Leatherface: La Máscara del Terror, de Julien Maury y Alexandre Bustillo

By on diciembre 21, 2017

Cine

Leatherface_1

Fue en el año 1974 cuando, con el estreno de La Masacre de Texas, cinta que ha ganado un estatus de culto y es ampliamente considerada como una de las mejores cintas de horror de todos los tiempos, el director Tobe Hooper inauguró el subgénero slasher, que sigue la fórmula de “jóvenes que se aventuran en donde no deben y son asesinados”. Junto con este subgénero, y como parte de esta cinta, fue que surgió Leatherface, uno de los personajes más emblemáticos del cine de horror: un asesino en serie caracterizado por usar los rostros de sus víctimas como máscaras.

Han sido ya varias –siete, para ser exactos– las cintas que se centran en este villano, cada una teniendo grados variables de violencia, brindando distintos enfoques al personaje, dejando encargada la octava entrega, que a su vez es la segunda precuela de la saga, a los directores franceses Julien Maury y Alexandre Bustillo, quienes previamente recibieron elogios de la crítica gracias a su extrema cinta Instinto Siniestro, lo cual generó altas expectativas a los fanáticos de la saga. Tristemente, Leatherface: La máscara del terror brinda un resultado dispar, aunque bien intencionado, a partir del cual se puede concluir que se trata de una saga que se ha estirado demasiado.

Leatherface_2

La historia en esta ocasión gira en torno a Hal Hartman (Stephen Dorff), cuya hija de 16 años ha sido cruelmente asesinada por la trastornada familia Sawyer, por lo cual, en su búsqueda de venganza, decide internar en un psiquiátrico a los miembros más pequeños de esa familia. Pasan 10 años, y se registra que uno de los hijos de Verna Sawyer (Lili Taylor) ha escapado del hospital psiquiátrico, junto con otros tres enfermos y una enfermera quien fue tomada como rehén. Mientras dejan numerosos cadáveres a su paso, Hartman los busca desesperadamente. Pero ¿quién de estos individuos que escaparon se convertirá en Leatherface?

Aunque su trama presenta cierto potencial, idea que parece reforzarse en parte gracias a una muy bien desarrollada escena inicial, la película de Maury y Bustillo se queda muy pronto sin combustible como consecuencia del débil libreto de Seth M. Sherwood –cuya trayectoria se reduce a cortometrajes principalmente–, en el cual aparecen un sinfín de clichés ya demasiado desgastados por el género, y a la vez incluye situaciones que se sienten fuera de contexto, recibiendo mención especial una secuencia terriblemente editada y completamente innecesaria en una cafetería, junto con un par de momentos que se notan añadidos únicamente con la intención de impactar a las audiencias, sin presentar peso alguno para la trama.

Leatherface_3

Quizá ese sea uno de los muy pocos elementos rescatables de la cinta: que sus efectos y su maquillaje son bastante buenos, notándose de alta manufactura. Por lo general, la cinta está bien filmada, siendo notable que el dúo de directores sabe en dónde colocar su cámara. Al sumar las interpretaciones bien logradas de Lili Taylor y Stephen Dorff, hemos concluido con los elementos rescatables de la película porque, duele mucho decirlo, Leatherface: La Máscara del Terror es un completo desastre.

Es un completo desastre por su alto grado de violencia –hay muchas escenas sumamente gráficas que no son aptas para sensibles y que hacen que la película lleve bien puesta su clasificación C, es decir, exclusivamente para mayores de 18 años–, el cual no es suficiente para compensar sus numerosas deficiencias argumentales, que se ven acentuadas por actuaciones paupérrimas y una ruidosa, y en ocasiones sumamente inadecuada, musicalización que hace que nos distraigamos de la acción central.

Si bien el ritmo de la cinta es un tanto ágil y no decepcionará a quien busque ir a ver escenas con alto contenido violento, Leatherface: La Máscara del Terror resulta ser una adición completamente innecesaria, que termina de rellenar los errores de continuidad que han caracterizado a la saga de La Masacre de Texas.

Leatherface_4

Con casi ningún elemento rescatable, la cinta termina por unirse a la larga lista de ideas que presentaban potencial, pero que finalmente terminaron estancadas como consecuencia de un libreto que por momentos se siente inexistente. Resulta más decepcionante aun teniendo en consideración que esta cinta inició su realización desde 2015 y, tras aparentemente concluir su filmación, se dejó almacenada en un estudio, de donde después fue “rescatada” para filmar nuevas escenas para, finalmente, llegar a cines de todo el mundo en el último trimestre de este año.

En conclusión, es una película no recomendable y quizá sea una de las mayores decepciones que nos ha dado el género en lo que va del año. Un placer culposo para este cronista, nada más.

SALVADOR VALVERADO

rinconfilmicobascl@gmail.com

FICHA TÉCNICA

Título Original: Leatherface

Director: Julien Maury, Alexandre Bustillo

Guion: Seth M. Sherwood

Elenco: Lili Taylor, Stephen Dorff, Sam Strike, Vanessa Grasse, James Bloor

Género: Terror

Clasificación: C

Duración: 87 minutos

Calificación: 1.5 estrellas (de 5)

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>