Borges y Omar Khayam

By on julio 25, 2019

EL JUEGO CIENCIA

 ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

Torneo de ajedrez en el Colegio “Americano”. Yuc. Fuente: Tododeporte.

He recibido de Fernando Arjona un correo que llena la plática que sostuvimos sobre diferentes tópicos culturales mientras jugamos dominó en Plaza “Fiesta”, donde nos permiten a un grupo de adultos mayores el solaz de poder matar el tiempo, agradeciendo por este medio la atención que la gerencia de la Plaza nos brinda para ocupar un espacio de recreación a la gente mayor que concurre a saludar amigos y formar algunas mesas para tomar café y hacer más placentero en paso de las horas diarias. Nuestro agradecimiento a su administración por sus atenciones.

Entre los tópicos que conversé con Fernando Arjona, salió al calce Alfonsina Storni y Jorge Luis Borges, lo cual derivó en los versos del argentino dedicados al Ajedrez, sobre la descripción de Omar Khayám, in ilo témpore. Me indicó que localizaría el poema, por su finura para retratar poéticamente el juego ciencia. Con esta gacetilla doy acuse de recibo de sus letras y el poema que sigue a este preámbulo periodístico.

-DON Hiram, espero le guste. Aunque he leído traducciones de Khayam muy superiores, creo que es la mejor que hay en verso.

Saludos

F. Arjona M.

 

AJEDREZ

(Jorge Luis Borges)

– I –

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

– II –

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y de blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonía?

Omar Khayám

La vida es un tablero de ajedrez,
de noches y días,
donde Dios con los hombres como piezas juega,
mueve aquí y allí,
da jaque mate y mata.

Y pieza por pieza vuelve a ponerlos en la caja
pues hay un destino para la pieza,
para el jugador
y para Dios 

Soy conocedor y practicante de este juego intelectual, aunque no muy ducho como competidor. Formé un Club de Ajedrez en 1964 con otros ajedrecistas: Club de Ajedrez “Capablanca”, de Q. Roo, presidido por Alfonso Vera Gaona, Benito Alpizar Pacheco, Edmundo Cuellar, Rafael Can, Fernando Escamilla Baaz y el que escribe como fundadores. Hacíamos 2 torneos anuales en dos categorías, y dos días de la semana nos reuníamos a departir en un Chetumal naciente con 15,000 habitantes en el todavía Territorio de Q. Roo.

A 55 años de distancia, mantengo relaciones con algunos que siguen sosteniendo la bandera de este deporte, como la escuela de Ajedrez de Ticul, donde el año pasado asistí a una cátedra dictada por el Maestro Internacional cubano Ramón Huertas Relis y el Maestro Jaime González. En esta escuela hace más de una década se han dedicado a enseñar a los niños mayas del sur del estado, con magníficos frutos. Asisto a los dual meets entre los niños mayas y los jóvenes del CUM y de la Modelo, como aficionado y organizador.

Yucatán destacó con grandeza con el M. I. Carlos Torre Repetto, quien me brindó su amistad hasta sus últimos días, y sigo la huella de los jugadores yucatecos que tienen maestría de la misma y ya figuran internacionalmente.

Algunas consideraciones históricas  de este deporte: Tal como se conoce actualmente, surgió en Europa durante el siglo XV, como evolución del juego persa shatranj, que a su vez surgió a partir del más antiguo chaturanga, que se practicaba en la India en el siglo VI. La tradición de organizar competiciones de ajedrez empezó en el siglo XVI. El primer campeonato oficial del mundo de ajedrez se organizó en 1886. El ajedrez está considerado por el Comité Olímpico Internacional como un deporte, y las competiciones internacionales están reguladas por la FIDE. Los jugadores compiten a nivel individual en diferentes torneos, aunque también existen competiciones por equipos, siendo una de las más importantes las Olimpíadas de ajedrez.

En diciembre de 2017, Alpha Zero supera a Stockfish  y otros programas superiores de ajedrez, y Shōgi después de solo 24 horas de juego. Después de 4 horas de juego adquirió un nivel súper humano. A diferencia de otros programas, Alpha Zero, la inteligencia artificial creada por Deep Mind, propiedad de Google desde 2014, no está basado en el conocimiento humano. Su comprensión sobre el ajedrez, más allá de las reglas básicas, proviene únicamente de su capacidad de autoaprendizaje. Tras jugar casi cinco millones de partidas durante cuatro horas contra sí mismo, Alpha Zero obtuvo el mismo conocimiento que los humanos en casi 1400 años.

Primeras medallas de Yucatán en la Olimpiada Nacional del 2018.

Nuestro reconocimiento a los que siguen luchando en la organización y enseñanza del juego ciencia. Agradezco el poema y el pensamiento de Omar Khayam enviados por Fernando Arjona, siempre dispuesto a narrar sus conocimientos culturales.

Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_ajedrez

https://www.lavanguardia.com/deportes/otros-deportes/20171214/433624379301/alpha-zero-deep-mind-gary-kasparov-ajedrez-inteligencia-artificial.html

Archivo AHGA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.