Los Cuatro Fantásticos

By on junio 11, 2017

Cine

4fantasticos-foto1

Los Cuatro Fantásticos

La última reinvención de esta saga de Marvel es buena, pero poco pretenciosa y poco emocionante, con actuaciones francamente malas, y desperdicia a un villano que tiene todo el potencial para ser uno de los peores (¿mejores?) en el universo Marvel, dados sus poderes, pero que no logra infundir el temor del Dr. Doom de la serie de caricaturas con la cual conocí a los 4 Fantásticos.

Esto es desconcertante, considerando que Marvel siempre nos ha sorprendido con las historias que nos ha estado contando desde hace un buen rato – aunque también es importante mencionar que Los Avengers 2 tal vez pecó de exceso, como reseñamos anteriormente –, pero el caso es que la nueva versión del director Josh Trank no alcanza a generar el mismo grado de interés que las anteriores películas de Marvel, y la Twentieth Century Fox no está recibiendo los ingresos que esperaba. Josh Trank también escribió el guión de la película, y francamente nos hace preguntarnos si no debió habérselo encargado a alguien más. Digo, algo deben haber visto los productores del filme como para haberle entregado el proyecto de esta historia que nos cuenta los orígenes de los super héroes de antaño, ¿no?

4fantasticos-foto2

La película nos presenta a un muy joven Reed Richards, inventando un transportador de materia a la tierna edad de 13 años, siendo adoptado por Ben Grimm. Ya desde aquí es insuficiente lo que nos cuenta el director: nadie nos dice de dónde salieron las cicatrices en el rostro de Richards, ni cómo es que se vuelven mejores amigos Reed y Ben – uno es un genio y el otro apenas sobrevive como empleado en el deshuesadero de la familia, y algo deben tener en común, pero ese algo nunca lo sabemos –, y tampoco se logra entender cómo es que Ben ayuda a Reed en el desarrollo de su vida, como para que éste se sienta tan en deuda con aquél.

De ahí saltamos a ambos personajes a los 18 años (puesto que ambos están saliendo de High School, es de entenderse que esa es su edad) y, a pesar de ser un proyecto de ambos en la Feria de Ciencias de su escuela, le ofrecen una beca únicamente a Reed (¡¡!!). Durante la prueba, Reed conoce a quien supuestamente se convertirá en su esposa más adelante: a Sue Storm, nacida en Kozovo e hija adoptiva – la favorita, a juzgar por la cercanía a su padre – del Dr. Storm. Momentos adelante conoceremos a Johnny Storm, el hijo afroamericano rebelde del Dr. Storm, y a Víctor Von Doom, un genio arrogante que había trabajado antes en desarrollar un transportador de materia, sin lograrlo, y que con sus conocimientos agrega lo que hace falta al grupo.

4fantasticos-foto3

Todos entonces trabajan en desarrollar la máquina porque, en realidad, los muchachos están abriendo un portal a otra dimensión, una de la que pueden explotarse recursos que son necesarios en la Tierra. La máquina se construye, los experimentos son exitosos y, cuando se habla de la delegación del equipo a la NASA, los imberbes jovenzuelos se avientan la puntada de ser los primeros en pisar ese lugar y plantar su bandera. Consecuencia de esa aventura, Víctor se queda atrapado en esa dimensión, y todos ellos resultan afectados con lo que conocemos como sus poderes: elasticidad, fuego, campos de energía e invisibilidad, y “La Mole.”

Como seguidor de la serie animada de hace muchos ayeres, me causó muchos problemas aceptar la excesiva juventud de los protagonistas y sus características personales, tan diferentes a lo que yo viví a través de mi televisor. Y al que definitivamente no tragué fue al Dr. Doom: el personaje de la serie animada era mucho más amenazador que el que vemos en este filme.

Las actuaciones son mediocres, la verdad. Si bien Miles Teller (que interpreta a Reed Richards, supuestamente el científico más maduro y con mejor cabeza de los cuatro) estuvo nominado para el Oscar por “Whiplash”, en esta película simplemente no se le ve creíble en nada de lo que hace, como que le costó mucho trabajo trabajar con la infinidad de pantallas verdes que fueron requeridas; Kate Mara (Sue Storm) lo hace mejor, pero no mucho más; Michael B. Jordan (Johnny Storm) nos vende a la antorcha humana como lo recordamos: irreflexivo, impetuoso, él es el único de ellos que está feliz con lo que obtuvo después de su mala experiencia en esa dimensión; Jamie Bell (Ben Grimm) es el único que en verdad nos hace sentir algo de empatía, pero trasladar sus emociones a “La Mole” hacen que se pierda mucho de lo que logramos ver en su faceta humana; Toby Kebbell (Dr. Doom), como hemos mencionado antes, no alcanza a ser el amenazador villano que se espera sea: hace ver demasiado fácil todo lo que puede destruir, pero el vestuario y maquillaje utilizado en su personaje se aleja por mucho del original.

Los Cuatro Fantásticos es una película palomera que posiblemente satisfaga a los fans más jóvenes, pero que va dejando muy molestos a aquellos que han seguido los cómics y a aquellos que vieron la película de 2007 – protagonizada por Jessica Alba y Chris Evans (El Capitán América), entre otros – que esperaban una mejor versión.

Al salir del cine, me quedaron dos preguntas cuya respuesta tal vez diga mucho sobre este filme: ¿por qué no apareció Stan Lee cuando es costumbre que salga en un cameo? ¿Será que no quiso ser asociado con la película al ver lo que se estaba haciendo, acaso como protesta?

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>