Gwendy’s Button Box, de Stephen King y Richard Chizmar

By on abril 26, 2018

Libros

Gwendys-Button-Box_1

Stephen King tenía una historia incompleta que decidió enviar a Richard Chizmar para que le echara un vistazo y le sugiriera cómo desarrollarla; Chizmar decidió agregarle un poco más a la historia antes de devolvérsela, y King entonces le agregó más y se la volvió a enviar. En un mes ya tenían lista la novela que decidieron llamar Gwendy’s Button Box (La Caja de Botones de Gwendy), así que lo que siguió fue publicarla y, al hacerlo, regalarnos una historia sencilla, pero con todo el punch que conocemos del autor oriundo de Maine, y al mismo tiempo conocer –y reconocer– las buenas artes de Chizmar, un desconocido para mí hasta antes de leer esta novela.

Si nos guiáramos por el título únicamente, creo que todos pensaríamos en una caja que contiene botones, como las que hemos visto en algunas casas en las que aún existe una máquina de coser, botones que se cosen a las camisas y blusas. Pero no ese es el tipo de caja que Gwendy recibe a los doce años, sino una caja con botones que pueden presionarse. La caja le fue entregada por un extraño que apareció en el parque, vestido con un saco negro, jeans del mismo color, … y un sombrero de hongo, negro también. Esto en 1974.

Las instrucciones entregadas a Gwendy por el extraño (el Sr. Farris) son simples: “Cuida la caja hasta que te la pida nuevamente; a cambio, recibirás regularmente como pago una moneda de plata y un premio en forma de chocolate miniatura que obtendrás al presionar una pequeña palanca en un lado de la caja; si llegas a presionar cualquiera de los botones –Verde claro: Asia. Verde oscuro: África. Naranja: Europa. Amarillo: Australia. Azul: América del Norte. Violeta: América del Sur. Rojo: Lo que quieras. Negro: Todo. –habrá consecuencias.”

King confiesa que la parte central y el final de la novela los escribió Chizmar, y que el resto recayó en él. Como haya sido, algo que siempre ha sido característico en las historias del gran Stephen ha sido su abundancia de pequeños detalles que agregan humanidad e interés a su relato; es evidente que Chizmar posee un talento similar, pues es prácticamente imposible identificar dónde comienza King y dónde continúa él, a pesar de las indicaciones que han dado. En particular, resaltan los rasgos temporales de la cultura pop de cada época tratada.

Gwendys-Button-Box_2

La historia es narrada desde el punto de vista de Gwendy y, como es natural, se le ocurre presionar al menos un botón, con lo cual sabremos que no es una “botonera” común y corriente sino que, como bien dijo el Sr. Farris, “hay consecuencias” al presionar cualquiera de ellos. A lo largo de la historia, fluida y, lamentablemente, demasiado corta dado el grado de interés que despertó en mí, atestiguaremos el crecimiento de Gwendy, sus interrelaciones humanas, y conoceremos a algunos villanos que le harán la vida imposible, orillándola a considerar algo que le advirtieron no hacer: presionar botones sin medir consecuencias.

No he encontrado indicación de que se estuviera preparando una edición en español, por lo que será necesario que aquellos interesados en leer Gwendy’s Button Box se armen de paciencia, o bien que lean la versión en inglés y, al hacerlo, disfruten al Maestro y a un muy aventajado discípulo suyo participar en un tête à tête que no tiene desperdicio.

Excelente lectura, la verdad.

Agregaré a Richard Chizmar a mi lista de futuros autores a leer. ¡Qué rabia me da! [Je je je].

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>