compañera de vida para todos.

La vida continuará, e irnos preparando para los tiempos por venir debe de ser parte de una actitud valiente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.