Suicidios, Tema Cotidiano

By on junio 15, 2017

Editorial

Editorial232017_1

Suicidios, Tema Cotidiano

En el santoral maya heredado de los ancestros, existe una diosa – IXTAB – cuya imagen es la de una mujer que pende de una cuerda sujeta al árbol sagrado, la ceiba.

Su misión es recibir y acompañar a los espíritus de guerreros caídos en batalla, o de personas que hayan ofrendado sus vidas en aras de condiciones de vida mejores en el entorno familiar o social, una vez agotadas sus fuerzas anímicas, impotentes ante el destino.

De ser así, esta admirable diosa maya, encargada de acompañar a las almas a los confines del descanso eterno, en un sitio privilegiado entre los dioses ancestrales donde descansarán eternamente de sus fatigas terrenales, ajenas a conflictos y confusión de sentimientos, ha de estar muy ocupada por estas fechas con las numerosas almas que llegan a su cuidado desde Yucatán.

Y es que los suicidios, por causas depresivas, amorosas, desajustes emocionales, relacionados con enfermedades terminales o de otra variada índole, van creciendo en número en tierras yucatecas, lo que demuestra que existen severas y angustiosas situaciones sociales que se encuentran en crisis en la entidad.

Personas de la tercera edad sin esperanzas, mujeres abusadas, obnubilación creada por alcoholismo y drogas, pobreza extrema y miseria, abandono, incompatibilidad de caracteres, son cotidianos motivos para escapar de la vida y asumir la decisión suprema del suicidio.

No se percibe interés a la vista por abordar el tema, por analizarlo o plantear medidas para reducir la pérdida de vidas. Las muertes por suicidio se aceptan como irremediables, muy a pesar de que tras cada suicidio hay una decisión de rechazo a la forma de ser y actuar de personas u organismos de la sociedad que aparentemente están muy lejos de sentir o vivir la frustración y penar de un potencial suicida.

Vivimos en los campos de concentración de una sociedad injusta, marcada por el signo económico, en la que las afecciones y dolencias de las grandes mayorías no son de la atención social y mucho menos de la oficial.

Debe reconocerse que la sociedad civil hace algunos esfuerzos a través de agrupaciones para brindar apoyo a personas de la tercera edad, niños con enfermedades degenerativas o terminales, sectores marginados, hombres y mujeres presas del alcoholismo, entre otros. Incluso hay tareas significativas en favor de la atención y protección animal, del medio ambiente, etc.

Todo ello es encomiable, mas no considera, trata, analiza ni adopta decisiones a los problemas de fondo, que pueden disminuir los índices negativos o superar las actuales formas de vida y convivencia.

Los valores vigentes de los antiguos yucatecos están ausentes en este siglo XXI.

En lo profundo de su mente y de su ser, los evasores de la vida acuden a Ixtab como solución extrema a sus conflictos, problemas y frustraciones.

En tanto se mantengan los contextos negativos de la sociedad actual, la válvula de escape del suicidio seguirá siendo referencia de la infelicidad imperante.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>