La Persona del Sueño (XIII)

By on mayo 24, 2019

El abuelo Genaro

El abuelo Genaro, cuando era un niño, se perdió un día en los cerros cercanos a su pueblo. Es muy común que los pequeños paseen por ahí, persiguiendo mariposas, polillas, pájaros y, cuando se dan cuenta, ya se perdieron. Anduvo muchas horas caminando sin rumbo conocido, hasta encontrarse con los ecos del monte; le emocionó verlos pasar de uno en uno, y escuchar las historias de los pueblos donde vivían antes de ser ecos. Muchos de ellos fueron personas alguna vez.

Pero lo más emocionante era que, según la leyenda, el señor del monte pronto se aparecería para saludarlo e indicarle el camino de regreso a casa. Cuando Genaro lo vio llegar, le hizo tantas preguntas al señor del monte que lo hizo reír tanta curiosidad en un pequeño de seis años. Antes de despedirse, el señor del monte le regaló una bicicleta, pero le advirtió no ir muy rápido con ella, y menos si estaba yendo hacia arriba.

Genaro regresó muy contento a casa en su nueva bici verde esmeralda. Dijo que se la encontró en el monte. Desde entonces se propuso recorrer en bicicleta todos los cerros alrededor de su pueblo, lo cual sorprendió a todos los vecinos. Genaro recorrió todos los cerros a su alcance y, si bien de bajada alcanzaba velocidades increíbles, de subida iba alcanzando, en pocos meses, una fuerza y rapidez impresionante.

Estaba olvidando la advertencia que le hizo el señor del monte: no vayas rápido de subida. Cuando supo de un nuevo camino a punto de construirse en un cerro bastante alto, el cual no había recorrido, esperó emocionado a que todo estuviera listo. Si bien el camino serviría a los leñadores para llegar a los enormes pinos de la cima, para Genaro era una pista para bicis y se proponía recorrerla a toda velocidad.

El abuelo Genaro, cuando era un niño, recorrió a toda velocidad el camino hacia la cima de cerro, y muchos años nadie supo dónde estuvo, porque desapareció con todo y bici.

SueñoXIII_1

La persona del sueño

Primera parte. La voluntad

Un sastre y su amigo unicornio viajando en un barco – ¡Ayudando al amigo sastre! ¡Qué desastre! – Cuando los Ehuejcu se volvieron huecus – Los huecus de los Ehuejcu – Los huecus – Detectives por la mañana – Detectives por la tarde – Detectives por la noche – Polillita roja – El señor del monte – La persona del sueño sigue por aquí – El abuelo Genaro – Libélula y el nieto – El hechizo de borrar tu nombre – El viaje de la princesa – El libro de los nombres – El recuerdo de la princesa

 

Escrito e Ilustrado por Rubén Camilo Solís Pacheco

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.