Vejez en perros

By on enero 11, 2018

El envejecimiento de un ser vivo es parte de la ley de la vida, con todos los cambios que esto conlleva, y nuestros amigos caninos no escapan de eso.

El envejecimiento de un ser vivo es parte de la ley de la vida, con todos los cambios que esto conlleva, y nuestros amigos caninos no escapan de eso.

Los perros envejecen más rápido que los humanos, así que es muy posible que tengas que prepararte para que, una vez llegado el momento, puedas decirle adiós a tu mascota y tratar de hacer sus últimos momentos lo más placenteros posibles.

Las señales de que nuestro amigo perro está quedando viejo son muy claras. Es muy triste para el amo notar que su compañero de vida, antes  alegre y vivaz,  empieza a caminar desorientado por lugares donde pasea todos los días, no reconoce un miembro de la familia y la capacidad de alerta del animal ha disminuido mucho. Como las personas, los perros también van perdiendo sus habilidades motrices, les salen canas y cataratas, y sus capacidades auditivas y olfativas disminuyen a medida que pasan los años.

El envejecimiento del perro es ley de vida, y causa cambios físicos y mentales en el animal. El envejecimiento es un proceso natural.

A medida que un perro envejece, notará que hay una disminución en el nivel de energía. Puede cansarse más fácilmente. Puede padecer cojeras en sus extremidades, cadera o en los hombros. Con la disminución de la función cerebral, los primeros cambios en el perro son un aumento del sueño, falta de energía o demostraciones de irritabilidad.

Al igual que los humanos, los perros sufren cambios relacionados con la vejez como la falta de energía, canas, cataratas, y una disminución de capacidades auditivas y olfativas.

Al igual que los humanos, los perros sufren cambios relacionados con la vejez como la falta de energía, canas, cataratas, y una disminución de capacidades auditivas y olfativas.

Los perros ancianos sufren cambios físicos a lo largo de los años, al igual que las personas. La manera más fácil de saber si nuestro perro se está haciendo mayor es observando su comportamiento y aspecto. Si su perro no responde por su nombre o a las órdenes verbales, o de repente ladra sin motivo alguno, puede suponer problemas auditivos.

Una sed excesiva y orinar de manera frecuente e incontrolada son signos de problemas renales o diabetes. Si orina de manera inadecuada puede significar incontinencia, causada por un desequilibrio hormonal, que es más frecuente en hembras esterilizadas, o debido a otros problemas médicos. Un perro anciano tiene más tendencia a sufrir enfermedades dentales y gingivales. Debido a la inflamación de las encías, o a la pérdida de piezas dentales, puede que se le caiga la comida de la boca, o incluso negarse a comer.

Si el perro tiende a perderse en lugares que le son familiares, o no reconoce a miembros de la familia, posiblemente esté entrando a la etapa de senectud.

Si el perro tiende a perderse en lugares que le son familiares, o no reconoce a miembros de la familia, posiblemente esté entrando a la etapa de senectud.

Cambios en el comportamiento del perro que indican envejecimiento

  • Desorientación – El perro parece perdido en lugares con los que está familiarizado y camina sin rumbo fijo.
  • El perro no reconoce a la familia
  • Disminuye su capacidad de alerta
  • El perro no saluda de forma cariñosa a los miembros de la familia
  • El perro no pide atención ni caricias
  • El animal duerme más durante el día y menos durante la noche
  • Camina por la casa durante la noche
  • Orina y defeca en casa, y pierde sus hábitos de higiene
  • Pérdida del control de esfínteres

La observación por parte del propietario de los cambios en el comportamiento del animal es clave para que el veterinario haga un diagnóstico del envejecimiento cerebral. Si observas que el perro presenta una, o varias de las alteraciones del comportamiento citadas, puede considerarse que tu mascota sufre un problema clínico, de forma que debe informar de cualquier cambio a su veterinario. El estudio de cualquier achaque asociado al envejecimiento debe incluir un examen físico completo.

Afronta los cambios sutiles cuando los empieces a notar; habla con un veterinario acerca de los tratamientos que podrían ser apropiados para aliviar los síntomas de tu perro. En este punto, comienzan a volverse dependientes de los dueños y a requerir tranquilidad, descanso y, principalmente, apoyo emocional.

  • Los juguetes dispensadores de golosinas y los interactivos brindan diversión y estímulo mental
  • Sácalo a caminar, en vez de a correr, y juega con él a jalar, en lugar de a perseguir
  • Coloca rampas para que aún pueda subirse al carro, a la cama o a su silla favorita
  • Permite que tenga la interacción adecuada con otras mascotas y personas, pero ten cuidado de no sobre estimular a tu perro; los peróodos cortos de ejercicio y juego, realizados en situaciones controladas, son los mejores para los perros mayores
  • Si tu perro tiene problemas para ver o escuchar, utiliza señales de olor; puedes usar difusores de aceites, o de otros productos de aromaterapia, para ayudarlo a orientarse
  • Guía a tu perro con señales claras e instrucciones fáciles de seguir, especialmente si muestra signos de declive mental
  • Cuando le hables a tu perro, hazlo en voz baja, tranquila y amable; no le grites
  • Mantén a tu perro en un peso saludable, los perros con sobrepeso incrementan significativamente el riesgo de enfermedades por envejecimiento
  • Cuida la salud dental de tu perro
  • Dale una alimentación antiinflamatoria, balanceada nutricionalmente y apropiada para su especie, lo cual es la base para una buena salud y una larga vida en los perros de todas las edades
Lo último que hay que hacer con un perrito anciano es abandonarlo; por el contrario, es momento de retribuir el amor y cariño que él ha entregado brindándole los cuidados necesarios.

Lo último que hay que hacer con un perrito anciano es abandonarlo; por el contrario, es momento de retribuir el amor y cariño que él ha entregado brindándole los cuidados necesarios.

Es el momento de demostrar que se es el amo que su perro merece, necesitan ciertos cuidados. Cuando los perros envejecen requieren también atención de nuestra parte. El envejecimiento de un perro depende en gran medida de su raza y tamaño, hay que estar preparados para hacer su camino placentero. Como dueño responsable, debes ser consciente de los problemas de salud que puede tener su perro en esta etapa y, sobre todo, tener paciencia, ya que el perro dependerá un poco más de ti.

En esta etapa presentan cambios en su estado de conciencia, por lo que sufren de trastornos como depresión y delirio; además, estos mismos trastornos pueden tener múltiples y diversas consecuencias como cambios en el tamaño de las pupilas o hacer que caminen frecuentemente en círculos.

Sobre todo, ten presente que es un ser vivo, y que el abandono no debe existir, ni en esta época ni en otra. Un compañero de vida es para siempre. Trátalo como te gustaría ser tratado.

Dra. Carmen Báez

drabaez1@hotmail.es

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>