Les Luthiers, adelante pese a todo

By on octubre 19, 2017

LUTIERS_01

Les Luthiers, adelante pese a todo

¿La salida de Carlos Núñez Cortés señala la llegada de ocaso de este genial conjunto de instrumentos informales?

Escuché por primera vez a esta maravillosa banda argentina a inicios de la década de los ochentas. Fue en la Casa de la Cultura del Mayab, cuando Huacho Cortés (+) nos compartió a Ricardo Yañez, Mario Helguera y Renán Guillermo tres piezas del álbum ‘Les Luthiers Vol. 3’, editado en 1973: ‘Voglio entrare per la finestra’, la suite llamada ‘Los noticieros cinematográficos’ y ‘La Bossa Nostra’, siendo esta última la que nos arrancó las carcajadas.

Quedé prendado y comencé una extensa cacería de su material, cosa nada sencilla en aquellos años sin internet. Mi estimado amigo Rubén González, baterista de los Green grocers me obsequió un cassette del primer álbum lanzado por el grupo en 1971, el destornillante ‘Sonamos Pese A Todo’, donde conocí la historia de Johann Sebastian Mastropiero y de los instrumentos informales de los cuales ellos fueron creadores y constructores. Para entonces ya era un adicto a ellos, lo que se notaba en mi ansiedad por adquirir más discos. No quiero aburrirlos con detalles extras, pero fue muy complicado conseguir los discos ‘Mastropiero que Nunca’ (1979), ‘Cantata Laxatón’ (1972), ‘Muchas Gracias de Nada’ (1980), ‘Cardozo en Gulevandia’ (1991) y ‘Volumen VII’ (1983).

Tiempo después, otro gran hermano, el licenciado Jorge Méndez Arceo, una de las personas más talentosas y honestas que conozco, me regaló el último disco que se me resistía, el anhelado ‘Volumen 4’. No miento al decir que sus temas me alegraron la vida en el pasado, en mi presente y me alegrarán en el futuro. Es más: cuando muera, quiero que en mi velorio se escuche a Les Luthiers, porque solo con risas se superan los dolores del corazón y el alma.

Formado por el músico, compositor y laudero Gerardo Masana en la ciudad de Buenos Aires en 1967, con Carlos López Puccio, Carlos Núñez Cortés, Jorge Maronna, Daniel Ravinovich y Marcos Mundstock, como miembros fundadores, Les Luthiers recorrieron una exitosa trayectoria de casi 50 años (los cumplieron en septiembre de este año) recorriendo el planeta, compartiendo alegría con su genial fusión de música y humor, pero humor fino, inteligente, parodiando con maestría música de muchos países para crear canciones hilarantes que además nos asombran por su calidad.

En alguna ocasión Marcos aseguró que en realidad ellos no eran un proyecto para grabar discos, sino de espectáculos, y mucha de su obra la pudimos conocer con la llegada de los primeros videos (en formato VHS), y posteriormente en DVD. Si en audio son fabulosos, en escena son extraordinarios, contagiando a las audiencias, que se carcajean a todo volumen. El efecto que causan en públicos de todas partes me recuerda lo que hacían Los Beatles en su etapa de mayor gloria: verlos en escena garantiza carcajadas.

LUTIERS_02

Disfruté de cada etapa: la original con Masana, la segunda con Ernesto Acher que ingresó en 1971 y permaneció hasta 1986, y la tercera, que fue la más extensa, con el quinteto formado con Marcos, Daniel, Carlos, Jorge y Lopez Puccio. Por todo lo anterior, la muerte de Daniel Ravinovich fue muy dolorosa para millones de personas en el mundo. Sentí como si hubiera fallecido un tío amado. Fue una noticia muy triste, y lo sigue siendo…

Los artistas decidieron continuar reclutando a dos nuevos elementos: el tenor Martín O´Connor y el pianista, saxofonista y cantante Horacio ‘Tato’ Turano. Pero ahora, tras el anuncio de que Carlos Núñez Cortés se retira, la verdad es que es demasiado para el corazón de un fan.

Ya dije que la muerte de Daniel fue devastadora, ya que es irremplazable el corazón de Les Luthiers, pero es necesario recalcar que quien ha sido su alma innovadora es Carlitos ya que, además de componer los grandes clásicos del grupo, también convenció a sus compañeros de grabar y filmar los espectáculos como estrategia de negocios. Gracias a su visión, gente como yo pudo disfrutar de su obra.

Núñez Cortés tomó esta decisión tras comenzar a padecer dolor en sus dedos meñiques que lo obligará a someterse a una intervención quirúrgica. Además, a su consideración, desde la muerte de Daniel Rabinovich ya nada fue igual. Su última función con el grupo se registró en el teatro romano de Mérida, España, el 29 de septiembre, hasta donde llegaron esos fanáticos de varios lugares del mundo.

Los tres miembros originales que permanecen, Marcos Mundstock, Carlos López Puccio y Jorge Maronna, han incorporado a Tomás Mayer Wolf, quien es pianista, compositor y arreglista, quien se une así a Martín O´Connor y Horacio ‘Tato’ Turano para continuar con la labor de prodigar felicidad a través de la música y el buen humor.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

 

http://bit.ly/2ijMDxx

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>