Nadar contracorriente

By on abril 26, 2019

CONTRA_01

Oficialmente, solo he sido manager de una banda, aunque durante años apoyé a muchas agrupaciones y proyectos solistas de Yucatán, a unas a través de algún necesario consejo, a otras las ayudé a organizar tocadas, a unas más las traté casi al mismo nivel de ser manager sin ser realmente el poder detrás de las decisiones finales, sino más bien un aliado que les permitió acceder a otros niveles de audiencias.

El Colectivo Metalmorfosis nació oficialmente en 1994. Carlos Vivas Robertos, Hugo Peniche Rosas y este servidor fuimos los fundadores del proyecto de difusión del rock como fenómeno cultural de enorme impacto en casi todo el mundo. Estuvimos en la TV, en el Canal 13 de la ciudad de Mérida, organizamos muchos conciertos, eventos culturales alternativos, eventos a beneficio de diversas instituciones; organizamos nuestra entrega anual de juguetes, ropa y despensas a los chavitos de San Antonio Xluch (que se mantiene y este año llega a su año 25). En toda esa etapa, solo fui manager de los Diamantes Líquidos, banda tributo al heavy Metal de los 80 y los 70s. La base de la banda siempre fueron Rach Espinoza en guitarra, Jorge Pech Harris en bajo y el cantante Rafael Castillo (+), pero también participaron en diferentes etapas verdaderas figuras del rock meridano, Ricardo Rodríguez, Meño Narváez, Alex “Akira” Chale, “Kilí” Pérez, Roberto Andrade, fueron los más destacados.

Con los Diamantes Líquidos realizamos muchos eventos privados que siempre contaron con enorme respuesta. Eran fiestas donde hombres y mujeres convivíamos en excelente vibra, disfrutando de la música que tanto nos gustaba. Sumado a estas tocadas, estaban las diversas reuniones en las que celebrábamos los cumpleaños de los integrantes, logrando tal nivel de calidad que encabezamos el Primer Encuentro de Cultura Alternativa, celebrado en el local del sindicato de burócratas, tocada donde también participaron In Vitro Music Lab y Rottor.

Estábamos en el mejor momento, incluso vimos nacer a Versus (hoy Atversus), el proyecto donde Rach participaba, invitándolos a alternar con nosotros en varias tocadas. Eran unos chamacos.

Un sábado de 2003, mientras estaba con ellos en casa de Jorge Pech, lugar donde ensayaba el grupo, recibí una llamada de mi hermana informándome que mi madre había fallecido. Poco después, me separé del proyecto, llevándome muchas enseñanzas que me sirvieron para estar en un mejor nivel para trabajar con Hugo Peniche y Carlos Vivas.

Tras tantas experiencias vividas con Hugo, fue difícil despedirnos de él cuando decidió embarcarse a otras aguas igualmente meritorias de su trabajo como periodista y profesor. Así que nos quedamos Vivas y yo encabezando el proyecto, con aliados generosos como Rubén González, Jorge Cervera, Julio Cauich, Paola Carlos, Miriam Pacheco, entre otros que en diferentes etapas participaron con nosotros.

Nadie dijo que promover cultura fuera fácil; tampoco lo es organizar eventos de verdadera calidad.

Nadie dijo que promover cultura fuera fácil; tampoco lo es organizar eventos de verdadera calidad.

Tras la experiencia adquirida desde el 2008 con los Encuentros de Cultura Alternativa (realizados en diversos foros), los Tianguis de Rock alternativos (en la Casa de la Cultura del Mayab) y diversos eventos especiales, mi compadre Carlos y su servidor descubrimos que en el área de gestión cultural se requiere una voluntad férrea: no para realizar la labor de planeación, gestión y operación, sino para hacer a un lado las enormes cantidades de basura que encuentras en el camino. Me refiero específicamente a todo aquello que es indebido y, sin embargo, se continúa practicando hasta nuestros días. Van algunos ejemplos: funcionarios corruptos que siempre tratan de sacar beneficios adicionales so pena de cortarte programas autorizados, artistas tóxicos que incumplen a última hora, afectando el desarrollo de todo un trabajo de semanas y a veces meses de preparación; gente negativa que, pese a recibir trato digno, paga puntual, promoción y desarrollo artístico lanzan serpientes por la boca a nuestras espaldas (WTF? nos hemos preguntado la mayoría de las veces); personas que mienten cuando se plantean negocios serios, ocultan sus adicciones o no saben controlarlas; personas machistas y misóginas; envidiosas que sonríen, pero llevan dagas en la mano tras su espaldas, listas para acertarnos en el corazón.

“Mucha mierda en su camino encontrarán, pero recorrerlo deberán para a su meta llegar”, nos diría Yoda y tendría razón: si en verdad se tiene la convicción de causar un efecto en la audiencia, de tocar la sensibilidad de las personas a través del arte, de apoyar tanto talento bullente en Yucatán, pues uno se pone su armadura, toma su espada y escudo, trepa a su caballo y se dirige de frente a la batalla para tratar de marcar una diferencia, aunque para ello deba atravesar a un dragón formado de excrementos.

Nadie dijo que promover cultura fuera fácil; es complicado, pero solo los cobardes se apartan.

Así que nos vemos este domingo 28 en el Centro Cultural Dante para a pasar un momento muy especial que revitalizará mi vida a través de las risas, del buen humor, del afecto, de la amistad.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste