Toda la Fruta

By on septiembre 21, 2017

CLT_1

XXVI

TODA LA FRUTA

Y YO te vi en la feria, yo te sentí en la feria,

danzando en mí como un endecasílabo,

y en la vasta escudilla del poema

y ante el espejo del escalofrío.

Y yo te vi en la feria

-fruta de Dios con carne de mujer,

ángel espiritual con alma de muñeca-

toda tú, todo yo, y toda eléctrica

en los ojos y en el estremecerse.

Eres toda la fruta y eres toda la feria

de las frutas danzando en el poema;

y todo el árbol eres en la línea

elemental de la conciencia.

Tibieza de la luz

diluida en tus piernas.

Y todo el efusivo quebrarse de la forma,

y hasta ahora en la madurez toda la esencia

emocionada de la melodía

frutal de tus caderas.

Cuando te vi en la feria te adelanté la mano,

y tu mano que en Shakespeare he admirado,

cogió todo el racimo de las uvas

dilapidando el cesto de las fresas

y apretando el color de las manzanas

con la amistad genuina de las peras.

Gusté en tu boca un jugo de guanábana

y yo te di en mi boca todo el oro

de las naranjas.

El rubí danzarino de la granada

goteó en tu belleza.

Y yo bebí, a lo último,

en el camino de tu cabellera,

la algazara triunfal de la feria.

Clemente López Trujillo

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>