Band On The Run, Contando con un poco de ayuda de los amigos II

By on agosto 18, 2016

BandOnTheRun_portada

Es un grupo de canciones y la idea básica detrás de Band On The Run es un tipo de escape de una prisión. En el inicio del álbum, el protagonista está dentro de cuatro paredes y se fuga. Hay cierta continuidad, pero no un concepto”, dijo Paul McCartney sobre este álbum que está lleno de anécdotas interesantes.

Por ejemplo, Paul coincidió en Jamaica con Steve McQueen y con Dustin Hoffman, quienes estaban filmando la película “Papillon” (una gran película sobre un famoso escape de una prisión, por cierto). Durante la cena, Dustin preguntó a Paul si era verdad que podía escribir una canción acerca de cualquier cosa. Así que, tomando una revista en la que aparecía un artículo sobre la muerte de Pablo Picasso, Dustin apuntó a las últimas palabras del gran pintor: “Drink to me, drink to my health. You know I can´t drink anymore”. Paul escribió en ese instante la canción “Picasso’s Last Words (Drink to me)”, que inician precisamente con las últimas palabras del famoso creador del cubismo.

El título Band On The Run alude a una “banda que está fugada” o que está “escapando”, y McCartney tomó el nombre de un comentario que hizo George Harrison durante una de las múltiples reuniones que sostuvieron los Beatles durante la crisis financiera que vivieron en 1969 con la empresa Apple Corps. Paul nunca estuvo de acuerdo con el administrador, Allen Klein, que aprobaron los otros tres, y el litigio que sostuvieron los cuatro fabulosos con Klein se resolvió precisamente en esos días de 1973, por lo que algunos ven Band On The Run como una manifestación del alivio que sintió Paul, que le permitió nuevamente crear sin restricciones de tipo alguno.

BandOnTheRun_1

La estancia en Laos de los McCartney se vio empañada cuando una noche, contra todas las recomendaciones que les habían hecho, salieron a pasear. El resultado: los asaltaron y les robaron no solo su dinero, sino también una libreta con apuntes sobre canciones y cintas con demos de canciones que iban a grabar.

¿Y se imaginarían que en Nigeria se encontrarían con Ginger Baker, el famoso baterista de Cream? Pues Ginger invitó a Paul, Linda y a Denny a que grabaran todo su álbum en su estudio en la ciudad de Ikeja. Comprometidos, pero sin grandes deseos de seguir el consejo de Giner, aceptaron grabar una canción ahí, en la que Baker los acompañó con percusiones hechas con una lata llena de grava. ¿La canción? Picasso´s Last Words.

En septiembre de 1973, viajaron de regreso a Londres para finalizar los trabajos de grabación en los estudios Air de George Martin, donde grabaron la canción “Jet”, que es sobre uno de los cachorros Labrador de los McCartney (ya Paul nos había regalado otra canción sobre perros en el Álbum Blanco: Martha, My Dear), y agregaron los arreglos orquestales. También agregaron solos de saxofón proporcionados por Howie Casey, en “Mrs. Vanderbilt” y en “Bluebird” (en ese mismo Álbum Blanco ya Paul nos había entregado una canción de pajaritos: Blackbird). Howie se incorporaría a partir de ese momento a Wings.

BandOnTheRun_2

Para la portada, después de consumir algunos “estimulantes” con sus invitados, lo cual hizo sumamente difícil la labor del fotógrafo porque todos tenían una “mirada extraviada”, Paul incluyó, para que lo acompañaran junto a Linda y Denny, a varios personajes famosos de la época: James Coburn (famoso actor americano que interpretó la versión americana de James Bond en las películas con el personaje apellidado “Flint”), Cristopher Lee (quien no necesita introducción: Sarumaaaaan), Michael Parkinson (periodista inglés), Clement Freud (escritor, político y chef), John Conteh (boxeador que posteriormente sería el campeón mundial de peso ligero) y Kenny Linch (un comediante, cantante y actor inglés). Para lograr la foto de portada, el fotógrafo tuvo que hacer ¡24 tomas!

Finalmente, el 5 de diciembre de 1973 en Estados Unidos, dos días después en Gran Bretaña, Band On The Run fue lanzado al mercado. El disco de 45 r.p.m. que aún conservo, además del L.P., tiene en el lado A la canción que da nombre al álbum, y en el lado B una canción que en esos días pretendía ser profética, interpretada por Denny Laine: Nineteen Hundred and Eighty Five.

El disco LP (Long Play, para los lectores jóvenes) traía en el lado A: Band On The Run, Jet, Bluebird, Mrs. Vanderbilt, y Let Me Roll It; el lado B traía: Mamunia, No Words, Helen Wheels, Picasso’s Last Words y Nineteen Hundred and Eighty Five. Todas las canciones son un agasajo auditivo, presentándonos a un McCartney polivalente tanto en sus ritmos como en sus letras, llevándonos del rock a las baladas y a los arreglos orquestales, e introduciendo algunos trucos de edición que ya habíamos visto manifestarse durante su permanencia en los Beatles. Un sólido disco que definitivamente debe estar en la colección de todo amante serio de la música.

Band on the Run recibió una certificación triple platino de la Recording Industry Association of America (RIAA) y posteriormente llegaría a vender más de 6 millones de discos en todo el mundo, convirtiéndose en el álbum más exitoso de EMI en los 70s en el Reino Unido. Para Paul, el éxito del álbum le permitió contratar a un baterista y a un guitarrista que se agregaron a Wings para sus siguientes trabajos.

Finalmente, Paul McCartney recibía el crédito que se merecía como artista individual.

Era tiempo de despegar…

Gerardo Saviola

gerardo.saviola@gmail.com

 – Band On The Run

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.