Tu Recuerdo

By on septiembre 14, 2018

Germenes_1

XV

 

TU RECUERDO

SOBRE un lago entumecido,

congelado,

bajo un piélago de brumas,

cayó el dardo

de una estrella que se abría,

flor radiosa

de la bóveda sombría.

Primero una ola que rueda

resonante;

luego otras mil que se empujan

y se expanden

y rebullen… Parecía

que al destello

sideral, la linfa hervía.

Una voz, entre las voces

de las olas,

sonó con un dejo triste

de salmodia…

Era la queja sombría

de aquel lago,

era su alma que decía:

–Fuera bien que te olvidaras

de que existo;

amortajado de brumas,

peno y vivo…

Ya no cifran el anhelo

de mi vida

ni las estrellas del cielo.

Me hiciste soñar lozana

primavera;

me amaste, y flores bordaron

mis riberas…

Si con desamor me heriste

sin recelo, déjame olvidado y triste.

Cuando bajas reluciente

de las cumbres,

vas a besar otras linfas

más azules…

Pues con traiciones me hieres,

inconstante,

déjame… que no me quieres.

Si con tu solo recuerdo,

tenue lampo

de tu luz esplendorosa,

sufro tanto

que aún mi seno entumecido

se estremece,

déjame… ¡Quiero el olvido! –

***************************

Llevo el alma congelada,

triste, obscura;

abismada en sus tristezas,

sepultada entre sus brumas…

¡Yo no quiero

que exacerbe mis dolores

el fulgor de tus recuerdos!

José Inés Novelo

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.