¡Adiós, Ánimas!

By on noviembre 4, 2021

Editorial

Estos primeros días de noviembre nos han llenado de recuerdos, nostalgia y añoranza. Imágenes de seres queridos, momentos vividos, acciones compartidas, momentos gratos de convivencia han removido nuestra memoria acumulada. Las queridas imágenes de personas y personajes que amamos y queremos continúan con su presencia imperecedera en nuestras mentes.

Han sido días ofrendados a los ausentes, aunque la cauda de sus experiencias entre nosotros ha estado fresca, viva y lozana, tal como cuando estaban con nosotros.

Simbólicamente convivimos con ellos, compartimos alimentos y remembranzas. Su espiritualidad e imágenes son tan vívidas que los percibimos como si estuvieran ahora aquí, con nosotros, o acaso allá nosotros con ellos en los espacios de tiempos distantes ahora de este mundo real.

Eso es el Hanal Pixán: una convivencia temporal entre el mundo espiritual y la realidad, un encuentro entre los pliegues del tiempo comprimiendo el pasado para tornarlo en un presente, así sea imaginario, en armonía con nuestro entorno.

Los rezos e invocación por el descanso eterno de los fallecidos dentro de la parafernalia religiosa son un marco adecuado para esta convivencia espiritual en la que se nos permite revivir en alegría y celebración, reunidos en momentos nostálgicos con las personas de nuestro cariño y aprecio que ahora están ausentes.

Qué mejor que invitarlos a degustar alimentos espiritualmente con nosotros. Los pixanes no son obstáculo para convivir y celebrar.

Ellos, en su mundo etéreo, aspiran los aromas y absorben los contenidos de las ofrendas. Nosotros, en respetuosa reflexión, rememoramos su presencia en tanto saboreamos y compartimos los alimentos, el disfrute de los sabores, y los ámbitos físicos. Sus espíritus y los nuestros conviven en paz, tal como lo hicimos juntos durante su estancia terrena.

Nuestros mayas eternos nos legaron esta costumbre en la cual el único ausente es el olvido.

Gracias por su visita anual, pixanes nuestros. Ha sido grato convivir con ustedes una vez más en la paz de los espíritus y el afecto de nuestros corazones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.