Cuando El Trabajo Te Consume: el Síndrome de Burnout

By on febrero 16, 2017

Cuando El Trabajo Te Consume: el Síndrome de Burnout

Si eres de las personas que constantemente están estresadas en su trabajo: ¡cuidado! Podrías estar a un paso de padecer el Síndrome de Burnout.

Si eres de las personas que constantemente están estresadas en su trabajo: ¡cuidado! Podrías estar a un paso de padecer el Síndrome de Burnout.

Conocido también como «Burnout«, o «síndrome del trabajador quemado», es un padecimiento que se origina cuando el estrés laboral se vuelve crónico, y sus efectos hacen que se vea involucrada la salud física y, por lo tanto, la productividad en el trabajo.

Se caracteriza por:

  • Un progresivo agotamiento físico y mental.
  • Una falta de motivación rotunda por las tareas laborales
  • Cambios en el comportamiento y estado de ánimo.
Un cambio en el comportamiento y en el estado de ánimo puede ser una característica de quienes padecen Burnout.

Un cambio en el comportamiento y en el estado de ánimo puede ser una característica de quienes padecen Burnout.

Las personas que son absorbidas por el estrés laboral proyectan cambios en la actitud que pueden ser interpretados por los demás como “groseros”, “altaneros” o “prepotentes”, relacionándose con un trato desagradable, siendo ésta una de las características clave para identificar un caso de Burnout.

Los personas que tienen trabajos relacionados con la atención a  terceros (maestros, enfermeras, atención a clientes) son los más propensos a padecer el “Síndrome del trabajador quemado”.

Los personas que tienen trabajos relacionados con la atención a  terceros (maestros, enfermeras, atención a clientes) son los más propensos a padecer el “Síndrome del trabajador quemado”.

El síndrome  se presenta con mayor frecuencia en aquellas personas que tienen trabajos relacionados con atención a terceros, como personas que trabajan en atención al cliente, docentes, personal sanitario entre otros. Debido al desgaste físico y emocional que ocasiona el burnout, puede llegar a ser motivo de baja laboral, ya que llega un momento en que el empleado sea incapacitado para desarrollar su trabajo.

El Burnout ha sido definido como “un síndrome de cansancio emocional que se da en individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios”.

El Burnout ha sido definido como “un síndrome de cansancio emocional que se da en individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios.”

Este padecimiento fue descrito por primera vez en 1969 por H.B. Bradley, inspirado en sus observaciones realizadas en cárceles donde se percató de extraños comportamientos que presentaban algunos oficiales de policía que trabajaban con delincuentes juveniles. A estos comportamientos Bradley los bautizó como staff burnout.

Posteriormente, en la década de los 70, Herbert Freudenberger profundizó en dicho fenómeno, e incorporó el término Burnout al campo de la psicología laboral. Herbert, que trabajaba como voluntario en una clínica para drogadictos en Nueva York, pudo observar cómo muchos de sus compañeros, entre uno y tres años después de empezar a trabajar allí, sufrían una pérdida de energía y motivación, junto con síntomas como ansiedad y depresión.

Pero no fue hasta la década de los 80’s que las psicólogas norteamericanas C. Maslach y S. Jackson definieron el Síndrome de Burnout como: «Un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y una menor realización personal, que se da en aquellos individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios».

Hay que tener cuidado de no confundir los síntomas del Burnout con simples cuadros de estrés laboral.

Hay que tener cuidado de no confundir los síntomas del Burnout con simples cuadros de estrés laboral.

Los síntomas del Síndrome de Burnout pueden confundirse con un simple cuadro de estrés laboral. Sin embargo, en el caso del Burnout pueden aumentar de intensidad, especialmente en lo relacionado con cambios de comportamiento o de carácter. Entre ellos, se pueden detectar:

  • Desmotivación: el trabajador pierde toda ilusión por trabajar.
  • Agotamiento mental: el desgaste gradual que produce el Burnout en el trabajador hace que su resistencia al estrés sea cada vez menor.
  • Cambios en el estado de ánimo: irritabilidad y mal humor presentes en su indiferencia hacia los clientes o usuarios e incluso hacia los compañeros.
  • Falta de energía y menor rendimiento: se trata de una consecuencia lógica del punto anterior; como el organismo gestiona de modo deficiente los recursos de que dispone, su capacidad de producción disminuye y el rendimiento por tanto baja.
Este síndrome puede acompañarse de otros malestares como problemas gastrointestinales, cardiovasculares, dolores de cabeza, alteraciones de sueño, etc.

Este síndrome puede acompañarse de otros malestares como problemas gastrointestinales, cardiovasculares, dolores de cabeza, alteraciones de sueño, etc.

El Síndrome de Burnout genera un desgaste emocional y, como casi todos los malestares psicológicos, suele involucrar un déficit en la salud física. Entre algunas de las afecciones podemos identificar las siguientes:

  • Enfermedades psicosomáticas (origen ligado con el estrés) – Problemas gastrointestinales, cardiovasculares, afecciones de la piel, dolores de cabeza o cefaleas, dolores musculares, mareos, alteraciones del apetito sexual y riesgo de obesidad.
  • Riesgo de alcoholismo o consumo de drogas.
  • Alteraciones del sueño.
  • Baja de defensas del sistema inmunológico.

El burnout puede presentarse si la persona vive un acoso laboral o mobbing, que consiste principalmente en el maltrato psicológico de la víctima para destruir su autoestima, muchas veces con el objetivo de que abandone el puesto por propia voluntad.

Otra causa pueden ser las condiciones de trabajo, donde por ejemplo se laboren jornadas demasiado largas, monotonía o por el contrario un nivel de exigencia demasiado alto.

Un estilo de vida saludable es recomendado como una manera de evitar el Burnout, así como una priorización de los tiempos dedicados al trabajo.

Un estilo de vida saludable es recomendado como una manera de evitar el Burnout, así como una priorización de los tiempos dedicados al trabajo.

Para evitar y eliminar los síntomas del burnout es importante que haya una buena comunicación entre empresa y trabajador para detectar este tipo de casos en una etapa temprana, ya sea mediante la realización de cuestionarios, o la medición de los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés).

Algunos consejos para combatir el Síndrome de Burnout:

  • Realizar deporte
  • Estiramientos físicos diarios para disminuir dolores musculares como parte de la rutina diaria
  • Meditación o ejercicios de relajación.
  • Llevar un estilo de vida saludable, evitando el tabaco y el alcohol o dormir las horas.

La psicoterapia o terapia psicológica proporcionará herramientas necesarias para enfrentar las situaciones de estrés que el trabajo puede generar. Una atención temprana ante los primeros síntomas será más eficaz para llevar un desempeño laboral satisfactorio, y generar un bienestar general.

 “Cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer me sale al encuentro

Johann Wolfgang von Goethe

 

Psicóloga Jimena Barrera Báez

Psicología Clínica

Facebook: Psicóloga Jimena Báez.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste