Los Antiguos Casamientos y los Actuales

By on noviembre 17, 2017

Too_1

XLIV

Los casamientos en aquella época también se ajustaban sobre los Reglamentos del Código y Oficiales del Registro Civil. Cuando se manifiesta un casamiento, o cuando suele haber un joven y una señorita y comienzan sus relaciones de noviazgo, los padres del primero tenían que ir a manifestarlo y ponerlo en conocimiento de los amos y dueños de la hacienda. Estos matrimonios eran muy contados, debido a que se encontrada reducido el número de habitantes que vivían en esta hacienda. Según contaban nuestros abuelos, en años anteriores en 1889, 1895, en nuestra Península yucateca, sus pobladores sufrieron fuertes epidemias, como la Santa Cólera, el Yuum Kaak, Viruela Negra y otras enfermedades que diezmaron y debilitaron a mucha gente; se cree que provinieron por la erosión de los suelos o la contaminación de las aguas por las pasadas guerras.

Ahora bien, en referencia sobre los casamientos, era indispensable poner en conocimiento de los amos quiénes eran los que se encargaban de ir en compañía de los padres del novio a pedir la mano de la novia, respetando la tradicional costumbre de cumplir las tres visitas, siendo la última en que se fijará la fecha para que los padres de la muchacha inviten a todos los familiares en la casa, cuando es la fecha del Kuuh, (la entrega de unos regalos) a los consuegros. El Kuuh consistía: Primero en 3 libras de cacao, este servirá para que la novia se ocupe a tostar y luego con un instrumento de piedra, el Kaah, o sea una piedra de moler y se disponía a moler el cacao tostado, y a entablillar el chocolate para tomar el día del casorio; Segundo: Pan y azúcar para ser distribuido entre los familiares de la novia; Tercero: Una o dos garrafitas de anís dulce, para convidar a los abuelos y a las ‘Chichíes’ y tatarabuelas a quienes les encantaba mucho el Pixoy. Los abuelos de la muchacha decían la última palabra; y así mismo fijan la fecha del asiento, así como también son los que se ocupan de buscar dos testigos a la novia; el abuelo del novio también buscará dos testigos más. Después del asiento, durante los 18 días, la novia permanecerá como asalariada en la casa de los amos. Hasta el día de la boda se le entrega al papá, para que éste le lleve a la iglesia y en la Misa, el Santo Cura, los casará; ya casaditos, la entregan al esposo.

Venancio Narváez Ek

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>