Mística en Filigrana

By on septiembre 21, 2017

LOM_1

XVI

De su libro

 33 ESCALONES AL SER

Autoría del poeta y escritor Luis Ortiz Martínez, es una muestra más de la fina, clara y honda sensibilidad e inspiración que sumó el precitado autor.

 

PRÓLOGO

Mística en Filigrana

La poesía mística siempre ha sido, en los signos de los tiempos, expresión del hambre y sed del hombre por Dios. Así, en las diferentes épocas de la historia humana, de ayer a hoy, sin que nadie pueda impedirlo, ahogarlo, sojuzgarlo, el sentimiento de lo noble y lo sublime, la inspiración que mana de la fe, la esperanza y el amor, el diálogo con Dios, al fondo del que cree, surgen espontáneos, definidos, auténticos, conscientes de ese valor divino de lo humano que sabe buscar a Dios en todas las cosas, y todas las cosas en Dios.

Desde los mismos orígenes del Cristianismo, la poesía mística se deja oír en la oración escondida, en las catacumbas de Roma, en el canto de los mártires cristianos al enfrentarse en el Circo a las fieras, o al consumirse como antorchas vivientes en los jardines de los Césares. Más tarde, con la paz Constantiniana, la poesía mística adquiere más fuerza, categoría, calidad y prestigio, y asoma en los libros litúrgicos: los versos escritos y en prosa de quienes en la meditación y en la contemplación de las cosas de Dios supieron expresarlo con el lenguaje humano. Después, la poesía mística se fortalece y enriquece en todo el derrotero de la Edad Media, donde no podía faltar, como matiz propio y característico de la época feudal, lo que alabara o glorificara a Dios en lo religioso, lo festivo, lo político y lo social.

Con el Renacimiento, la poesía mística sube a la cumbre de lo excelso, lo perfecto, lo increíble, lo máximo, porque refleja la santidad de vida a la que puede aspirar el hombre cuando se decide y quiere; el ejercicio de las virtudes cristianas dentro del molde y el barro humanos; el valor y el heroísmo de quienes son capaces de dejar todo lo que tienen, negarse a sí mismos y tomar su cruz.

Los grandes conflictos mundiales se suceden posteriormente, las ideologías y corrientes materialistas, y otras que surgen en el mundo que se agita y se violenta, los criterios mordaces, irónicos, contradictorios a lo místico y divino, no logran derrotarla o quitarle fuerza, perdura a pesar de todo y, por encima de todo, continúa hacia adelante, como torrente impetuoso de caudaloso río.

Así llegamos a la época actual, esta década de 1980, con su técnica vertiginosa y avanzada, con su cultura en carrera acelerada hacia el progreso, con sus prodigios de ciencia y electrónica, con su vorágine de inflación y crisis, de tensiones y angustias, de dinamismo desbocado.

Sin embargo, la poesía mística sigue presente, como bandera izada a toda asta y agitada por el viento, y es precisamente un amigo de terruño y credo, LUIS ORTIZ MARTINEZ, quien inspirado en su fe y en su amor a Dios, levanta muy en alto esa bandera al ofrecernos poesía mística en filigrana de oro literaria, presentada en “33 Escalones al Ser”, que van de lo humano a lo divino, por la pauta de la vida espiritual en sus diferentes gamas o etapas.

De acendrada convicción en su pensamiento y palabra, LUIS ORTIZ MARTINEZ nos introduce a una nueva faceta de la poesía mística: la vida humana al trasluz del cristal del amor a Dios. En cada Soneto uno descubre su realidad humana, bajo la mirada de Quien conoce, ama, comprende y espera con los brazos abiertos; en cada verso se experimenta la relación de Dios con el hombre, el hombre con Dios.

Como hermano de la identidad de un corazón de carne, que se lleva bajo la sotana de sacerdote, es un honor, inmerecido, al calor del afecto, la estima, el aprecio y la amistad, presentar a la consideración de quienes tengan a bien leer esta obra, los “33 Escalones al Ser” de este insigne poeta yucateco, que sin duda llegarán a lo más hondo del corazón de sus lectores para dejar en ellos un remanso de paz y de confianza.

Con mis mejores deseos por el rotundo éxito de estos treinta y tres sonetos, me es grato abrirles brecha con esta introducción a la que me ha parecido adecuado y correcto titular “Mística en Filigrana”.

Pbro. Jenaro Cervera Ceballos

Mérida, Yucatán, México

Julio 8 de 1983

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>