Arte y Cultura frente a la pandemia

By on junio 18, 2020

Ichthyostega

Nuestro entrevistado, el Maestro Raúl Lara Quevedo.

Manuel Tejada Loría

En anterior entrega para el Diario del Sureste, abordamos las nuevas condiciones para el arte y la cultura en el marco del reciente confinamiento social. No puede existir una nueva normalidad en la cultura si continuamos acudiendo a viejas prácticas que mantienen nuestra dinámica cultural en un marasmo permanente. Nos acercamos a Raúl Lara Quevedo, responsable del Programa Institucional de Cultura para el Desarrollo de nuestra alma mater, la Universidad Autónoma de Yucatán, una de las dependencias más activas durante este tiempo de confinamiento, para conocer su punto de vista sobre el cambio de paradigma que la pandemia ha impuesto en nuestra vida social y cultural.

Licenciado en Literatura Latinoamericana, Maestro en Intervención de Violencia, profesor universitario, y recientemente designado Enlace de la Estrategia Nacional de Lectura en Yucatán, a continuación, presentamos una entrevista con Raúl Lara Quevedo.

¿Cuál es el rol de la cultura en este momento histórico tan complejo? Hablo del ánimo colectivo después de esta dolorosa pandemia, pero también de estos otros problemas sociales que nos afectan en la entidad: el suicidio, la violencia de género y la discriminación.

Estamos viviendo y pasando por un duelo de una vida que cambió abruptamente: de planes, viajes, citas de trabajo, metas personales, lamentables pérdidas de seres queridos, de empleo. Es muy difícil; pero, si de algo estoy seguro, es que uno de los sectores que no se ha detenido a nivel nacional ha sido el cultural. Eso es un mensaje potente y alentador.

El rol de la cultura es hacernos sentir acompañados y plenos. En relación con estas lamentables situaciones como el suicidio, violencia de género y discriminación, me ha tocado enfrentarlas desde diferentes trincheras –como funcionario, profesor, voluntario, alumno–, y en todas ellas la cultura ha sido mi instrumento de atención. Escuchar al otro u otra, entender los contextos y generar modelos de intervención en violencia social a través del arte. No es fácil, lo sé, pero se hace comunidad una persona a la vez.

Te comparto que ya estamos trabajando y planeando cápsulas y acciones sobre la línea de cultura y salud emocional, pues en estos momentos complejos los suicidios están más cerca de lo que pensamos. Eso es Cultura para el Desarrollo, mirar a las expresiones artísticas como modelos de atención social.

Este tiempo de pandemia y confinamiento sin duda rompió paradigmas, usos y costumbres en torno a la gestión cultural. ¿Qué acciones tomó el programa Cultura para el Desarrollo de la UADY?

De esto platicaba e intercambiaba puntos de vista con el Mtro. Carlos Villaseñor, aliado de Cultura UADY desde nuestro último “Encuentro de Gestión Cultural Universitaria” celebrado en febrero pasado.

Primeramente, la cultura es un derecho, por lo tanto, nos dimos a la tarea de generar resiliencia en el equipo motor de Cultura UADY y dinamizar nuestra labor. Migrar de lo físico a lo virtual, negociar, convencer, fue una tarea enorme pero, como he dicho, en cultura contamos con muchos aliados: egresados, profesores, alumnos, jubilados y población yucateca se sumaron con sus talentos dando forma a la «Agenda Cultural a Distancia. En la Cultura te acompaño».

Han sido semanas ininterrumpidas de actividades culturales en nuestras redes: clases de jarana, literatura, pintura, poesía, declamación, teatro entre otras. La gente retomó, se apropió de esta agenda y la hizo suya desde ese instante.

Estoy consciente que la cultura y el arte no curan físicamente esta pandemia, pero sí contribuirán a mantenernos emocionalmente fuertes y comunicados, así como serán pilares de la reincorporación económica del país desde las empresas culturales.

¿Cuál es el principal reto de la gestión cultural en la actualidad?

La gestión cultural y sus mecanismos articuladores han dado respuesta casi inmediata a la pandemia, de eso no hay duda. El gremio ha demostrado los beneficios integrales de la cultura ante este duelo emocional colectivo no nombrado, pero presente y doliente.

La labor titánica de la gestión y el gremio cultural ha sido negociar entre las necesidades reales y las condiciones emergentes.

Estamos ante una oportunidad coyuntural de formar públicos culturales, propiciar competencias de formación integral y no placer momentáneo. Si bien esta pandemia nos obliga a enfrentarnos a lo que desconocemos, un mundo sin libertades físicas, por otro lado, jamás en la historia se había tenido tantos potenciales usuarios cautivos en una sola ventana, la virtual.

En esta “nueva normalidad”, vale la pena analizar lo realizado: si bien respondió y actuó desde lo posible, ahora toca el turno de poner en la mesa los retos de la cultura en un país tan golpeado económicamente. De seguir la oferta cultural en redes, deberemos repensar mecanismos para que todas y todos puedan acceder sin la necesidad de una computadora o internet a las agendas culturales. Ese es un gran reto.

Que este espacio de la pandemia sea motor para replantear la cultura, no como un agente de entretenimiento, sino para usar los bienes culturales materiales e inmateriales para conectar con la gente y sus necesidades, sólo así, desde la gestión responsable de la cultura, podremos salir avante de esta catártica situación.

La pandemia nos ha dado la voz en foros virtuales.

Nos hemos escuchado desde la petición, duda o agradecimiento.

Nos acompañamos, y que sea esta compañía la que motive reconfigurar el sentido connotativo de nuestra labor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.