La Huerta

By on enero 11, 2018

Germenes_1

VII

LA HUERTA

Al Sr. D. Rogelio V. Suárez

 

HARÉ que amplio cauce,

        cual linfa bullidora,

surta en fugaz corriente,

        armónico y gentil,

el almo verso rústico

        de rima vibradora,

con pomas, como Octubre,

        con flores, con Abril.

Esta heredad verdea

        tan opulentamente

que son las gruesas ramas

        hojosas, al trasluz,

no carda el sol sus rayos

        y en un brumoso ambiente

se envuelven los troncones

        privados de la luz.

Sólo cuando sacuden

        los vientos nemorosos

la arcada de verduras

        con resonante son,

se filtran en los claros

        los haces temblorosos

pintando en la hojarasca

        fugaz constelación.

Aquí el caimito yergue

        su tienda bicolora;

el haz de un verde obscuro

disuelto en un barniz;

y con mullida felpa

        su pardo envés decora

pasando en tornasoles

        del sepia mate al gris.

Aquí sus lanzas verdes,

        con ledas resonancias,

en pugna con las brisas,

        esgrime el platanar;

y en rico despilfarro

        de eróticas fragancias

los limoneros abren

        sus urnas de azahar.

Sobre pretiles recios,

        rectas mamposterías

brinda a la onda glauca

        cauce garrulador;

y, como red de arterias,

        las blancas cañerías

derraman en los surcos

        el riego bienhechor.

La noria, entretejiendo

        sus dos ruedas chirriantes,

eleva de sus cubos

        la sarta circular,

y vierte el agua fresca

        en chorros borbollantes

que giran, se encarrujan

        y danzan sin cesar.

Un mágico concierto

        en jubilosa escala,

-temblor, susurro, trino-,

        se eleva por doquier;

aquí el agua que bulle,

        allí el batir de un ala,

allá el fruto que esparce

        semillas, al caer.

La luz que reverbera

        vibrando en el follaje

y acendra el verdor grácil

        de la hoja que brotó;

el ave que destroza

        la poma en el ramaje;

el agua que en la guija

        temblando borbotó,

harán que en amplio cauce,

        cual linfa bullidora,

surta, en fugaz corriente,

        armónico y gentil,

el almo verso rústico

        de rima vibradora,

jugoso, como Octubre,

        florido, como Abril.

 José Inés Novelo

Continuará la próxima semana

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>