La importancia de los testamentos – Entrevista con Tomás Lozano Molina

By on octubre 5, 2017

TESTAMENTOS_01

La importancia de los testamentos – Entrevista con Tomás Lozano Molina

Tomás Lozano Molina es egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de México y se desempeña como notario público. Este caballero, nacido en la Ciudad de México en 1944, ha impartido cátedra en la Universidad Iberoamericana de México, la Escuela Libre de Derecho y el Colegio de Notarios, además es miembro del consejo de administración de bienes de diversas sociedades y patrono en varias instituciones de asistencia privada.

Con su libro ‘Testamentos, Sucesiones y Algo Más – Una Guía fácil que nos ayuda a prepararnos para lo inevitable’, el autor enfatiza una verdad ineludible: todos vamos a morir. Aunque normalmente este es un tema del que nadie quiere hablar, es inevitable confrontar esa realidad para poder priorizar nuestros objetivos en la vida y dejar muy definidas tus decisiones legales, aquellas que ampararán a tu familia, a tus seres queridos.

Consciente de la necesidad de acercar a un mayor sector de la ciudadanía, Tomás Lozano concibió y estructuró esta obra para todo tipo de lectores, para despejar, de manera clara y sin complicaciones las principales interrogantes que surgen en torno a la sucesión testamentaria a través de numerosos consejos para evitar problemas, y resolver los conflictos de intereses más comunes que suelen interferir en la adjudicación de bienes.

Su contenido incluye asesoría general en los siguientes capítulos: De los testamentos, del Otorgamiento del Testamento, Del Albacea, Casos Especiales, Otras Disposiciones, Procedimiento para el Trámite de la Sucesión, De las Obligaciones de Carácter Fiscal y Disposiciones Hechas en Otro País.

El autor reflexiona sobre los humanos, quienes llegamos al mundo solos y desnudos, y nos iremos de la misma manera… Con el correr de los años adquieren bienes y el apego a ellos suele ser muy grande. Por ello responde a muchas preguntas: ¿Qué es un testamento? ¿Por qué es importante este documento? ¿Cuántos tipos de testamento existen? ¿Cuáles son las características que debe tener para ser válido? ¿Cómo se reparten y adjudican los bienes? ¿Qué es un tutor y cuáles son sus facultades? ¿Qué hacer para evitar conflictos entre los herederos? ¿Cuáles son las causas que impiden a ciertas personas heredar bienes?

Este libro nos orienta puntualmente sobre los requisitos, disposiciones, trámites y variantes relacionadas con este importante procedimiento.

En entrevista vía telefónica, Tomás Lozano puntualizó cada detalle consultado por nosotros.

¿Cuál fue el punto de partida para la realización de esta obra?

Esta es la segunda ediciónTengo una experiencia de más de 45 años como notario y creo que sobre todo las familias se acaban por los problemas de los testamentos y no por plantear bien las sucesiones. Ese es el primer tema; lo segundo es que la gente muchas veces no tiene la información adecuada. Piensan que si no hacen un testamento el Estado se va a quedar con todos los bienes.

También quise insistir en otro problema: a medida que la población crece en edad, nos volvemos más viejos, surgen enfermedades, surgen incapacidades y entonces también quise tomar el tema de la voluntad anticipada en la que uno puede señalar lo que uno quiere que pase cuando una persona está incapacitada o está en fase terminal, que no haya un extrañamiento clínico.

Es muy importante que nosotros hagamos saber a la ciudadanía que uno puede perfectamente destinar lo que quiere que pase: o puede evitar métodos extraordinarios para que le alarguen la vida o, al contrario, hay gente que dice “yo, aunque me gaste todo, quiere seguir sobreviviendo,” lo que es perfectamente válido. Parece mentira, pero en esta voluntad anticipada incluyo lo de la disposición de los órganos o la inhumación o la cremación, porque también luego los hijos o la cónyuge se pelean por saber si van a enterrar a una persona en un lugar, o si lo van a incinerar.

Son todos problemas que yo quiero ponerlos al nivel que la gente que lo entienda, porque sobre todo lo importante es que no haya problemas.

TESTAMENTOS_02

Me quiero poner en los zapatos de la mayoría de la gente, para quienes todo lo que son trámites es como un auténtico galimatías para la mayoría de las personas. ¿Es algo natural esta tendencia? ¿Es una cuestión cultural mexicana, latinoamericana o mundial, esta animadversión que la gente siente en cuanto a sus compromisos ya sean fiscales, de testamentos? En tu vasta experiencia ¿es algo sintomático?

Es sintomático, pero creo que es más bien del mexicano que vaya dejando las cosas para mañana. Hay gente que es muy ordenada, pero la mayoría tiene hasta problemas en tener en regla sus papeles, las escrituras, qué es lo que tiene.

Yo aconsejo mucho que la gente revise periódicamente su testamento: cada dos, tres años. ¿Por qué? Porque las cosas van cambiando: tú te casas, tienes hijos, hay que pensar en el nombramiento del tutor; luego, al correr de los años le da uno dinero a los hijos, le puede dar casa a uno, le puede dar coches a otros, acciones, y siempre hay que ir tratando de ser equitativo y justo. Entonces por eso lo que aconsejo yo es que haya una revisión periódica de los testamentos.

Ahora, como decías, es sintomático de los mexicanos no tener los papeles en regla. Es rara la persona que es metódica y que tiene todo en orden. Pienso que es muy importante que también la gente tenga un inventario de sus bienes, de sus compromisos. De esta forma, el día que fallezca pues sencillamente los herederos y el albacea van a poder llevar a cabo su sucesión sin mayor problema.

¿Se ha trabajado en concientizar a la población sobre este tema?

Creo que es importante la labor que se ha hecho a través de los Colegios de Notarios y el gobierno, tanto federal como los gobiernos locales, en crear ‘Septiembre, el Mes del Testamento’ para que la gente revise sus situaciones patrimoniales, y sobre todo establezca lo que quiere que pase en el momento que fallezca.

Hay una parte donde mencionas que los estamentos públicos son revocables, es decir nunca un testamento puede ser inalterable. Esto para mucha gente vendría siendo el pretexto adecuado para decir “¿Entonces para qué diablos hago mi testamento si con eso no garantizo una certeza en cuanto a recibir los beneficios?” ¿Qué opinas de esto?

No. Son dos cosas. La importancia de que el testamento es revocable justamente es porque yo puedo en cualquier momento indicar lo que pretendo que pase con mis bienes. Eso te da certeza por las razones que te decía. Si yo, por ejemplo, estoy casado y ya mañana no lo estoy, ¿cómo voy a heredar a la persona que era mi esposa? Entonces el testamento siempre debe ser revocable.

Hay que entender esto: mientras yo no revoque el testamento, esta disposición que yo hago es válida, nada más que surte efecto hasta el momento que yo muera, siempre y cuando sea la última disposición que yo haya otorgado.

Por eso hay el registro de actos de última voluntad que está en el archivo de notarías que está coordinada con Gobernación y todos los estados. Cuando una persona fallece, el juez o el notario que conozca de la sucesión tiene que pedir un informe para que nos digan qué fue el último testamento que esta persona haya dado.

TESTAMENTOS_03

De la decisión de que una persona quiera ser cremada al final de sus días, a veces por cuestiones religiosas los hijos, aunque el testamento indique una cosa, se ponen en contra y tratan de hacer las cosas a su punto de vista. La ley, en este caso, ¿qué tanto puede verificar o comprobar que se cumpla la voluntad de la persona?

Esta disposición no debe de estar en el testamento, porque el testamento se va a abrir –lo que conocemos en términos jurídicos– después que la persona haya fallecido. Por eso sugiero que en la voluntad anticipada sea donde se señale lo que quiero que pase en caso de una enfermedad terminal, doy disposiciones con respecto a lo que quiero que pase con mi cuerpo. El cuerpo como cadáver no es algo que esté en el comercio, sino que merece el respeto conforme señala la Ley de Salud y todas las religiones, pero yo sí puedo establecer qué es lo que yo deseo.

Ahora, es muy válida tu pregunta: ¿Cómo yo puedo asegurar que eso pase? Sencillamente confiando en que las personas a los que instruyes y le dejes un documento público cumpla con tu voluntad, es más, yo podría decir que en caso de que tengas dudas o temores de que vayan a cumplir con mis deseos, señalar también en el testamento que si el heredero no cumple específicamente con esto pierde la parte que le dejas en la herencia.

¿Fue complicado adaptar toda la información para hacerla lo más clara posible para la gente común y corriente? 

Fue básicamente ir compilando las experiencias que he tenido y, como bien señalas, tratando no de citar artículos y doctrinas, sino que la gente en un lenguaje sencillo pueda entender lo que sucede y las preguntas que generalmente las personas cuando acuden a mí como notario.

Al leer tu libro vamos descubriendo una serie de detalles que, por desconocerlos, realmente nos sorprenden en cuanto a la cuestión de las responsabilidades, pero sobre todo de las posibilidades al momento de ya no estar nosotros presentes

Por supuesto. Otra cosa que es importantísima que la gente normalmente no tiene en mente es que, afortunadamente a partir de 1981, se estableció la libertad absoluta del testador para que teste a quien quiera. No hay lo que en otros países se conoce como la ‘herencia legítima’.

En Francia, en España, hay lo que se conoce como la ‘parte obligatoria de la herencia’ que tú tienes que dejar: o el usufructo o un tercio o un cuarto al cónyuge o a los hijos. En México no: hay la libertad absoluta para testar y esto es importante porque también algo en lo que se ha insistido últimamente y ha dado resultado es que tú, como testador, eres libre de establecer cualquier condición que quieras en un testamento. Puedo establecer lo que se conoce como cláusulas prohibitorias que es que el heredero que no acate tu voluntad pierda lo que le dejes en la herencia y esto es muy importante porque no es el mero capricho, sino sencillamente lo que tú quieres es evitar pleitos entre los herederos, y en esta forma evitar que caigan en ellos.

Antes el matrimonio se decía que era para siempre. Hoy nos estamos dando cuenta que hay matrimonios en segunda, en tercera y hasta en cuarta vuelta, y uno tiene responsabilidades y obligaciones derivadas de la ruptura matrimonial, por lo que creo que el Testamento es un tema que hay que ver.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>