Una Charla con Adriana Abdó

By on agosto 17, 2017

ADRIANA_01

Una Charla con Adriana Abdó

Adriana Abdó escribió ‘Apreciable señor Wittgenstein’, una novela que nos traslada al esplendor intelectual de principios del siglo XX a través de dos pensadores dotados de una insólita lucidez.

Un profesor hace un inesperado hallazgo al encontrar, entre los ejemplares de una librería, unas cartas que el poeta expresionista Georg Trakl le escribió al filósofo Ludwig Wittgenstein antes de quitarse la vida. Trakl, espíritu incomprendido y marcado por los horrores de la Gran Guerra, había sido tildado de demente y recluido en una institución psiquiátrica. Cuando un viejo amigo le hizo la promesa de un encuentro con Wittgenstein, el poeta recuperó la esperanza temporalmente y comenzó a recopilar por escrito todos los pensamientos que quería compartir con él. En sus cartas narra algunas experiencias personales pero, sobre todo, reflexiona sobre cuestiones universales como la ignorancia, el alma humana, la bondad, la perversión y la búsqueda de la perfección y la belleza.

Esta es la columna vertebral de esta maravillosa obra que a la autora le tomó ocho años de intenso trabajo. Gracias a la amabilidad de Editorial Planeta pudimos realizar esta entrevista vía telefónica con su autora, Adriana Abdó, quien compartió con nosotros detalles de esta emotiva joya literaria.

Este libro lo he disfrutado como no tienes idea. Es una joya este libro.

Te lo agradezco muchísimo.

Te lo agradezco yo a ti, porque ha sido un paliativo muy lindo para mí. ¿Cuál es el origen de este libro?

Fui una gran lectora y una gran admiradora, sigo siendo pero no como en aquella época, de Ludwig Wittgenstein. Me fascinaba. Leí su Tractatus Logico-Philosophicus, después seguí con los diarios, después seguí con todo lo que podía leer de él, luego me metí a ensayos sobre él. En uno de estos ensayos – para el cual no hay traducción en español, lo leí en francés y no recuerdo ahorita como se llama el autor – leí sobre Georg Trakl, que había sido uno de los beneficiarios cuando Wittgenstein donó parte de la fortuna que acababa de heredar, pues era el hombre más rico del Imperio Austro-Húngaro después de la familia del emperador y de sus allegados. De ahí empecé a investigarlo, a leer su poesía, y su poesía me robó el corazón y se me hizo el alma más grande. Ahí empezó todo: cuando empecé a leer a Trakl y se me ocurrió hacer una carta larga en primera persona para dar a conocer, según yo, al poeta en castellano, en lengua española, porque hay muy pocas traducciones y se conoce muy poco por aquí. A través de su poesía, y de lo que yo investigué de la época en la que él vivió, salió toda esta novela.

¿Cuántos idiomas hablas?

Español, francés e inglés, pero no hablo alemán.

ADRIANA_02

La vida de ambos personajes parece un guion de cine y lo que es el hilo conductor es lo que lo hace invaluable: la descripción que haces de Viena, los pasajes horribles de la guerra, pero sobre todo el factor humano, que fue el que me resultó arrebatador. ¿Qué tan complicado fue darle forma a toda esta información, a todo este trabajo para la conclusión de este libro?

Me costó mucho trabajo, casi ocho años. Viajé varias veces a Viena, Salzburgo, Venecia, pero ya después, cuando conocí a este autor y me propuse hacer la novela, pues viajé con otros ojos. Estuve ahí un buen rato y traté de vivir lo que vivía este hombre en Salzburgo y luego en Viena, etcétera. La poesía de Trakl son como instantáneas, son como fotografías, con él es más bien estar viendo fotografías. Quise hacer también fotografías de su historia de vida y traté, por medio del lenguaje, de hacer instantáneas de estas ciudades, de lo que vivió en la guerra, de Venecia, de Berlín – la casa donde vivía la hermana ya no existe, el edifico donde vivía Musi tampoco –. Traté de hacer las instantáneas por medio de estudiar cómo era la urbanización en esas ciudades antes de la Primera Guerra, y cómo me la imaginaba yo, por cuáles lugares caminaron. Fue un trabajo muy puntilloso porque quise ponerme en los zapatos del hombre que escribió la poesía de la que estaba yo hablando.

Me imagino que debió haber sido una experiencia muy fuerte y muy emotiva realizar toda esta labor…

Me sirvió mucho como ser humano, y me sirvió mucho como investigadora. Yo estaba convencida de que, si iba a publicar una novela, iba a tener que ser lo mejor que yo podía dar. Eso sí estaba yo totalmente convencida; si pensaba que no lo estaba logrando, pues no la hubiera yo publicado para nada.

Al principio de la novela mencionas un viaje que influyó en el origen de este proyecto. ¿Consideras que ese fue un suceso que estaba predestinado? Igual pudiste haber cruzado la calle, irte a otro lugar y no haber tenido esa conexión, ¿qué crees que pasó?

Considero que hay eventos en tu vida que tienes que pasar. Siempre lo he pensado y creo que esta coincidencia tenía que pasar. Lo gracioso es que, cuando termino el libro, termino la carta de Wittgenstein, que se supone que nunca la recibió, a la hora que termino la novela y le empiezo a poner la carnita y las especies para volverla lo que es ahora, se me ocurrió el personaje y se me ocurrió hacerlo al académico o la académica que puede ser hombre o mujer, y se me ocurrió hacer la coincidencia porque el libro daba para eso. Fue una coincidencia inventada al final, el destino la hizo al final del libro, o sea fue lo último que escribí. Aquella coincidencia de Cracovia de que se encuentra el baúl y que está el manuscrito y que se traduce, la coincidencia fue la coincidencia inventada al final, lo cual fue chistoso.

Analizando la historia de ambos personajes, son vidas apasionantes, marcadas con sucesos fuertes, personajes muy fuertes que quizá podrían pasar a través de la vida sin conocer sobre sus respectivas existencias. Me imagino tuvo también un peso muy fuerte al momento de empezar a trabajar en este proyecto.

Con este poeta tan sensible y que murió tan joven – tenía 27 años cuando se murió – te juro que fue una especie de amor incondicional. Cuando empecé a escribir la novela dije: “Tengo que hacerle un homenaje a este poeta, que en su forma de escribir y en su forma de hacer las cosas fue tan importante y sobre todo tan sensible. Además, es la historia del Imperio Austrohúngaro que termina, la historia que se estaba viviendo en la época que él vivió a su vida, cómo transcurre y cómo termina. Me interesó mucho también por eso.

ADRIANA_03

Me parece sorprendente cómo en historias que ocurrieron hace tantos años el poder de las letras, el poder de la escritura pueda trascender en el tiempo y causar un efecto como el que me causó la lectura de este libro, cómo la fuerza de estos dos personajes puede otorgarnos a nuevas generaciones tanto gozo y tanto impacto.

Otra vez, muchas gracias. Georg Trakl tenía eso muy presente en su poesía. Por ejemplo, para una de ellas la traducción podía ser: ‘Cómo explicarles a los que vienen detrás de nosotros, cómo explicarles la belleza, cómo explicarles que en todo existe la belleza, y cómo explicarle el mundo que estamos viviendo que va ser lo mismo, pero cómo explicarles con estos ojos que estamos nosotros ahora viendo, cómo explicarles a ellos que van a ver los mismo, en diferentes cosas.’ A él le gustaba muchísimo pensar en el futuro. Aunque era muy fatalista en muchas cosas, siempre encuentras en su poesía una palabra de esperanza al final o una palabra de aliento; con él mismo sí fue muy duro, pero en su poesía, que es lo que queda realmente del alma de una persona, lo que escribe o lo que crea, siempre hay una esperanza para después: habla de los nietos, habla de los hijos y habla de las futuras generaciones.

Por lo que describes, fue un hombre que, qué bárbaro, qué experiencias en tan corto período de vida. Tener esa sensibilidad que contagia y que impacta es algo realmente sorprendente. Eres una mujer dinámica en tu trabajo, has escrito tanto, obras de teatros, cuentos y demás, ¿qué efecto causó en ti este proyecto? ¿Qué enseñanzas te dejó?

Muchísima. Este proyecto, que comenzó por las ganas de hacer novela, que era algo que no había hecho y tenía ganas de hacer, tenía como fin que fuera por alguien que me apasionara. Entre lo que leía me encontré a este hombre y desde que vi su nombre me llamó la atención. El proyecto me hizo reflexionar muchísimo, aprendí cantidad de cosas, porque la lectura para la investigación fueron kilos y kilos de libros los que leí, y de investigación, por supuesto. Sobre todo, me dejó una marca de bondad y de esperanza, y de realidad que en el día de hoy es lo que más me impresiona, porque todo lo que él dijo en 1914, que la fue la última vez que escribió – en noviembre de 1914 se supone esta carta, pero en realidad fue dos semanas antes de su fallecimiento – fue que repartimos lo mismo los seres humanos, estamos viviendo lo mismo y él dice que los seres humanos están perdiendo el alma, que pronto van a nacer seres sin alma, y eso es lo que parece, porque ahora le gente se mata como si estuviera jugando un juego de televisión de estos XBOX, o no sé cómo se llamen ahora, y la gente cada vez pierde más el alma por el dinero, cosa que a él le parecía monstruoso, pues él veía lo terrible que podía ser si no se necesitaba y solamente se acumulaba. Fue un punto muy importante para mí para darme cuenta de lo que ya sabía, pero que no había puesto en palabras.

ADRIANA_04

Considero que este tipo de obras, precisamente debido al panorama tan oscuro que vivimos en prácticamente todo el mundo, la situación tan tensa y todo, son esos pequeños remansos de paz, de espiritualidad y de gozo que podemos permitirnos y que considero muy importante promover. Finalmente, la lectura es cultura, y la cultura nos vuelve más analíticos, más sensibles.

Más sensibles, aprendemos de los demás muchísimo. La gente que se dedica a escribir, o a hacer ensayos, o a ser comunicador como tú, enseña mucho de lo que es la persona, lo muestra al público y el público aprende lo que necesita aprender en ese momento, porque tenemos etapas de aprendizaje diferentes. Creo que es importantísimo, importantísimo, comunicar ese tipo de cosas.

Finalmente, Adriana, ¿en qué estás trabajando actualmente? ¿Qué libros vienen en el futuro? 

Tengo otro personaje histórico que ya estoy trabajando, estoy ya en las lecturas, pero me voy a tardar mucho tiempo porque es también investigación y leer muchísimo. El que ya estoy terminando es una novela actual de cinco personajes que viven en la ciudad de México y ven el cambio tan grande que ha habido del 2004 a ahorita, el cambio ha sido radical por el internet y por ahí va la novela que creo que tendré lista en unos meses más, y a ver si me la quieren publicar.

Te agradezco esta oportunidad de charlar tan amenamente y por hacerme tan feliz con tu libro, el cual creo será una materia obligada promocionarlo, recomendarlo, quizá prestarlo, para que más gente lo disfrute.

Muchísimas gracias, te agradezco mucho. Un abrazo y hasta luego.

 RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

 

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>