Cruzar el umbral al Medio Oriente – Entrevista con Carlos Martínez Assad

By on abril 26, 2019

MartinezAssadFILEY2019_3

Carlos Martínez Assad nos invita a “Cruzar el umbral al Medio Oriente”

Cuando Ricardo Pat me informó que Editorial Océano amablemente nos había considerado para entrevistar a varios de sus autores durante la edición 2019 de la FILEY, me entusiasmé porque, a diferencia de ocasiones anteriores, había leído algunas obras de ellos que amablemente nos había hecho llegar la Editorial, y no estaba en la oscuridad total. Al confirmar la agenda, el martes previo, me sorrajó: “Sergio: a ti te toca entrevistar a Carlos Martínez Assad el sábado.”

Inicialmente, puesto que en esas fechas estaba en medio de un curso que se impartía los sábados, avisé que tal vez no me sería posible asistir, pero que con gusto prepararía algunas preguntas para hacerle, sobre todo porque tengo su libro más reciente, el que vino a presentar durante la FILEY: Cruzar el umbral a Medio Oriente. El jueves previo, se abrió mi agenda para ese sábado, pero también fuimos informados que la entrevista pasaría al domingo. Era necesario prepararme a conciencia para entrevistar al Doctor Carlos Martínez Assad, por los motivos que relataré brevemente en el siguiente párrafo.

Don Carlos Martínez Assad es mexicano, nacido en Jalisco hace 72 años, Doctor en Sociología Política por la Universidad de París (1976), Doctor Investigador Emérito del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y del Sistema Nacional de Investigadores, y también es el Coordinador del Seminario Universitario de las Culturas de medio Oriente de la UNAM. Recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Historia, Filosofía y Ciencias Sociales de la SEP en 2013, una beca de la organización John Simon Guggenheim, el Premio Universidad Nacional en Investigación en Ciencias Sociales, un Acknowledgment Award de la Universidad de Notre Dame – Louaize en Líbano, el Premio Juchitán de Plata otorgado por Tabasco, un Reconocimiento de la Liga Mundial Libanesa al Mérito de Honor y Gratitud en aprecio a sus esfuerzos al servicio de Líbano, la Humanidad y la paz en el mundo, y su curriculum en las páginas de Profesores Distinguidos de la UNAM abarca 93 páginas, al menos hasta el 30 de octubre del 2010. Ya durante la entrevista don Carlos me corrigió: “Son 150 páginas.”

Impresionante el palmarés de nuestro entrevistado, ¿verdad?

No puedo calificar de entrevista nuestra plática, en el sentido periodístico de la palabra, porque la verdad es que don Carlos Martínez Assad amablemente me habló de muchos diversos temas que trata en su obra, como si fuéramos conocidos de hace tiempo, con una familiaridad y don de palabra que le agradezco.

Sin mayores preámbulos, les invito a leer sus impresiones durante la muy amena y extensa charla que sostuvimos, agradeciendo nuevamente a nuestros amigos de Editorial Océano la oportunidad que nos brindaron de hablar con este gran investigador y escritor, y agradeciéndole a don Carlos que nos compartiera tan amablemente su tiempo y sus comentarios.

Después de leer su extensa bibliografía, sus actividades, y reconocimientos, es evidente el amor que profesa al Medio Oriente. ¿De dónde viene, don Carlos, este amor y, en particular, por Líbano?

Viví en una casa formada por un matrimonio sui generis: mi padre es mexicano y mi madre es libanesa –sus padres llegaron a México– y crecí entre dos culturas. Mi acercamiento con el Líbano es muy fuerte porque tenemos familia allá, con contacto frecuente. Incluso me permitió estar en ese país varias veces, primero para atender aspectos familiares, posteriormente con fines académicos, invitado por Universidades, lo cual también me ha permitido conocer Jordania, Siria, Israel, Egipto. Mis viajes, para que no sean vistos como turísticos, los he plasmado en varios artículos, libros, relatos.

Usted es académicamente un investigador, pero también ha incursionado como novelista como demuestran sus libros “En el verano, la tierra”, “La casa de las once puertas”; también tiene un ensayo que lleva como título: “Libaneses en el cine mexicano.”  Pareciera que usted está escribiendo sobre temas que le gustan, ¿esto lo hace más fácil?

[Ríe] La herencia sanguínea me ha ayudado en todo este proceso, pero ha sido también el fruto de muchas horas de estudio, muchas horas de biblioteca, muchas horas leyendo periódicos de diferentes países, y aún con las novelas –La casa de las once puertas explica el fenómeno de la migración libanesa a México– siguen siendo el resultado de muchas horas de trabajo. No imagino a un escritor que no se entusiasme al leer sobre los elementos que rodean su historia, todos los elementos que rodean a su recreación de una época. Por ejemplo, en ese libro hablo de un tren que transitaba de Beirut a Lataquía ¡que ya no existe!, pero que en el momento que estoy relatando sí existía, y era de uso común. Es como si usted pensara en Yucatán: en la época de Salvador Alvarado estaba el tramo de ferrocarril Mérida – Progreso [que ya no se usa]. Para evitar errores históricos, es necesario conocer bien la historia y los diferentes procesos que acontecieron.

MartinezAssadFILEY2019_2

Sorprende en su libro “Cruzar el umbral al Medio Oriente” la abundancia de referencias académicas, y la manera en que se mezcla con la habilidad novelística, dando como resultado una invitación a seguir leyendo. ¿Cómo logró esta combinación?

Afortunadamente, como académico he sido reconocido todo lo que es posible. He insistido mucho en que los trabajos de investigación deben ser accesibles para el público en general; y no solamente accesibles, sino dárselos de una manera que sea amena, lo que ha sido mi intención en mi obra. Por eso recurro a todas las fuentes establecidas; no puedo hacer a un lado una novela, o una película exitosa, si pueden ayudarme a entender el problema o la cultura de la que estoy hablando. Eso le da un aliento diferente a un libro que podría parecer complicado y que, sin embargo, resulta ameno; las opiniones de los viajeros…

Mark Twain habla muy mal, pero luego habla muy bien del Medio Oriente…

Dio usted con un punto clave: la mayoría de los viajeros son católicos, creen en la resurrección de Jesús, y luego se tiene a personajes como Mark Twain y Eça de Queiroz que son completamente laicos, que no creen para nada en los Misterios de la Fe, que se sorprenden con lo que ven ahí, y no pueden sino conmoverse ante el sepulcro de Cristo y se tienen que postrar, es decir, por muy anticlerical que sea una persona , como es el caso del portugués Eça de Queiroz, no pueden con la energía que emana de ese lugar.

En su libro, además de los viajeros, habla usted de Champollion y la piedra Rosetta, y cómo se convirtió en la piedra de toque para entender mejor a esa cultura; luego se concentra en Gibran Khalil Gibran, ¿por qué ese paréntesis en este personaje?

Champollion es una figura poco conocida en nuestro país, en nuestro medio, y sin embargo fue absolutamente impresionante lo que logró hacer: gracias a él pudimos saber todo lo que conocemos ahora del imperio faraónico en Egipto. Es un descubrimiento bastante reciente, hace apenas 100 años comenzamos a saber de esa cultura. Sabíamos de Cleopatra, aunque ya estaba muy desdibujado ese imperio, sobre todo porque Cleopatra ya no hablaba como los egipcios, pues hablaba en griego. Champollion, al poder leer usando la piedra Rosetta los caracteres del imperio egipcio, nos permitió saber de esa cultura del pasado. Algo similar nos pasó a los mexicanos con la cultura maya, nuestra generación apenas está enterándose de la escritura maya a través de las investigaciones de los rusos. La Reina Roja de Palenque es un descubrimiento de hace apenas diez años. Con esto lo que quiero decir es que la Historia está viva mientras la conozcamos. Por estas razones es significativo lo de Champollion. También era un estudioso de la cultura del Medio Oriente, de la influencia de las invasiones napoleónicas en Egipto, y entonces es una figura central en todo esto.

En cuanto a Gibran Khalil Gibran, es un poco difícil transmitirlo al pueblo mexicano: es el que finalmente proporciona contenido a la cultura árabe que había estado dormida por siglos, por la dominación de los imperios en esa región. Con Gibran revive nuevamente, con un pensamiento que puede impactar a todo el mundo. Su libro El Profeta era uno de los libros más vendidos, hasta que aparece Harry Potter, que desbanca cualquier dato previo. En el libro coloco un detalle en el cual no abundo más porque podría desviarme hacia otras cosas: a uno de los narcotraficantes más grandes de México lo encontraron leyendo El Profeta, incluso lo regalaba y recomendaba a sus amigos. Lejos de tomarlo como una anécdota más, es importante darse cuenta de cómo el pensamiento de Gibran puede llegar a conmover a gente tan diversa como un académico, un joven, un intelectual en prospecto y, finalmente, a un narcotraficante. También es interesante que el pensamiento de Gibran, como indico en el libro, se recicla cuando John F. Kennedy, al tomar posesión como presidente de los Estados Unidos lo citó, aunque nunca dijo que era una frase de Gibran Khalil, pero los que conocemos la descubrimos.

Cuando Kennedy tomó posesión la tensión en Medio Oriente era palpable…

En esos días estaba en su apogeo la Guerra Fría entre Rusia y estados Unidos, y ha sido Rusia quien ha llenado el vacío que ha dejado Estados Unidos en toda la región de Medio Oriente, y lo continúa haciendo con la guerra en Siria.

Ahora que menciona a Siria, y considerando el rol de El Daesh, el Estado Islámico, que menciona en su libro, ante la situación mundial y los ataques de supremacistas como el ocurrido en Nueva Zelanda hace unas semanas, y agregando a ello lo que vemos suceder en México con las oleadas de migrantes, siendo usted sociólogo, ¿qué panorama alcanza a vislumbrar para la humanidad? ¿En verdad estamos al borde del ocaso de nuestra civilización?

Los sociólogos más respetados del momento han llegado a la conclusión de que vivimos actualmente un individualismo exacerbado, algo que no se había presentado de esta forma en otros momentos de la Historia, y es por ello que tenemos manifestaciones sociales que son sumatoria de esas individualidades, sin construir movimientos sociales. El caso más obvio en este momento son los chalecos amarillos en Francia, que están manifestándose de manera muy destructiva, con un anarquismo muy exacerbado, pero que sin embargo no poseen una base programática.

Hay un malestar generalizado que es el desafío para los gobiernos, incluido el mexicano. ¿Cómo se va a superar este momento en el que no la sociedad, sino los individuos sienten que no tendrán cabida en el futuro? No se puede explicar por qué un neozelandés, un nacido con oportunidades, decide emprender una masacre. Ahí pudiera resultar un regreso a la idea en las Cruzadas, aunque los Cruzados iban a rescatar el Santo Sepulcro. ¿Por qué eligió matar musulmanes: para protestar por los procesos migratorios? Más bien pareciera que lo hizo tan solo por matar musulmanes, lo que representaría un retroceso histórico.

Casado con la gran investigadora Sara Sefchovich, ¿cómo ha compaginado las raíces libanesas con las raíces judías?

[Sonríe] En México, a inicios del Siglo XX, hubo una gran oleada de libaneses y de judíos que llegaron a México. La mayoría de esos libaneses vino primeramente a Yucatán, algunos de ellos trabajaron junto a Felipe Carrillo Puerto, y luego se fueron a otras partes del país. Curiosamente, esos libaneses y esos judíos pudieron comunicarse usando el idioma francés, lo que ayudó a su integración. Los libaneses encontraron en el cine una manera de dar a conocer sus costumbres a los mexicanos. De ello hablo en otro libro que presentaré en esta FILEY. [Se refería a su ensayo “Libaneses en el Cine Mexicano”].

MartinezAssadFILEY2019_1

Finalmente, ¿qué busca Carlos Martínez Assad con un libro como “Cruzar el Umbral al Medio Oriente”?

Abrir a los mexicanos la visión hacia el Medio Oriente. Apenas estamos conociendo de esa gran cultura, y hay mucho que se puede aprender de ella. Con ello, lograr que los pueblos se comuniquen.

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.