Un Amigo

By on mayo 3, 2018

AAA_1

XLI

UN AMIGO

Furtivamente se fueron

y no me dijeron: vamos.

Éramos amigos. ¡Éramos!

¡No sabré por qué lo hicieron!

En la taberna, los ebrios

me vieron como a un gusano;

mas un buen samaritano

levantóse en medio de ellos.

¿Quién eres? –turbado digo

apoyándome en sus manos

¡Qué importa! Somos hermanos,

Vámonos, vente conmigo.

Ya puede llegar la parca

cortando la flor del trigo,

ya puede ser corta o larga

la ruta que ha tiempo sigo.

Pues pongo a Dios por testigo

que tengo un amigo -¡Uno!-

el que al no verme ninguno

me dijo: ¡vente conmigo!

Alfredo Aguilar Alfaro

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>