Tiempos de Reconocimiento Cívico

By on mayo 31, 2018

Editorial

Editorial 22 2018_1

El viernes 1° de junio, fecha de una nueva aparición semanal de nuestro periódico en las redes mundiales de las comunicaciones inalámbricas, marca el inicio de cuatro semanas cruciales. Al culminar, el domingo 1° de julio, habrán de acudir millones de compatriotas a las casillas electorales ubicadas por todo el país a definir los perfiles de un nuevo régimen gubernamental compuesto por el titular, el Presidente de la República, así como los integrantes del Congreso de la Unión y el Senado de la República, que también habrán de surgir de esa decisión mayoritaria de los votantes en las casillas.

Nadie agradece las tareas previas para poder llegar a esos instantes y en los que se ha requerido de la colaboración de decenas de miles de mexicanos que han venido laborando en la depuración de padrones, actualización, búsqueda de posibles integrantes de casillas electorales, análisis de su viabilidad, capacitación, entrega de nombramientos, localización y verificación de espacios para casillas, traslado de materiales electorales. Además de lo anterior, elementos de uso electoral van al parejo como el entrenamiento de decenas miles de mexicanos en el manejo de documentación oficial, revisión y validez de credenciales para votar, verificación de los votos asignados por casilla, distritos y poblaciones.

Abiertas las casillas, propiciarán la recepción de votos, con el aval y la permanencia de miles de funcionarios, vigilando la correcta operación, contingencias, el cierre de casilla, el recuento de sufragios y la emisión de resultados a publicarse a las puertas de la casilla, así como hacer llegar el material documental oportunamente a las comisiones locales, donde se acumularán actas y contabilizarán los resultados en recuentos y revisiones ante representantes de los partidos contendientes y funcionarios distritales autorizados.

Y así como en Yucatán, en toda nuestra República.

En tanto no se considere y establezca un sistema de votación electrónico de resultados inmediatos, toda la documentación obtenida deberá estar a buen resguardo y bajo permanente vigilancia del Ejército Nacional, garante de la voluntad ya depositada en las urnas.

Como puede apreciarse, es un arduo proceso en el cual millones de mexicanos, verdaderos héroes ignorados, van participando o se incorporan recorriendo a pie, domicilio por domicilio, todo el país para dar razón y verificar datos de cada votante cuya voluntad se recogerá el día 1° de julio de este 2018.

Nuestro editorial de hoy es para enaltecer y dejar testimonio de gratitud a cada integrante de este ejército civil que, en forma metódica e invisible, no publicitaria, ha venido realizando una muy dura tarea de campo, necesaria, básica, para dar cuerpo, nombre, ubicación y derecho a cada elector que deberá elegir las autoridades que anhela.

Para todos estos servidores de la sociedad, así estuvieran laborando bajo contratos temporales, nuestra adhesión y respeto como recaudadores informativos de los derechos vigentes de quienes somos, como ellos, votantes que decidirán sobre el rumbo del país que anhelamos, hombres y mujeres con aptitud y capacidad probadas para llevar a cabo las tareas que se les asigne en el servicio público.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>