Antonia Jiménez Trava, Una Gran Maestra

By on marzo 17, 2022

Editorial

El reciente 16 de marzo de 2022 se cumplió el décimo primer aniversario del fallecimiento de una gran mujer, inolvidable maestra universitaria y luchadora social de primera línea. Nos referimos a quien como catedrática modeló y forjó nuestro espíritu de lucha por la justicia social y la exigencia de bienestar para los desprotegidos por la ley y la sociedad en que vivimos: la abogada Antonia Jiménez Trava.

Las aulas universitarias yucatecas, donde por entonces se ubicaba la Facultad de Jurisprudencia, fueron el Alma Mater generacional de mujeres y jóvenes aspirantes a estudios de nivel superior.

Nuestra excelente maestra nos impartió conocimiento no solamente de doctrinas filosóficas y jurídicas, sino también lecciones de vida al servicio de una sociedad yucateca que mucho espera, aun hoy, de sus jóvenes universitarios.

Siempre dispuesta, invariablemente jovial y comunicativa fue nuestra maestra a quien llamamos TOTÓ coloquialmente centenares de jóvenes universitarios de los años cincuenta del siglo anterior. Recibimos de su experiencia docente lecciones de vida, más que de una u otra materia profesional.

Nuestro grupo estudiantil, jóvenes procedentes en su gran mayoría de centros educativos oficiales que ya traían consigo las semillas del periodismo y la rebeldía ante el statu quo, recibieron de la maestra TOTÓ orientación apropiada dentro de la individualidad que cada alumno de bachillerato poseía.

Su comprensión hacia nuestra vocación periodística estudiantil nos fortaleció en el espíritu laico y progresista del Alma Mater yucateco.

Fueron tiempos de grandes batallas ideológicas en las que el periodismo universitario sostuvo el libre pensamiento en la copiosa actividad de los veinte periódicos estudiantiles que se convirtieron en baluarte del pensamiento juvenil, por ese entonces combativo y progresista.

Desde los espacios universitarios, los periódicos estudiantiles cumplieron con la misión de impulsar un libre debate de ideas en las escuelas secundarias, academias, etc.

Ojalá algún día se agrupen las numerosas informaciones, hoy dispersas, para dar sustento a los catedráticos de esos años y soporte a las vocaciones surgidas en aquellos momentos de evolución social y universitaria.

Muchos maestros, catedráticos de notable calidad magisterial, ameritan justos reconocimientos por su entrega absoluta a la excelencia académica en nuestra Alma Mater.

Aun ahora, quienes surgimos de ese momento de activación de la conciencia social, continuamos trasmitiendo el mensaje recibido desde hace más de medio siglo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.