A ritmo de Bolero

By on noviembre 19, 2020

Acuse de Recibo

ALFONSO HIRAM GARCIA ACOSTA

Gracias al hermano Alfonso Hiram García por su trabajo sobre el bolero, y por haberme saludado e incluido mi libro En ritmo de bolero – Dr. José Loyola Fernández

Recibimos del Dr. José Loyola Fernández, Doctor en Música egresado del Instituto Chopin de Polonia, Presidente de los Festivales Internacionales “Boleros de Oro»  desde su fundación- autor de varios libros sobre el tema y Vicepresidente Primero de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, (UNEAC), –que fundara el Poeta nacional de Cuba, Nicolás Guillén–, unas breves líneas con respecto a este trabajo.

Las modificaciones sugeridas por el doctor han sido incorporadas al texto, el cual publicamos nuevamente, enviándole un afectuoso saludo.

Como investigador y creador de letras, y de algunas líneas melódicas, he sentido siempre la motivación hacia la cultura popular cubana y la de nuestro país, y con ambas siempre he mantenido un estrecho contacto.

Como indica el Dr. José Loyola Fernández en su obra “EN RITMO DE BOLERO y EL BOLERO EN LA MÚSICA BAILABLE CUBANA”: Vivir ese atractivo, rico y complejo mundo sonoro de polirritmias y politimbres percusivos, de cantos puros y mestizados, de voces de colores sonoros típicos, ásperos, brillantes y hasta “latosos”, ese sincretismo musical “acumulado”, ha proporcionado la influencia para incursionar una vez más en alguna variante del tema del género “Bolero”.

Esta relación viva con la música folclórica y popular tanto en México como en las Antillas –en especial Puerto Rico, Santo Domingo, Jamaica y Cuba– me ha dado la posibilidad de investigar y profundizar en el estudio de la música bailable y en particular en el Bolero.

El propósito fundamental de esta obra es abordar otras aristas desde la perspectiva de la música popular bailable en México y en la Antilla Mayor. Establecer los nexos que vinculan el Bolero con los géneros más universales de la música bailable cubana resulta insoslayable si se pretende profundizar en la problemática de extraordinaria riqueza y complejidad que abarca este género, el más popular de la cancionística que ha engendrado Cuba y que llega en una fusión transcultural a México, vía Puerto Progreso.

En palabras del Dr. Loyola, en la obra anteriormente mencionada: “Al mismo tiempo buscaremos descubrir, mediante el análisis comparativo, los factores de diversa índole –sociales, culturales y técnico-musicales– que han incidido en su vigencia, desarrollo y perdurabilidad en el gusto de los contemporáneos, en cada una de las épocas por las que ha transitado”.

“El estado de las investigaciones sobre el Bolero abarca diferentes aspectos entre los que sobresalen el historiográfico, el sociológico, el biográfico, el análisis literario –con un peso muy importante en la recopilación de textos que tienden a la conformación de cancioneros–, la compilación de partituras, las entrevistas a autores, compositores y cantantes de género, el anecdótico, el cronológico-gráfico a través de fotos con breves reseñas, y diversos análisis musicológicos”. [José Loyola Fernández, EN RITMO DE BOLERO. EL BOLERO EN LA MÚSICA BAILABLE CUBANA].

Otro de los propósitos es lograr un mayor interés de los investigadores por esta temática que, por su riqueza, brinda un amplio campo para profundizar sobre la música bailable cubana, que es la raíz de nuestra danzaria musical y la trovadoresca peninsular, sobre todo en los aspectos que tratan acerca del estado comparativo del elemento bailable en la habanera y el bolero, los distintos modelos morfológicos de las secciones, atendiendo a la relación de los modos mayor-menor; el denominado “danzón cantado”; la relación genérica bolero y son, la línea melódica en el bolero-mambo, el pre-montuno del danzón-cha y la génesis del bolero-cha, el bolero dentro de la sección del montuno danzonero, la influencia de los formatos instrumentales más característicos de la música cubana bailable, y los enfoques más contemporáneos sobre el bolero que han aportado los autores e intérpretes de las agrupaciones musicales en los últimos períodos de esta praxis musical.

Intentaré en este conversatorio hacer un análisis sintético comparativo de tipo melódico, armónico, rítmico, métrico, tímbrico, instrumental, vocal, morfológico, literario, estilístico-expresivo, histórico, y otros.

Precisamente el Bolero sobresale en el contexto de la cancionística por la presencia de todos esos elementos, entre los cuales el ritmo de motivos cubanos que sirve de base a la lírica vocal lo diferencia de las restantes expresiones de la canción.

Otro de los elementos a tomar en cuenta es el baile en su función social –no solo como expresión artística– en el contexto de la sociedad en sus distintas épocas.

El baile de salón en Cuba, como evento sociocultural, ha sido uno de los factores de influencia en la dinamización del fenómeno música bailable, en su proyección y evolución.  Ya en el siglo XVIII el baile de salón aparece como contraposición al ballet de cour, aunque este último mantendría su hegemonía durante mucho tiempo como baile de cuadros.

La contradanza tuvo un arraigo muy profundo en la sociedad cubana, hasta muy entrada en la segunda mitad del siglo XIX, en que comienza a emerger el danzón (1879) como baile de salón en forma de pareja.

El baile como elemento de recreación y de relación social en Cuba desde el siglo XVIII ha venido ocupando un lugar destacado. Tiene su continuidad en las sociedades de recreo que se establecieron y proliferaron en toda la Antilla Mayor a partir del siglo XIX, y que fueron aumentando su presencia e influencia a medida que fue avanzando el siglo XX.

Casi al mismo tiempo, en nuestro solar peninsular las sociedades coreográficas y danzárias marcan un hito social en el que se establecían las mismas diferencias sociales, culturales y étnicas que en Cuba. Sin orden cronológico mencionaré “La Lonja Meridana”, “Palacio de la Condesa”, Sociedad “La Unión”, el “Centro Campechano”, el “Country Club”, “Bancarios”, “Centro Libanés”  y, a mediados del siglo pasado, la juventud se identificó con los clubes sociales como el “Brownie Club”, “Cachorros”, Shanghái Club”, “Modelo”, “Instituto Comercial Bancario”, “Happy Spring Club”, “Edén Concert” y los Clubes de servicio como “Leones” y “Rotarios”. Había los populares como la Sociedad Coreográfica “Paz y Unión” que tuvieron vigencia en las ciudades de Mérida, Motul y Calkiní, así como algunas sociedades en algunas principales ciudades de Yucatán y Campeche.

En la ciudad de Espita aún se encuentra la Sociedad Cultural y Coreográfica “Progreso y Recreo”; en Izamal, el “Club 13”; en Temax, el “Club 15”; en Calkiní, Campeche, el “Club Reidy” y “Aurora”, sociedad que contaba con su propia orquesta; “Luz y Armonía” en Hunucmá; Izamal contaba con dos sociedades: “Unión Juvenil Obrera” y “Cultura Itzalana”; en Tecoh, “Auténtica Gardenia”. En nuestra Mérida esto se daba en los salones populares como el “Jardín Carta Clara”, “Montejo”, Salón “Caribe” en el barrio de Santiago, y las sociedades como “Paz y Unión”, donde los “mestizos” abrían sus secciones con lanceros y contradanzas, y donde los bastoneros acompañaban a las señoritas bailadoras y a sus damas acompañantes hasta sus lugares designados, y los jóvenes se acercaban para que fueran anotados en sus carnets, para que se les concediera algún baile de la noche.

Como ves, Loyola, la música nos unió y nosotros a dos países hermanos. Al atisbar en la Historia, la música ha unido a nuestros dos pueblos, y tú seguirás dejando huella con tu próximo libro sobre “La Mujer en la Música del Caribe”.

Termino este con los recuerdos de mi persona en Cuba, donde he compuesto letras para canciones con sabor caribeño y costumbrista con Israel Martínez, fundador de la Asociación nacional de Tríos de Cuba, con Joaquín Mendive y Seve Matamoros, que ha cantado Leyanis López, grabando el disco “Como la Mariposa!”, Leyanis canta a Hiram García; y tú me abriste las puertas de la UNEAC, me dejaron ser parte de ustedes los “Tres Mosqueteros”: Loyola, Humberto Rodríguez Manso y Eduardo Ramos, me permitieron ser el Dartagñan de ustedes y, aunque solo quedamos tú y yo, ellos nos siguen cuidando, esperando reunirnos en próxima ocasión en el Hotel Guantánamo”, como lo hacíamos anualmente en la ciudad del Guaso, la aldea de Regino  Boti. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.