Señales para detectar el Síndrome de Asperger

By on junio 15, 2017

Señales para detectar el Síndrome de Asperger

El Síndrome de Asperger se caracteriza por la dificultad para interactuar socialmente, la obsesión y patrones raros en el habla, entre otros.

El Síndrome de Asperger se caracteriza por la dificultad para interactuar socialmente, la obsesión y patrones raros en el habla, entre otros.

El Síndrome de Asperger forma parte de los trastornos del neurodesarrollo, y se caracteriza por la dificultad para la interacción social, las obsesiones, los patrones del habla extraños, pocas expresiones faciales y otras peculiaridades.

El trastorno debe su nombre a Hans Asperger, un pediatra vienés que en 1944 describió por primera vez un conjunto de patrones de comportamiento presentes en algunos de sus pacientes, mayoritariamente de sexo masculino. Asperger observó que, si bien estos niños tenían una inteligencia y un desarrollo del lenguaje normales, presentaban serios problemas en las aptitudes sociales, no podían comunicarse bien con otras personas y tenían problemas de coordinación.

Actualmente los niños que presentan Asperger son considerados dentro del “espectro autista”.

Actualmente los niños que presentan Asperger son considerados dentro del “espectro autista”.

Hasta el año 2013, este síndrome solía considerarse una afección en sí misma, con su propio diagnóstico. A partir de ese momento, la guía que utilizan los médicos, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, comúnmente conocido como DSM-5, cambió la clasificación del Síndrome de Asperger. En la actualidad, a los niños que presentan señales del Síndrome de Asperger se les diagnostica autismo y se los considera como parte del “espectro autista”.

El “espectro autista” considera a una gran variedad de trastornos del desarrollo que pueden aparecer en diferentes combinaciones y con distintos niveles de gravedad.

El “espectro autista” considera a una gran variedad de trastornos del desarrollo que pueden aparecer en diferentes combinaciones y con distintos niveles de gravedad.

Si bien el Síndrome de Asperger ya no se considera un diagnóstico en sí mismo, muchos padres y personas de la comunidad médica continúan usando este término.

En artículos anteriores hemos hablado del autismo; sin embargo, el término “espectro autista” hace referencia a una amplia variedad de trastornos del desarrollo que pueden aparecer en diferentes combinaciones y con distintos niveles de gravedad.

Los niños con Asperger se consideran “autistas de alto funcionamiento”, ya que su grado de inteligencia es promedio o superior.

Los niños con Asperger se consideran “autistas de alto funcionamiento”, ya que su grado de inteligencia es promedio o superior.

La condición autista se presenta en diferentes formas: si bien dos niños con el mismo diagnóstico compartirán ciertos patrones de conducta, pueden tener una gran variedad de habilidades y aptitudes.

A los niños que presentan el  síndrome de Asperger se les clasifica como  “Autistas de alto funcionamiento” ya que suelen presentan un nivel de inteligencia promedio o superior. El Asperger se presenta más frecuentemente en varones  y la incidencia parece estar incrementándose, pero esto podría deberse a que ahora los casos más leves se detectan con mayor frecuencia.

La detección del Asperger suele ser tardía, ya que por lo general se detecta en niños entre los 5 y 9 años de edad.

La detección del Asperger suele ser tardía, ya que por lo general se detecta en niños entre los 5 y 9 años de edad.

Debido a que el síndrome de Asperger presenta una inteligencia media-alta, se suele detectar más tarde: a muchos niños se los diagnostica después de los 3 años, y la mayoría de ellos recibe el diagnóstico entre los 5 y los 9 años de edad.

Poseer un CI (cociente intelectual) alto no es garantía de una vida satisfactoria, ya que la inteligencia emocional y social es importante para conseguir el éxito personal, académico y profesional, y es fundamental para desarrollar capacidades como la empatía, el juicio social, el sentido común o la capacidad para negociar.

La condición autista suele relacionarse con un mal funcionamiento de varios circuitos cerebrales, sin embargo esto no es una causa tan específica.

La condición autista suele relacionarse con un mal funcionamiento de varios circuitos cerebrales; sin embargo, esto no es una causa tan específica.

No existe una causa específica de la condición autista. Sin embargo, se suele relacionar con la probable disfunción de varios circuitos cerebrales. Las zonas afectadas son la amígdala, los circuitos frontoestriados y temporales y el cerebelo, estructuras que están involucradas en el desarrollo de la relación social.

Otros factores que suelen asociarse con el síndrome podrían ser un mal funcionamiento del lóbulo frontal, que suele encargarse de las funciones como la intencionalidad, el propósito y la toma de decisiones complejas (por ejemplo, control de impulsos, inhibición de respuestas inadecuadas, etc.). Otras características asociadas con esta área son la rigidez en el comportamiento y pensamiento, así como ser repetitivo y perseverante.

Una disfunción del hemisferio cerebral derecho es otra de las posibles razones que provocan este síndrome.

Una disfunción del hemisferio cerebral derecho es otra de las posibles razones que provocan este síndrome.

Otra de las posibles explicaciones que se le da al síndrome es la disfunción del Hemisferio Derecho, que se relaciona con problemas en la vida social, como la interpretación de gestos y entonación en los mensajes, de ahí que se les dificulte la interpretación de sarcasmos y se vaya desarrollando una inmadurez social que provoca que niños o adolescentes con Asperger se relacionen mejor con los adultos que con sus pares, y tal vez los demás los consideren raros o excéntricos.

Las dificultades para la interacción social y las relaciones sociales limitadas son comportamientos que por lo general acompañan al Síndrome de Asperger.

Las dificultades para la interacción social y las relaciones sociales limitadas son comportamientos que por lo general acompañan al Síndrome de Asperger.

Comportamientos claves para detectar el Síndrome de Asperger:

  • No suelen mirar a los ojos al dirigirse a alguien
  • Falta de empatía, en ocasiones lo representan con conversaciones que casi siempre tratan sobre sí mismos en lugar de los demás
  • Falta de “sentido común”, que les ocasiona dificultad para entender el mundo que les rodea.
  • Dificultades para la interacción social y relaciones sociales limitadas
  • Pueden mostrar retraso motor y torpeza en sus movimientos
  • Lenguaje “cifrado”, “robótico” o repetitivo
  • En ocasiones parecen estar ausentes, absortos en sus pensamientos
  • Pueden reaccionar molestos ante determinados estímulos externos: ruidos, imágenes, luz, etc.
  • Intereses y actividades restringidas, rígidas, sistemáticas y repetitivas.
  • Suelen presentar obsesiones con temas complejos, como ciertos patrones visuales o musicales
  • Conductas excéntricas o poco habituales
  • Inventan palabras o expresiones idiosincrásicas.
El Síndrome de Asperger no tiene nada que ver con tipos de crianza, no representa falta de emociones ni mucho menos es un comportamiento grosero, es simplemente una condición.

El Síndrome de Asperger no tiene nada que ver con tipos de crianza, no representa falta de emociones ni mucho menos es un comportamiento grosero, es simplemente una condición.

Es importante aclarar que el síndrome de Asperger no se debe a carencias emocionales, ni es causado por el tipo de crianza de un niño, además de comprender que, a pesar de que algunos de los comportamientos de las personas con síndrome de Asperger pueden interpretarse como groseros, no son fruto de una mala educación, sino que son parte de la condición.

El síndrome de Asperger no desaparece, sino que sigue un curso continuo. Los síntomas pueden adaptarse con el transcurso del tiempo si se realiza una intervención adecuada y a temprana edad. Es importante recibir toda la información adecuada y un trabajo terapéutico familiar apoyándose en profesionales de la salud.

El Síndrome de Asperger no desaparece, pero los síntomas pueden adaptarse con una debida atención por parte de un profesional.

El Síndrome de Asperger no desaparece, pero los síntomas pueden adaptarse con una debida atención por parte de un profesional.

Yo quiero seguir siendo diferente y luchar contra aquellos que desean que seamos iguales.

Albert Espinosa.

Facebook: Psicóloga Jimena Báez

Psicología Clínica/Arteterapia

 

 

 

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>