Solidaridad y Fe Renovada

By on diciembre 28, 2017

Editorial

Editorial502017_1

Foto: Luis Albornoz

Este año 2018, que está por hacer su aparición en la vida de la humanidad, llega a nosotros con vestuario muy formal. Su primer día, lunes, da inicio a una semana muy completa, saturada de buenos deseos, intenciones plenas de bienestar para todos los estimables lectores de este Diario del Sureste, que llega con su mensaje de cultura a todo el mundo por medio de las modernas redes de comunicación social.

Ese mundo complejo en el que convivimos continuará regido por el afán de prevalencia egoísta de unos países sobre otros, de clases económicas pisando la dignidad de los demás, de clases sociales viendo por encima del hombro a sus hermanos de historia, color, sueños, miseria, explotación, etc…

Será otro año, uno más en el devenir histórico, en el cual, cuando nos despertemos, los problemas acumulados continuarán esperando a nuestras puertas. No podemos evitarlo.

Unos a otros nos desearemos lo mejor, expresaremos parabienes, sinceramente declararemos nuestra voluntad sostenida de que a todos les vaya mejor, que el bienestar al que no han podido acceder en muchos años precedentes llegue, ahora sí, a su contexto familiar.

Los seres humanos somos así porque nuestra individualidad valida la honestidad que nos impregna.

Y eso es lo que verdaderamente importa. Que los deseos se mantengan limpios, honestos, despojados de malas intenciones o propósitos aviesos.

El mes de diciembre que ha concluido nos permitió revivir una faceta de la personalidad colectiva en la cual han renacido los valores de la solidaridad, la comprensión hacia los problemas de los humildes para hacer nuestros, así sea eventualmente, sus problemas, y sumar voluntades para que algunos grupos socialmente agobiados por la desatención oficial o la pobreza extrema supieran que en nuestros corazones está viva la flama de la solidaridad.

La sonrisa de un pequeñín, los ojos cansados pero iluminados de los ancianos, el respaldo a las buenas acciones que nos hacen sentirnos, temporalmente, parte de las soluciones, aunque no podamos resolver los problemas sociales, han venido a apuntalar nuestros espíritus, haciéndonos entender que no somos ajenos a los problemas de los demás y que sí podemos ser parte de una solución, así sea temporal.

Que este nuevo año nos dé fortaleza, renueve nuestros valores y nos permita continuar por el camino de un periodismo honesto y comprometido socialmente.

Así sea.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.