Destacada

Una banda mejicana vanguardista: ¡¡¡Los Xochimilcas!!!

By on julio 13, 2018

Xochimilcas_1

GRUPO DE CULTO ADELANTADO A SU TIEMPO (1950-1980) 

edgar rodríguez cimé

Yo los recuerdo en mi humilde casa de la Industrial con el disco Los Xochimilcas: Cumbias y Dengues.

En 1949, el grupo mejicano Hot Boys (Muchachos Calientes) es invitado a participar en las Fiestas Patrias de ese año pero, como vestían de traje de etiqueta, y no era adecuada para la ocasión, deciden modificar su nombre a Xochimilcas Boys (Jóvenes Xochimilcas) junto con su atuendo para estar acorde con el festejo. Debido al éxito obtenido, quedaron como Los Xochimilcas, banda mejicana vanguardista adelantada a su época.

Melómano irreverente y bailador ante todo, mi padre –Romeo Rodríguez Toledano, maestro platero de la colonia Industrial– me heredó una pequeña colección de discos de vinil de colección: Del rockabilly revolucionario de Jerry Lee Lewis a las excentricidades de este conjunto mejicano iconoclasta. Señoras y señores, con ustedes sus majestades nacionales: ¡¡¡Los Xochimilcas!!!

Inmersos en un racismo interno arrasador, con una imagen irreverentemente provocadora, se presentan vestidos entre indígenas y campesinos con aura de ga-gás (viejos chochos), sombrerotes mejicanísimos, estrambóticos, picardía cómica, burlescos, inclasificables; pero, sobre todo, excelentes músicos en sus instrumentos.

Francisco Martín Armenta, prodigioso trompetista; César Sosa, el “Patiño” (en verdad actuaba como tal, sin estar en un grupo de teatro), acordeón; Antonio Caudillo, batería; y el showman “Paco” Gómez García, alias el “Glostora” (antecedente del actual Gel para cabello), en el contrabajo, que con trabajo controlaba, y con su diversidad sexual a cuestas actuaba como primer performancero de la banda, al grado de bajar del escenario e ir a sentarse en las piernas de un sorprendido espectador, conformaban el conjunto más iconoclasta y divertido entre los años 50 y fines de los 70 del siglo Veinte.

Su parteaguas musical fue darle mayor presencia al acordeón (entonces, instrumento poco valorado en Méjico), destacando igualmente por el uso principal de la trompeta (Armenta). Su repertorio musical era inclasificable pues abarcaba dos líneas melódicas: la afrocaribeña –cómicas cumbias, merengues, danzones o cha cha chás– intercalada con la norteamericana –blues, swings, boogie-woogies y rocanroles, incluyendo el nuevo sonido de Los Beatles (Los Escarabajos), como en su versión mejicana de “Chilorius” (“She Loves You”: Ella te ama).

Adelantados a su época (hoy grupo “de culto”) estos impresionantes músicos, yo los compararía con La Trouppé. Dieron origen al futuro concepto de “Alternativo” de muchas bandas roqueras contemporáneas (¿verdad, Café Tacuba?) con sus indumentarias estrafalarias, sus fusiones de ritmos y sus performánsticas presentaciones que después mostrarían Sid Vicious (The Sex Pistols), Gorgoroth o la misma Björk.

Nomás para darse una leve idea de la propuesta irreverente de estos cuatro “pachecos”, basaron su look provocador en la detestada estética indígena y campesina para diseñar una imagen del mejicano pobre del siglo XX, dando como resultado una tropa de músicos-comediantes al estilo de los Hermanos Marx, pero de “maíz nacional”.

Los Xochimilcas: un grupo artístico vanguardista adelantado a su tiempo en la diversidad musical, social, sexual y cultural.

edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc”

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.