Juárez: Firmeza ante la adversidad

By on marzo 22, 2018

Editorial

Editorial122018_1

Benito Pablo Juárez García, por su personalidad única, su actuar oportuno, su siembra de ejemplos de dignidad, será por siempre referencia obligada para quienes, como nosotros en la presente generación, vivimos y convivimos como prisioneros de las circunstancias, muchas de ellas producto de conductas impropias de países, gobernantes, ambiciosos capitalistas, o gambusinos del poder omnímodo para ubicarse como amos y señores de la humanidad.

Las ambiciones desatadas por poder político, riquezas incontables o posesión de bienes obtenidos a cualquier precio, así sea a costa del sudor o la sangre de las masas explotadas o manipuladas, continúan vigentes.

En lo internacional, las pugnas del poderío económico de tres continentes impulsan la zozobra, ante el temor de las armas de destrucción masiva en poder de las grandes potencias.

En lo nacional, corrupción política y económica van de la mano. La sustracción de recursos públicos desde el poder político se suma a la omisión del pago de impuestos de un empresariado que no comprende las necesidades de la fuerza de trabajo que ocupa, y aun cree el mito de que un salario mínimo es suficiente para que viva una familia. Tal es la realidad dolorosa de un país como México, ansioso de bienestar y justicia social, preso de frustración acumulada.

Desde diferentes ángulos, las crisis económicas y de justicia social continúan presentes. Y no hay ahora un Juárez disponible. La caricatura de gobierno en turno hace sonreír, mas no resuelve situaciones críticas.

Requerimos de la madurez y entereza de un Juárez.

Un Juárez redivivo que asuma el reto de gobernar para todos, y no para unos cuantos.

Un Juárez actuante aplicando leyes justas, con la mirada puesta en millones de compatriotas despojados y desprotegidos.

Un Juárez íntegro, con su histórica rectitud moral y capacidad de enaltecer nuestros valores.

Un Juárez honrado a carta cabal. Tal como el original histórico que usó sus capacidades para servir, no para servirse.

Ese es el Juárez firme cuyo ejemplo ante la adversidad nos urge rememorar para conducir a los mexicanos de estos tiempos.

Que su espíritu nos acompañe y su ejemplo nos ilumine.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>