La Revolución del Vinilo – Entrevista con César Castro de Sony Music

By on noviembre 9, 2017

VINILO_01

Una interesante charla con César Castro, Label Manager de Producto Internacional en Sony Music

El vinilo nunca se ha ido. Este formato ha tomado mucho protagonismo en los años recientes, porque la gente los atesora mucho más que en las épocas de hace 20, 30 años cuando la compra de discos en este formato era algo más cotidiano.

César Castro, Label Manager de Producto Internacional en Sony Music, platicó con nosotros y nos compartió detalles de esta auténtica revolución que vuelve a posicionar a los discos de vinilo en la preferencia de las masas.

Bienvenido a Mérida. Háblanos de este fenómeno que sin duda ya es global.

Muchas gracias por la invitación y por hablar de lo que más me apasiona que es la música y los vinilos.

Como bien dices, hay un resurgimiento a nivel comercial muy fuerte del vinilo; pero en realidad nunca se fue, siempre ha estado ahí. Fue el primer formato de la música grabada, ha visto pasar un montón de otros formatos y el vinilo sigue ahí estoico. Si bien en la década pasada se redujo mucho su producción, a muy pocos títulos y pocas unidades solamente para melómanos y ediciones muy especiales, pues nunca se fue.

Cuando el CD, a inicios de los noventas, era la novedad y se hizo masivo, el vinilo se redujo. En el nuevo milenio surgieron los mp3, surgieron los productos digitales, pero el vinilo seguía ahí y, afortunadamente y curiosamente, justo en el momento en que estamos viviendo el stream –ya la gente no tiene la música, porque ahora está en una nube y nada más la escuchas, es increíble–, justo en el momento de mayor inmediatez de la música, cuando la música ya no había sido la parte principal, sino que ya estaba en el ambiente, justo en ese momento el vinilo vuelve a tomar mucha relevancia, mucha fuerza porque vino la pregunta: ¿qué voy a heredar a mis hijos: un disco duro con 10 gigas de quien sabe qué, o les voy a heredar realmente los discos que marcaron mi vida, que marcaron una época, que marcaron mi generación?

Cuando comprabas un vinilo, por las dimensiones, el arte dentro de los mismos algunos venían con sobres y letras y demás, uno como que atesoraba más el producto, cosa que con los CDS no ocurrió. ¿Sientes que las nuevas generaciones no atesoraron los CDS como los que sí tuvimos la oportunidad de atesorar los vinilos, y por eso se está dando nuevamente este fenómeno de aceptación?

Creo que no va por ahí. Soy de la idea que el CD tampoco va a morir, y que tal vez en 10 años estemos todos regresando al CD y volviéndonos locos, no lo sé.

Lo que creo es que más bien el asunto del mp3 que viene a reemplazar al CD es por una situación de accesibilidad, de inmediatez y de portabilidad. De por si el cambio del vinilo, que es un disco de 12 pulgadas, pesado, difícil de portar que no se puede escuchar en cualquier lado, pasó al CD, que era pequeño, que no era pesado, que lo podías poner en tu coche, que lo podías traer, e incluso cuando vendían los discman en la calle, fue una cuestión de portabilidad; lo mismo está pasando con la era digital: ahora es mucho más fácil, en vez de traer ahí una caja con 10 CDs y ponerlos en tu discman, pues ya traes un montón de música en tu celular y la estás escuchando mientras corres, mientras haces ejercicio, etcétera.

Más bien fue un reemplazo por mera portabilidad. Por otro lado, el CD tuvo la gran desventaja de ser muy fácil de piratear, de distribuir de manera ilegal y eso también afectó mucho en términos financieros a las disqueras.

Todos los formatos pueden convivir, y va a depender de la gente que la escucha cómo quiere disfrutar. No están peleados. En términos generales, hoy en día y con todas las opciones que ya tenemos, creo que está muy divertido y es muy padre que la gente tenga las opciones para escuchar la música. Habrá quienes prefieran escucharla en Spotify porque es mucho más accesible, porque nada más pagan 99 pesos al mes y pueden escuchar toda la música que quieran; por cierto, México es uno de los países principales para Spotify: somos el cuarto país en el mundo con mayores seguidores dentro de Spotify que están escuchando música ahí. Así como tengo esa opción, también tengo la opción de escuchar un vinil y disfrutarlo.

VINILO_02

¿En qué momento Sony percibió que la demanda de vinilos ya exigía producir en mayor cantidad el producto?

El fenómeno surge en países como Estados Unidos e Inglaterra por ahí del año 2012, que fue cuando empezó realmente el boom: sacaban ediciones al mercado y se acaban inmediatamente. “Oye, no, ¿nada más hiciste tantas? Pues haz más porque mira se está agotando.”

Poquito a poquito comenzó a suceder eso. En países como Estados Unidos el año pasado hubo una migración que se vio en números, en nivel comercial, de la gente del CD al vinil. Por ponerte un ejemplo, llegaban a una tienda a buscar un disco de Britney Spears o Beyoncé y no querían el CD, buscaban el vinil; entonces las tiendas decían, ‘No, pues aquí solo tenemos el CD, tienes que ir a una tienda más especializada a buscar el vinil’.

Luego, en Inglaterra comenzó a darse la migración, específicamente en tiendas como iTunes, del mp3 al vinilo. Fue también muy visible cómo el download comenzó a decaer, el stream sigue subiendo y el vinil empieza a subir, durísimo. De hecho, en el 2016 los ingresos que tuvo la industria de la música en Inglaterra fueron mayores por el vinil que los que tuvieron por las descargas del iTunes, y empezó a revertirse esta situación.

¿En nuestro país cómo se dio este cambio?

En países como México, Colombia, Chile y Argentina llevamos un boom de cinco años. Imagínate, cuando yo arranqué mi campaña de ‘Latinoamérica en vinil’, en toda la república había 12 tiendas especializadas en vinilos; me refiero a tiendas que están vendiendo discos nuevos, porque tiendas  de discos usados pues siempre  habido, en los mercados, etcétera. Me refiero a tiendas ya  consolidadas de discos nuevos. Hoy tenemos más de 50 tiendas en la república; solamente aquí en Mérida tenemos dos que han hecho un trabajo increíble: Perro Negro y Redicom, que lo están haciendo increíble.

He estado en Mexicali, Tijuana, Oaxaca, Querétaro, Guadalajara, Monterrey y, por supuesto, la Ciudad de México, visitando tiendas donde están repletos de vinilos. Cuando al principio me decían: ‘Mira, tengo 4 vinilos de esta; yo que tú me llevo uno’, hoy llegas y te dicen ‘Tengo como 30’; empiezas a ver esta diferencia.

Supongo que la labor del ‘Record Store Day’ ha tenido mucha importancia en esto.

El ‘Record Store Day’ ha sido un promotor importantísimo de la música en formatos físicos, no solo del vinilo, también del cassette que se está reposicionando también. México lleva ya varios años inmerso en el ‘Record Store Day’ y nosotros lo hemos aprovechado para avisarle la gente lo que estamos haciendo.

VINILO_03

Háblanos de ‘Latinoamérica en Vinil’.

‘Latinoamérica en Vinil’ es una campaña  que pretende compilar todos los títulos más importantes del catálogo de Sony Music, que es muy vasto en cuanto a rock latinoamericano se refiere. Hemos reeditado toda la discografía de Soda Stereo, de Gustavo Cerati, varios títulos de Los Tres, de Los Bunkers, de Charly García, del Flaco Espineta, de Pescado Rabioso, de Almendra; sacamos un acústico con un vinilo más DVD de los ‘Amigos Invisibles’, y de México hemos lanzado dos títulos de Pastilla, de Jumbo; de Julieta Venegas sacamos los tres primeros discos; de Natalia Lafourcade hemos lanzado los últimos tres vinilos y han sido un éxito de ventas impresionante; La Lupita, Jaime López, Cecilia Toussaint, y la lista no acaba. Ya editamos un box set de Caifanes con toda su discografía, más el elepé de ‘la Negra Tomasa’ en 10 pulgadas; ahora vamos a lanzar un box set de Fobia, vamos a lanzar de Miguel Mateos el ‘Solo en América,’ el nuevo de Kinky, el primero de Zoe.

Esto no acaba, seguimos hurgando en los catálogos de Sony Music para ver qué es lo que sigue. Ha sido una experiencia maravillosa de verdad, muy muy padre ir a la cintoteca a buscar las cintas, a buscar el arte. Nos ha pasado con algunos que, como no salieron ni en CD y no salieron en vinil en su momento, pues ha sido todo un proceso trabajar las cintas y llevarlas al vinilo, y muchas veces el arte no estaba hecho para vinil, por lo que hemos tenido que retrabajarlos. Por ejemplo, con Babasónicos, su tercer disco se llama ‘Babasónica’ y no se encontró el arte; la banda estaba desesperada, y dieron con el fotógrafo que había hecho la sesión de fotos para ese disco y tenía los rollos, volvieron a sacarlas para revelarlas y trabajó en una nueva portada, exclusiva para el vinilo, porque dijeron “aprovechamos para hacer algo único para el vinilo.”

Me parece muy meritorio lo que están haciendo con esta idea de ‘Latinoamérica en Vinil’, porque ya con esto la gente va a tener la oportunidad de adquirir tantos discos clásicos que se quedaron en el olvido.

Así es, así es, y ha sido increíble porque por un lado los precios afortunadamente son cada vez más baratos porque cada vez hacemos más unidades, y por el otro la satisfacción no solamente es del fan que va a la tienda, compra su disco y lo pone a su casa; también es para los artistas.

Me pasó justo con La Lupita, que estuvimos con contacto con ellos. Les dijimos que queríamos editar sus discos. Lino Nava, guitarrista de La Lupita, estaba como niño: “Les mando esta foto porque esta foto fue la primera que nos tomaron como banda y nunca se publicó, les voy a mandar notas de producción.” Entonces empezamos a hacer que las artes que venían dentro del disco cuenten con este material inédito y, cuando el finalmente el disco estuvo listo, invitamos a La Lupita a que nos ayudara a hacer algunas entrevistas para promocionarlo. Cuando se lo dimos a Lino Nava, eran las seis de la mañana e íbamos a una entrevista de radio; lo vio –estaba al borde de las lágrimas– y nos dijo: ‘Esperé 25 años para ver mi disco en vinil’.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>