Una Charla con Manuel López, de ‘La Manta’

By on junio 6, 2017

MANTA_01

Una Charla con ‘La Manta’

“La Manta” es una interesante banda que fusiona los diversos sonidos de las músicas tradicionales mexicanas con el lenguaje jazzístico.

Eloy Fernando (guitarra y voz), Ramiro González (flauta transversa – saxofón), Carlos Zambrano (bajo), Hiram Marcor (batería), Manuel López (percusiones) y Francisco Wilka (percusión – marimba), conforman La Manta, proyecto que fusiona la música tradicional mexicana con Jazz, logrando un sonido que los convierte en una de las propuestas más interesantes de la actualidad.

Su sobresaliente trabajo ha propiciado que desde su debut hayan contado con la preferencia de diversas audiencias, pues se han presentado en importantes Festivales Internacionales como el Vancouver Folk Music Festival 2014, uno de los festivales más importantes de Canadá, compartiendo escenario con artistas de alto renombre. También le abrieron a Robert Plant (vocalista de Led Zeppelin), en noviembre de 2012 durante su concierto en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, además de participar en el prestigiado Festival Cumbre Tajín del 2013.

Han compartido escenario con otros destacados artistas como Joan Báez, Seun Kuti & Egypt 80, Andrew Bird, Pet Shop Boys y Regina Spektor.

Esta agrupación, que es uno de los lanzamientos más relevantes en la escena Cultural actual de México, estará presente en el Festival Interfaz, el próximo miércoles 7 de junio en la Concha Acústica del Parque de Las Américas.

Para conocer más detalles de su interesante trabajo antropológico musical, y de su próxima presentación en esta ciudad platicamos, vía telefónica, con Manuel López, uno de los miembros fundadores.

Es un gusto saludarte. La base de su propuesta de fusión es muy interesante.

Trabajamos alrededor de este tema que es bien complejo, pero a la vez es apasionante: abordar las músicas tradicionales y tratar de reinterpretarlas. También es algo que a nosotros nos gusta mucho, y por eso llevamos un buen rato haciéndolo.

Háblanos acerca de sus orígenes, de su unión de talentos…

Empezamos a trabajar hace ocho años ya, en el 2009. Surgió como algo un poco casual: todos nosotros somos de distintos lugares del país, pero vivimos acá en Xalapa, Veracruz. Nos conocimos en distintos momentos y en ese punto fue cuando coincidimos en que queríamos hacer algo – no sabíamos exactamente qué – con las músicas mexicanas. Cada uno de nosotros había abordado distintos géneros en su formación y en su trabajo como músicos, y todos habíamos llegado a este punto en que sabíamos que queríamos hacer cosas con influencias de acá de México, porque casi siempre las influencias que uno tiene como músico son de fuera, de Estados Unidos, de Europa, del resto de Latinoamérica, pero poco de lo que hay aquí en México. Entonces empezamos a explorar, empezamos a hacer cosas con las músicas que ya conocíamos: con la música de Veracruz, de la Huasteca, de Oaxaca, que conocíamos más o menos bien, y poco a poco se fue dando como un viaje a otras regiones.

La banda se ha presentado en grandes escenarios y ante miles de personas, pero también ha visitado comunidades en varias partes del país.

La banda se ha presentado en grandes escenarios y ante miles de personas, pero también ha visitado comunidades en varias partes del país.

¿Realizan esfuerzos adicionales en su búsqueda?

Hemos tenido que investigar, y hemos aprovechado también todo lo que hemos recorrido del país, para conocer nuevas músicas, para conocer gente. Esto lo completamos con la interpretación de cada uno como músico, con las influencias que teníamos – en el grupo hay quien ha estudiado jazz, hay quien ha hecho música clásica, hay quien ha hecho rock – y pues todas estas mezclas son las que generan el sonido de la banda.

En su primer disco se escucha la influencia de la música huasteca y norteña.

Esto fue porque cuando empezamos abordamos los temas y los géneros que nos eran más cercanos. Por ejemplo, Eloy Fernando, que es el cantante, es de la Huasteca; la familia de Carlos Zambrano, el bajista, es también de la Huasteca, de Hidalgo; Ramiro González, el saxofonista, es del noreste, de Tamaulipas; yo tocaba son jarocho, que soy de Xalapa; Wilka, el otro percusionista, también es de acá de Veracruz; Hiram Marcor también, pero de familia norteña. Estos son los géneros que teníamos más a la mano y más asimilados.

En su segundo trabajo, ‘Árbol de la Esperanza’, ya se escuchan otros sonidos, otros colores, influencias musicales de otras zonas del país.

Siempre hay un crecimiento. Creo que por eso seguimos juntos después de este tiempo, porque hay cosas que van cambiando. Ya llevábamos varios años de estar investigando y también de estar tocando en distintos lugares del país y comenzamos a conocer más cosas, y también apostamos a temas que no eran, digamos, los grandes éxitos de la música tradicional. En el primer disco vienen cosas como ‘La Llorona’, que es un tema que ha sido muy versionado, pero en este más bien apostamos a temas del repertorio nacional que no eran tan conocidos, y abordamos géneros que tampoco han sido tan versionados con nuestro estilo, como la música de los tamborileros de Tabasco, o como el canto cardenche quizá.

Vienen por primera vez a Yucatán.

Así es. Será la primera vez que vamos a tocar a la región, a la península. Vamos justamente a un nuevo público. Es un lugar especial, es muy distinto culturalmente al resto del país. Vamos con la intención de abrir la ventana a ver cómo nos va.

Es una región que nos interesa mucho, donde el elemento indígena está muchísimo más presente que en otros lugares del país, y no como un legado, sino como un elemento con el que se convive todo el tiempo. Eso nos parece muy rico. Cada vez que vamos a tocar a algún lugar, esperamos poder conocer músicos y poder traer algo de la música, para intentar entenderla también. Estamos emocionados por ir allá y esperamos que nos acompañen.

La banda ha lanzado hasta el momento dos discos: ‘La Manta’ y ‘Árbol de la Esperanza’, al que definen como árbol con raíces bien afianzadas para mantenerse fuerte en estos tiempos turbulentos que estamos viviendo.

La banda ha lanzado hasta el momento dos discos: ‘La Manta’ y ‘Árbol de la Esperanza’, al que definen como árbol con raíces bien afianzadas para mantenerse fuerte en estos tiempos turbulentos que estamos viviendo.

¿Consideras que su propuesta puede tener más éxito fuera que dentro de México?

Hemos hecho dos giras fuera del país: estuvimos en 2014 en Canadá, en el Festival Folk Music de Vancouver, y en el 2015 tuvimos una gira en Argentina. Fue bien recibido el trabajo en ambos escenarios, pero también creo que en México ha sido bien recibido, porque finalmente hay un elemento identitario que tiene esta música y que además puede conjugar a dos públicos distintos: los que están acostumbrados a oír música tradicional y los que nunca lo han hecho, pero sí han escuchado jazz y sí han escuchado rock. Entonces, pues sí, hemos tenido en realidad eco dentro y fuera del país. Lo que sí es cierto es que para el mercado en México todavía es complicado, todavía el mercado está muy acaparado por los monopolios de los medios, todavía llegar a ser masivo en algún sentido acá en México, siendo independiente y teniendo propuestas distintas de lo comercial, es difícil.

En su propuesta se percibe el arte, el amor a la música, el cariño, una intención de trascender más allá del éxito.

Hay muchísimas propuestas que van alrededor de esto en México, y en este sentido creo que el error de que no se escuchen tanto es un error de la industria, que no ha sabido aprovechar también todas las propuestas artísticas alrededor, no solo de la música, sino de otras artes que hay acá en México, y se sigue apostando por una venta fácil, por algo que se pueda digerir fácilmente, y botar igual de fácil, en vez de algo que lleve un poco más de trabajo.

Afortunadamente, también en este momento hay manera de distribuir la música y de hacerla llegar a públicos dentro y fuera del país de una manera más sencilla, en la que ya no dependemos de los grandes medios de comunicación.

Otra cosa es que afortunadamente uno encuentra espacio en los festivales que se organizan con recursos públicos, que se interesan también por las propuestas independiente. Eso hace posible que uno vaya a distintos puntos del país y que se pueda oír esta música. Esperamos que cada vez se usen más los recursos públicos de esta manera: para promocionar, para llevar estas propuestas, y que no se utilicen tanto para seguir consumiendo lo mismo de siempre.

Siendo como soy gran fan de Led Zeppelin, comprenderás que debo preguntarte: ¿cómo se dio el contacto con Robert Plant?

De manera sorpresiva. Plant ahora trae un proyecto llamado World Music, que tiene que ver con las músicas tradicionales de distintos lugares. A cada lugar donde va en sus giras busca un grupo local que pueda abrir sus conciertos. Entiendo que cuando vino a México pidió esa misma lista, y en ella venía incluido nuestro nombre y un video. Ignoro qué otros grupos estaban incluidos en la lista, e incluso quien nos incluyó a nosotros, pero un día nos llegó un correo de la oficina de Robert Plant diciendo que si queríamos abrir su concierto en México y ¡claro que aceptamos!

‘La Manta’ llega a Mérida para compartir su interesante propuesta musical.

‘La Manta’ llega a Mérida para compartir su interesante propuesta musical.

Su segundo disco, ‘Árbol de la Esperanza’, logra tocar nuestra sensibilidad, y tiene también pinceladas políticas.

El segundo disco nosotros también lo notamos mucho más maduro. Creemos que tiene un sonido similar al del primero, pero que también tiene sus diferencias. Asumimos también una posición más política en algunas cosas, aunque no sean tan claras, aunque no sea proselitista o, digamos, como panfletaria, pero sí tiene un discurso político que tiene que ver con la realidad que nos toca vivir en estos momentos. Es un disco en donde también hablamos de la esperanza, pero también del dolor, de la lucha social, etcétera. Creo que esto es importante: nunca estar alejado de lo que sucede y de lo que uno va viendo, conforme viaja por el país.

Creo que hay una referencia a un mandatario que no supo mencionar tres libros, jajajaja. Me pareció fabuloso, porque creo que también la música es diversión y siento que esas pinceladas de buen humor, con crítica incluida, son muy oportunas.

Como te decía, conocer el país hace que uno vaya viendo cómo vive la gente en cada lugar e involucrarse también desde donde uno puede, en este caso desde las artes y desde la identidad también.

Con ustedes veo similitudes con ‘Real de Catorce’, que realizaba giras a través de varias instituciones culturales; creo que también el trabajo de ustedes puede abarcar todo tipo de público por su propuesta fresca e innovadora.

Hemos tenido sorpresas justamente con el público porque, así como nos ha tocado hacer conciertos en escenarios grandes, como el de Plant en el auditorio, o cuando hicimos Cumbre Tajín una vez, donde uno está frente a miles de personas, también nos ha tocado tocar en pueblos pequeños en la sierra de Tongolica  o en el valle de Oaxaca, donde uno se encuentra con muy distintas circunstancias. Hemos sido talleristas en algunas comunidades de Veracruz; hemos tocado conciertos para público infantil, y también de pronto a los conciertos llega gente muy grande, con distintos contextos. Al principio buscábamos sectorizar nuestro público hasta que nos dimos cuenta de que no había manera, que era una propuesta diversa, y que también era para un público diverso.

¡Qué padre, porque eso también los nutre a ustedes como músicos y como personas!

Eso nos lleva también a poder hacer las cosas más libremente: nosotros proponemos y hay que llevarse esas sorpresas de quien escucha. Me parece que somos afortunados de poder llegar a públicos muy distintos. Al final, creo que esa es la principal apuesta de un proyecto artístico: que pueda abarcar muchos públicos, no todos, nunca puede llegar uno a todos, pero creo que mientras más diversos mejor, porque además así es el país, diverso.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>