Microficción (XXVI)

By on septiembre 14, 2018

VozdeTinta_1

MicroficcionXXVI_1

XXVI

LA SOMBRA SIN VIDA

Había en aquel hombre una sombra permanente que lo seguía por todos lados.

Si él subía, la sombra subía; si él bailaba, la sombra bailaba; si él caminaba de prisa, la sombra caminaba de prisa.

Un día, mientras el hombre aquel trataba de vestirse sin éxito alguno, le sorprendió un ataque fulminante al corazón.

Asustada por el suceso, la sombra se descubrió desnuda.

Desde entonces, por causa de la confusión, permanece sin salir a la calle.

JORGE PACHECO ZAVALA

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.