La Antigua Enseñanza en la Historia y Actual

By on octubre 12, 2017

Too_1

XL

LA ANTIGUA ENSEÑANZA EN LA HISTORIA Y ACTUAL

SERVICIO – EDUCACIÓN

El analfabetismo es otro de los problemas que confrontan algunas personas entre los habitantes de esta comunidad de San Antonio Toó, por lo que respecta a la antigua enseñanza, según datos proporcionados por dos personajes antiguos, abuelos de esta hacienda desde el año de 1917.

Nos platicaron que en la hacienda no existía ninguna escuela. La única enseñanza era la que impartía el fiscal del oratorio, Señor Don Justo Pastor Ek (Alias) Yum – Mayol; el local donde se daba las clases era el mismo corredor de la casa principal de los amos, Sr. Don Manuel Pasos Gutiérrez y su esposa Doña Gertrudis Bolio de Pasos.

El encargado patronal en aquella época, según nos platicó el extinto Don Nico Dzul, lo conoció como Yum Sil Escobedo, o Don Silverio Escobedo, oriundo de Ixil, quien seguía las órdenes muy rigurosamente. Pero unos años más tarde, al morir éste, entró a sustituirlo como nuevo encargado el señor Buenaventura Arce; su esposa era la señora Doña Clemencia Itzá. Así mismo, con el apoyo del nuevo mayordomo, llegaron a ésta una primera maestra, la Profra. María Eloísa Aragón, con un hermano suyo, Don Juan Manuel Aragón, quienes previamente tomaron posesión como maestros, y enseñaban el conteo de los números con el ábaco. Como en todas las localidades, los alumnos en aquella época eran muy escasos debido a que a los niños los ocupaban para ayudar a sus padres en los trabajos en el campo; pues la asistencia era muy reducida, la población escolar sería un promedio de 12 a 14 alumnos, entre jóvenes y señoritas, porque los niños de edad escolar no existían debido a que en aquella época, en los años de 1919, 1920, 1921, hubo muchas epidemias, entre ellas la santa cólera, sarampión y tosferina, y que murieron muchos niños y adultos.

En este lapso se fueron las maestras anteriores y vinieron otras dos hermanas Profesoras: María Soledad y Amparo Rosado.

LOS MAESTROS DE LA COMUNIDAD Y SU TRAYECTORIA

Al asumir la Gubernatura del Estado el C. Don Felipe Carrillo Puerto, en 1923, se crearon varios Centros Educativos en el Estado. Hubo necesidad de abrir una Escuela Mixta en esta hacienda.

Las maestras que trabajaban en aquella época vivían en las Comunidades, para que puedan cumplir con todos los Reglamentos del Magisterio.

Con el decreto de un nuevo Gobierno, se ordenó que continuaran las actividades de la enseñanza, pero como a consecuencia de las duras tareas que realizaba el Prof. Eliodoro Cortés en los planteles de henequén, recibió una lesión en el pie izquierdo, motivo por el cual se quedó incapacitado e imposibilitado para trabajar y para continuar nuevamente las clases; vino a sustituirlo su hijo, Prof. Don Pedro Pablo Cortés, en 1934 – 35, hasta el año 1936, año en que fue organizada la primera fiesta tradicional de esta hacienda San Antonio Toó.

Meses más tarde, por otros problemas que afectó la salud del querido maestro Eliodoro, tuvo que venir otra maestra, de la Hda. Tekat, la Profra. Carmita Góngora, que duró solamente el Ciclo Escolar 1936 y en 1937 se trasladó a la hacienda K-antoiná, Municipio de la Villa de Conkal.

Al comenzar los cursos en septiembre de 1937, llegó la Profra. Doña Soledad Vargas de Vega, quien impartió las clases en su mismo alojamiento, por falta de local, durante 6 años en la Educación Primaria. Entre la niñez y la juventud captó muchas amistades, convivió con todos los habitantes de la comunidad en los años de 1938 – 39 – 40 – 1942. Labores que realizó con dinámico acierto.

La veterana y octagenaria mentora tenía cerca de 80 años de edad, según nos platicaba, y había servido más de 45 años en el magisterio estatal y federal. Desde aquella época todavía no había sido jubilada. La cansada mentora, al encontrarse delicada de salud, en el año de 1943 permutó con una maestra, la Profra. Doña Esperanza Ávila, maestra que desde que recibió ese cargo trabajaba en dos turnos, no descansaba, porque comenzó a impartir tres horas de clase nocturna a los jóvenes y señoritas durante el Ciclo Escolar 1943 a 1944.

El C. Prof. Don Daniel Cordero, por razones que no tuvimos conocimiento, renunció y por el cual llegó a esta comunidad el C. Prof. Don Juan Alonzo Flota, quien trabajó realizando una buena enseñanza, organizó varias actividades deportivas entre la juventud durante cuatro años 1945,46, 47 y en 1948. Al renunciar este maestro, vino a ésta la Profra. Hilda Molina Brito; su corto período fue de 1949 y 1950, luego permutó con el Prof. Don Galo Vallado Peniche. En el período de este Maestro nos dieron a conocer que existía una dotación de cuatro hectáreas de tierras cultivadas de henequén para fondos como parcela escolar, donada por el Gral. Lázaro Cárdenas desde 1937.

La dotación de las cuatro hectáreas de terreno ejidales que pertenecían a la Escuela de esta hacienda, durante la administración del Banco Nacional de Crédito Ejidal, así otras Instituciones como Henequeneros de Yucatán, nunca nos dieron a saber nada sobre la referida parcela escolar.

Siendo Presidente de la República el C. Lic. Don Adolfo Ruiz Cortines de 1952 a 1958, el programa de la Reforma Agraria desde 1938 del C. Presidente Lázaro Cárdenas transformó el estado jurídico de San Antonio Toó, cuando era una Comunidad de jornaleros y peones paternalistas, en una hacienda henequenera, y ahora un ejido colectivo, una unidad de población, como propietarios de las tierras comunales. Desde 1939, pues durante los 13 años que duró Henequeneros de Yucatán, y la Administración de su Gerente Ejecutor Señor Don Ramiro Ancona, no cabe duda que también operó con números negros y fue la causa el desvío de aquellos recursos que eran destinados para la parcela escolar de esta comunidad de Toó.

El personal docente de la escuela y el Comité de la Sociedad de Padres de Familia, con el apoyo del Comisario Municipal, en aquél entonces este servidor señor Venancio Narváez Ek, se llevó a cabo las gestiones ante el nuevo Gerente Ejecutor de aquella institución de Henequeneros de Yucatán, en los momentos que agonizaba, para la liquidación se aprovechó lograr solo el pago de dos años vencidos que fueron liquidados, la cantidad de $194.14 centavos anuales ,pues en las dos partidas que sumó la cantidad de $388.28 centavos. Esa cantidad de dinero es como que haya caído del cielo, en aquella época, en una asamblea de información, se puso en conocimiento de la Sociedad de Padres de Familia, y se dispuso la compra de 6 paños de láminas de zinc, 4 fardos de varillas, 6 tablas o tablones, para ser utilizadas en la reparación del techo de la escuela que fue averiada por un ciclón tropical que azotó la Península el 19 de agosto de 1951.

Venancio Narváez Ek

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>