Los Grandes Hombres

By on marzo 29, 2018

Liradelaniñez_1

XVII

Guarda, niño, en tu memoria

un perdurable recuerdo

y en tu corazón conserva

gratísimo, puro afecto

a los hombres inmortales

por sus ideas o hechos,

por sus grandiosos trabajos

o sus nobles sufrimientos;

a los cuales hoy la Historia,

en su tribunal severo,

ha coronado de rosas,

les ha dedicado un templo.

De tus nombres venerados

en el catálogo bello

no te olvides de los sabios,

no te olvides de los buenos;

de aquellos que consagraron,

con invencible denuedo,

la vida al culto precioso,

de la ciencia y el progreso.

Los que, adalides valientes,

los que incansables obreros,

mueren mártires y apóstoles

de la luz y del derecho;

las grandes inteligencias,

los peregrinos ingenios,

que la verdad enseñaron

y la razón a los pueblos;

los que los yugos quebraron

graníteos del pensamiento

y las cadenas odiosas

del despotismo rompieron…

De la admiración el culto

hallen todos en tu pecho:

guárdales en tu memoria

un perdurable recuerdo.

Y en tu corazón encuentren

gratísimo, puro afecto…

¡son bienhechores del mundo!

¡son enviados del cielo!

Rodolfo Menéndez

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>