Historia de la Intervención Comercial del Estado en el Aspecto Comercial

By on agosto 17, 2017

Intervencion_1

SEGUNDA PARTE

HISTORIA DE LA INTERVENCIÓN DEL ESTADO EN EL ASPECTO COMERCIAL

 

CAPÍTULO I

HACIA EL MONOPOLIO

DESDE que la industria henequenera yucateca –con la invención de las primeras e imperfectas máquinas desfibradoras– inició su evolución y señaló las perspectivas de importante explotación que podría adquirir en el futuro, comenzó a despertar el interés y la ambición de los capitalistas, que veían en ella ocasión propicia para un fácil y rápido enriquecimiento.

“El auge que iba tomando la industria excitó la ambición de algunos extranjeros… El año de 1856, un francés apellidado Lavasseur pidió por conducto de D. José Limantour, otro francés radicado en México, privilegio exclusivo en toda la República, por el término de treinta años, para cultivar, beneficiar, y exportar las plantas textiles y filamentosas del país. Esta pretensión produjo en Yucatán gran alarma, levantó una protesta general, tanto de parte del Gobierno como de todos los elementos de la vida económica del Estado… En virtud de esta unánime oposición, el Gobierno Federal negó la concesión del privilegio.”

Posteriormente, surgió un monopolio más o menos disimulado que, en los años de 1874 a 1876, produjo una alarmante baja de precios.

“El señor Castro (Don Juan Miguel) atribuyó como origen del monopolio el hecho de que los Agentes en Mérida de las casas americanas compradoras de henequén vendían a los hacendados máquinas de vapor, ruedas raspadoras y otros instrumentos de trabajo en las fincas, con la precisa condición de que se les pagara con los productos de las mismas.”

Así aseguraban los Agentes el doble negocio de la venta de máquinas y la compra del henequén, que pagaban a los productores adeudados con un descuento del precio corriente de plaza… La Sexta Legislatura de Yucatán expidió un decreto el 22 de septiembre de 1876 concediendo (para combatir el monopolio), por el término de dos años, una prima de cinco centavos por cada arroba de henequén en rama que fuera exportado para Europa. Esto desagradó a los consumidores norteamericanos –según refiere el Dr. D. Antonio Ancona Pérez en su “Historia del Sisal Mexicano”– quienes lograron influenciar al Gobierno de Washington, el que se dirigió en dura nota diplomática al de México, presidido entonces por el gran liberal Lic. Dn. Sebastián Lerdo de Tejada. Éste, respetuoso de la Soberanía de los Estados, envió íntegra la nota al Gobernador Lic. Ancona (Dn. Eligio), diciéndole la contestara personalmente, lo que hizo el Gobernador con toda gallardía, haciendo ver las razones expuestas por Castro y otros patriotas, y demostrando el propósito de ayuda al desenvolvimiento de Yucatán apoyando la justicia de su causa. A las anteriores palabras del Dr. Ancona Pérez agrega el mismo que la nota produjo buena impresión en los Gobiernos de México y Estados Unidos, dando el resultado inmediato del alza de precio.”

Estas dos agresiones de carácter monopolístico, suscitadas cuando el henequén apenas comenzaba a cobrar importancia, demuestran cuán propensa al monopolio nacía nuestra industria henequenera.

De ambas agresiones salió ilesa, merced a la conducta bien orientada de los Gobiernos local y federal.

Manuel Pasos Peniche

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>