Destacada

La Puerta (XV)

By on febrero 8, 2018

PUERTA_XV

XV

Una pizca de claridad

“¡Pero qué demon…!”, exclamó Yuri con un grito asustado.

Había sentido la mano que lo sujetaba y que lo obligaba a despeñarse desde aquel cimiento.

Mientras caía por el acantilado, su mente observaba y registraba minuciosamente cada detalle. La caída libre, el pánico inicial, y el sentimiento de vértigo fueron desapareciendo. De cierta manera, comenzó a sentir una sensación de paz y tranquilidad.

Observaba la figura de Vera esfumarse en la distancia, envuelta en la neblina que pronto la consumiría, condenándola tal vez a un vacío plagado de soledad y silencio.

“¿Acaso este es mi final? ¿Estoy muerto y este es mi último viaje?” Estos eran los pensamientos que acompañaban a Yuri en su descenso.

“No, Yuri, no estás muerto.”

La voz irrumpió en su mente. Se concentró, buscando la fuente de aquella dulce voz.

-“¿Quién eres tú?”, preguntó intrigado, sintiendo curiosidad antes que miedo. Sus temores habían desaparecido.

El acantilado parecía no tener fin.

Yuri se precipitaba sin detenerse.

El espacio y el tiempo se detuvieron; la caída no.

++++++++++

“Hace millones de años que la humanidad se encuentra inmersa en una lucha interminable entre poderes, deidades, dioses, demonios, humanos, entes, todos luchando por el control supremo del universo.”

“Yuri Plancarte, déjame contarte una historia, mostrarte el mundo, el universo que tú conoces, el universo como tal, ese que puedes ver o, más bien, el que crees que puedes ver.

“La humanidad ha participado en una batalla infinita, a veces, incluso, sin darse cuenta. Los seres humanos luchan consigo mismos, se matan entre sí en la búsqueda de poder, dominados por la sed insaciable de dominio, de control, de supremacía. Esto ha llevado a la constitución de doctrinas, de religiones, gobiernos, de agrupaciones cuya única finalidad es imponer, gobernar, mandar.”

“Esa sed insaciable ha cegado a la humanidad de cosas que pasan, de seres siniestros que han aparecido a su alrededor, entes que han emergido o descendido, personajes que han ocupado puestos importantes, convirtiéndose en líderes, en representantes de la humanidad.”

“Ha sido el propio ser humano quien les ha brindado poder, los ha elevado a la cúspide, les ha permitido guiar sus naciones, sus ejércitos, su mundo.”

“Estos seres solo buscan someter a la humanidad, y los humanos los están ayudando.”

Yuri, trataba de asimilar su situación, sorprendido por aquella voz que le hablaba.

-“¿Eres Dios?”

“¿Dios? No, no estás entendiendo lo que te digo. Permíteme continuar…”

“Cada determinado tiempo, miles, millones de años, el destino de la vida como tú la conoces se juega a los dados: los humanos en contra de lo “desconocido”. Le han puesto nombres a aquello que no asimilan; los llaman reptilianos, los llaman anunnaki.”

“Ambas razas buscan el dominio del universo completo. En particular, buscan colonizar a los humanos. En toda la historia han surgido héroes, representantes de la especie humana que han encabezado la batalla: Gilgamesh, Jesús, Mahoma… Todos ellos diferentes, pero con una característica en común.”

-“¿Cuál es esa característica?”

“La mezcla de razas, la mezcla de mundos, de universos, de orígenes.”

“Yuri, me dirijo a ti para que lleves mi evangelio: La humanidad está en peligro; la oscuridad se expande. No confíes en lo que ven tus ojos; la clave se encuentra dentro de tu corazón.’”

“No todo lo que brilla es oro, no te dejes influenciar. Hay seres que se están aprovechando de la ignorancia y creencias, de eso que los humanos llaman ’Fe’. Buscan a cualquier costo el dominio de la raza humana y todas las demás especies que habitan en el universo. Buscan mantener la mortalidad del hombre, cuando este se encuentra preparado para la inmortalidad.”

“La batalla por las puertas está a punto de comenzar. Todos los seres convergerán a ellas. El destino de la humanidad nuevamente está en juego. No cualquiera puede abrirlas. El orden de apertura marcará el rumbo de la batalla.”

“A estas alturas, seguro te preguntarás quién soy.”

++++++++++

El vacío se hizo sentir, la sensación de caída desapareció.

No se escuchaban ruidos. La oscuridad llenaba la mente y la vista de Yuri. El aire dejó de entrar en sus pulmones. Tan solo los latidos de su corazón alteraban la calma del lugar.

++++++++++

La voz habló nuevamente:

 “Fui León Carballal, hijo de Fadrique Carballal y Lirio. Desaparecí hace un tiempo. Tuve que partir cuando descubrí mi misión en esta era que vivimos. Desde entonces, me he retirado para prepararme. Me alejé de la gente, habité con las bestias salvajes.”

“El sacrificio de un anunnaki en manos de un reptiliano marcó el inicio de la batalla de esta era. Dos razas superiores compiten por nuestro planeta, se lo juegan al azar.”  

“Cada puerta representa una raza, solo los nobles de corazón sabrán qué hacer con cada una de ellas: un humano, un reptiliano y un anunnaki.”

“Yuri Plancarte, informa a tu gente, predica y anuncia la tempestad que se viene.”

 No conoce gentes ni tierra: Vestido va como Sumuqan. Con las gacelas pasta en las hierbas, con las bestias salvajes se apretuja en las aguadas, con las criaturas pululantes su corazón se deleita en el agua.

++++++++++

-“¡Por poco te caes!”, gritó exaltada Vera, con el corazón en la garganta, sujetando de los brazos a un atolondrado Yuri.

Solo hasta entonces Yuri abrió los ojos, sin poder observar nada. Todo estaba borroso. Pudo imaginar que así fue su primera mirada cuando llegó al mundo del vientre de su madre.

La claridad poco a poco fue llenando sus pupilas.

La luz de los ojos de Vera le dio la pauta, la necesidad de expresar su miedo, ese miedo a perderla…

Acercó sus labios a los suyos. Los ojos entrecerrados de ella dieron una cálida bienvenida a un tierno beso que marcaría el inicio del final.

El tiempo se detuvo. La calma regresó. El volcán de sentimientos de ambos fluyó con la caricia.

Yuri abrió los ojos.

Miró a su alrededor, buscando la realidad, tratando de asimilar aquella visión, aquello que traía en la mente, toda esa ola de paradigmas, de teoremas, aquel diluvio de información recibida. Tenía la certeza de poder hacer lo mejor para todos.

-“Vera, la batalla final se acerca. Busquemos a la gente. Tengo que darles una noticia. Es tiempo de comprobar las intenciones de cada quién, y dejar que nuestro corazón nos diga lo que tenemos que hacer…”

Continuará la próxima semana.

Alpaso

Anterior…

yahves@gmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.