Los Mayas Eternos

By on febrero 8, 2018

Editorial

Editorial62018_1

Con una diferencia de pocas semanas, han circulado dos noticias de gran trascendencia sobre la presencia, en el área peninsular yucateca, de la cultura maya, asentada en la región desde hace miles de años a lo largo de los cuales ha permanecido en el mismo espacio, si bien acomodándose a las condiciones de una “conquista” pregonada, mas no real ni espiritual, en el contexto regional.

El descubrimiento de una extensa corriente de agua a lo largo de más de trescientos kilómetros del subsuelo peninsular en la zona de Quintana Roo fue una primera noticia. Se sabía de la importancia del agua para los mayas, su veneración a los dioses y de las ofrendas en cenotes y cavernas que consideraban vinculadas al inframundo, no así la existencia de una vía costera de agua de tal extensión –casi 300 kilómetros– en una región de gran presencia maya, según construcciones monumentales que así lo señalan. Los especialistas han iniciado ya el análisis y enfatizan la relevancia de este descubrimiento en cuanto a su vinculación con la evolución de una cultura trascendente como la maya.

Editorial62018_portada

A inicios de este mes de febrero, una nueva investigación, en la que se utilizaron equipos de alta tecnología, ha probado la presencia continua de los mayas en una amplia zona del norte de Guatemala, en donde los equipos localizaron, documentaron y registraron nueve sitios arqueológicos ocultos por la selva, detectando decenas de miles de edificaciones, algunas monumentales, que prueban la estancia durante un largo período de varias centurias en tal sitio de los mayas en la amplia zona observada de 2,150 km2. Con los nuevos datos, se reafirma la permanencia de esta cultura por miles de años en esta región que abarca en la actualidad cinco países: México, Belice, Honduras, El Salvador y Guatemala (antiguo Petén Itzá, desmembrado políticamente de la zona peninsular, pero que ha sido región eje de grandes asentamientos mayas por larguísimos períodos).

La tecnología moderna nos abre las puertas a un conocimiento más documentado y probado de los orígenes y evolución de una cultura madre, tan fuerte y arraigada que prevalece gracias a sus firmes raíces en este siglo, a más de veinte anteriores de la nueva era cristiana.

Conocer más de nuestras raíces, admirar la fortaleza que han mantenido la lengua, las costumbres, la forma de pensar, las creencias y conocimientos de los antepasados, convierte a los yucatecos, mayas de estos tiempos presentes, en seres privilegiados, de excepción.

Los yucatecos somos herederos de una gran cultura que ha sobrevivido a las calamidades, esclavitud, explotación inmisericorde, y abuso continuo. La vida moderna ha ido contaminando y destruyendo el hábitat.

No obstante, los mayas continúan entre nosotros.

No han podido destruir la cultura, ni el mestizaje, ni las agresiones crecientes al medio ambiente. Las fuertes raíces originarias aún dan soporte a nuestra vida comunitaria.

Con tecnología moderna y nuevas investigaciones, los mayas eternos continúan aportando pruebas de la grandeza de su cultura.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>